Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ABC SOCIEDAD MIÉRCOLES 8- 7- 87 Siete años de cárcel, máximo castigo posible para los acusados de Chernobil La identidad de los seis inculpados se supo ayer en el juicio Moscú. Alberto Sotillo Siete años de cárcel es la máxima pena que podrían recibir los acusados déla catástrofe de Chernobil, seis responsables de la central a quienes se les acusa de infrigir el artículo 220 del Código Penal, que establece un castigo no mayor de siete años de reclusión para los culpables de violar las normas de seguridad de los establecimientos nucleares. Se desconocía la identidad de los acusados hasta el mismo momento del juicio. A pesar de que el accidente nuclear más fendida por los actuales responsables de la grave de la historia hizo sentir sus efectos en central frente a las primeras manifestaciones el mundo entero, la más extrema discrección, en contra del ministro de Energía Nuclear. por no decir el secretismo, han sido las notas Por otro lado, las responsabilidades políticaracterísticas de la preparación de este pecas del accidente parecen haberse dado por culiar juicio, en el que ni siquiera se conocía zanjadas con el cese del ministro de Seguriel número ni la identidad de los acusados dad Nuclear y de otros dos viceministros, sin hasta el mismo momento en que se abrieron que en ningún momento haya quedado en las puertas del Tribunal. Sólo después de inientredicho por ningún medio soviético la resciada la causa, la agencia oficial soviética ponsabilidad de alguna de las altas jerarquías Tass se limitó a señalar que los acusados del partido. eran el antiguo director de la central nuclear, Según la versión oficial soviética de los heM. Briujanov; el antiguo ingeniero jefe de la chos, el accidente se produjo como resultado misma, M. Fomin, y otras cuatro personas de una prodigiosa concatenación de errores más humanos- seis en total, igual que el número de acusados- cuando se llevaba a cabo un Briujanov fue expulsado en julio de 1986 del Partido Comunista de la URSS, una mediexperimento para el que se había procedido da que hacía presagiar su responsabilidad a desactivar los mecanismos de seguridad penal, y Fomin ya había sido acusado de no del reactor. haber estado en su lugar cuando era necesaLa comisión investigadora, que ha trabajario Otras personas sancionadas después do durante diez meses en el estudio de los del accidente fueron el vicedirector, el jefe de hechos que motivaron el accidente, presentabs sindicatos y el responsable de las Juvenrá un informe ante el Tribunal sobre las neglitudes Comunistas de la central por no haber gencias que originaron la catástrofe. sabido estar a la altura de sus responsabili 1 balance oficial de pérdidas humanas es dades de treinta y un fallecidos- cifra que hace Por su parte, ningún diario soviético ha heunos meses se redujo misteriosamente a cho la menor alusión al juicio, al que apenas treinta- y de doscientos treinta y siete herifueron invitados una docena de periodistas, dos, de los cuales ninguno habría muerto tras de los varios cientos de corresponsales acrelos primeros días posteriores al accidente. ditados en la capital soviética. Aunque el doctor norteamericano Robert El juicio se celebra en el propio Chernobil, Gale, que acudió a la zona para tratar a alguconvertido en una ciudad fantasma, donde la nos de los afectados, djjo que en el futuro povida se congeló el día en que las autoridades drían morir de cáncer entre dos mil quinientas decidieron evacuar la localidad, treinta y seis y setenta y cinco mil personas, los represenhoras después del accidente. Platos puestos tantes soviéticos insisten en que la tasa de sobre la mesa, un barreño de ropa a punto aumento de enfermedades de cáncer debida de ser tendida, armarios y baúles abiertos y a Chernobil sófo aumentaría en un casi imjuguetes desparramados sobre el suelo en perceptible 0,05 por 100. una pequeña ciudad desolada sobre un paisaje idílico es el apocalíptico escenario sobre el que se celebra eljuicio, tal y como ha sido recogido por los primeros documentales soviéticos filmados tras la catástrofe, y cuyo roMadrid. L. D. B. daje ha llegado a costarle la vida a uno de sus directores por las altas dosis de radiactiLa recaudaron de la XXVIII campaña convidad recibidas. tra el hambre, organizada por Manos Unidas, En ningún caso desde que tuvo lugar el de- en el periodo comprendido entre mayo de sastre se ha puesto en tela de juicio el siste- 1986 y abril