Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C INTERNACIONAL MIÉRCOLES 8- 7- 87 Inminente restablecimiento de relaciones entre Libia y Túnez Madrid. Alberto Míguez El presidente argelino, Chadli Benyedid, viajó ayer inesperadamente a Túnez en lo que se interpreta como el último acto del proceso de reconcialiación entre tunecinos y libios para la posterior integración de Libia en el Tratado de Fraternidad que une ahora a tres países magrebinos. Benyedid se trasladó desde Argel a Mbnastir, la ciudad natal de Combatiente Supremo y presidente, vitalicio de Túnez, Habib Burguiba, con quien se entrevistó largamente. Acompañaban al presidente argelino los tres hombres más poderosos del país y además sus más íntimos cófabóTartores: nérif- IVJessadia (coordinador, del partido único y. número dos del régimen) Lafbí Beijéir (jefe delGabi 1 nete del presidente) y Hedi Hediri, ministro del Interior. Tras haberse entrevistado en privado con el anciano Burguiba (84 años) Benyedid y sus acompañantes mantuvieron una reunión con el primer ministro tunecino Rachid Sfar, a quien acompañaba el ministro del Interior y hombre clave del régimen, general Zía El Abedin Ben Atí. Sfar se reunió hace dos días en Argel con el comandante Juidi Hameibi, número. tres de la itomenklatura libia que se hallaba en la capital argelina representando al coronel Gadafi en el 25 aniversario de la independencia. La conversación versó, sin duda, sobre el proceso de reconcialiación entre Túnez y Libia, países que rompieron las relaciones diplomáticas hace dos años. Durante la reciente visita de Gadafi a Argel