de 1987, ascendió a un total de ma colectivo de seguridad de las centrales 1.819.003.489 pesetas. Esta cifra supone un nucleares, aunque paulatina y discretamente aumento del 28,05 por 100 sobre el año antehan sido retirados todos los reactores nuclea- rior. La aportación media de cada español asres de grafito, como el accidentado, para sus- ciende a 46,86 pesetas. La mayor aportación tituirlos por los de agua presurizada. Tampo- per cápita de todo el país corresponde a co se ha levantado ni una sola voz contra el Guadix, con 205,68 pesetas, y la absoluta a uso de la energía nuclear, sino que por el Madrid, con 296.416.499 pesetas. Los mayocontrario se están construyendo once nuevas res aumentos absolutos sobre el año pasado centrales nucleares, y tres mil obreros se en- corresponden a Madrid, Barcelona, Pamplocargan de mantener en activo los tres prime- na, Bilbao y Valencia. ros reactores de Chernobil, pese a que el acCon estas apotaciones económicas se ficidentado no ha dejado de desprender ra- nanciarán, total o parcialmente, 637 proyecdiactividad durante todo un año. Incluso la tos de desarrollo en cincuenta y un países de terminación de las obras para la puesta a Asia, África y América, repartidos entre 201, punto de un quinto y un sexto reactor es de- 128 y 308 proyectos, respectivamente. Francia y España negociarán de nuevo el caudal del Se e Barcelona. X. M. Las autoridades españolas han pedido formalmente a las francesas que la nación gala asegure el caudal del río Segre durante los meses de junio y julio de los años 1988, 1991 y 1992 para que puedan celebrarse en él las pruebas correspondientes de los Mundiales de piragüismo y de las Olimpiadas. La solicitud se hizo efectiva en la reunión anual que la Comisión mixta hispano- francesa para la gestión del lago francés de Lanós celebró el lunes en la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro, en Zaragoza. Esta entidad, de carácter estatal, es la encargada de regular el uso de las aguas del río Ebro y, por tanto, también el Segre. Según estableció el Tribunal Internacional de la Haya en 1958, Francia está obligada a dejar un caudal mínimo a este río. El litigio se desarrolló cuando la compañía Electricité de France construyó una presa en el mencionado lago Lenós, situado en la cuenca alta del Segre (de cuya agua se abastece) a su paso por tierras francesas y al entrar la cola del embalse en territorio español. Anualmente deben negociarse los períodos en que Francia cede a España el caudal mínimo a que está obligada por los acuerdos suscritos, puesto que el lago en cuestión pertenece a la cuenca hidrográfica del río catalán. Precisamente, existe el precedente del verano pasado. Con motivo de las extensas sequías que asolaron toda aquella zona, tanto el pantano de Oliana como el canal de Urgel se quedaron prácticamente sin agua. A raíz de ello, las autoridades- francesas aceptaron ceder un caudal de cinco millones de metros cúbicos. La solicitud española, que se tramitó a través del Ayuntamiento de La Seu de Urgell, contempla la garantía de disponer de suficiente caudal en determinados momentos, según las necesidades que se presenten. Este interés en garantizar el suficiente caudal se empezó a tramitar, mediante la mencionada solicitud, hace ya algunos meses. Sin embargo, una comisión paritaria nombrada por las delegaciones francesa y española, que se reunirá en La Seu de Urgell la segunda quincena de septiembre de este mismo año, estudiará la conveniencia o no de acceder a la misma. Uno de Jos varios aspectos que se examinarán, y que figuran en los acuerdos de periodificación anual, es que Francia deja el agua cuando le parece menos perjudicial para sus propios intereses. Se recoge en esta petición española la conveniencia de establecer unos períodos de diez días en junio y julio de 1988 para las pruebas del Campeonato Mundial Júnior de Piragüismo, y para el desarrollo de los Juegos Olímpicos en los mismos meses de 1992, en el caso de que el Comité Olímpico Internacional confirme las sedes propuestas. Esta decisión se tomará en la reunión que dicho Comité celebrará en Seúl durante los Juegos que se desarrollarán en esta ciudad el próximo año. Asimismo, también se incluye la solicitud del suficiente caudal como para poder celebrar este mismo verano las pruebas correspondientes de cara a preparar estas competiciones y facilitar el entrenamiento de los atletas en este río catalán. La campaña contra el hambre recaudó casi dos mil millones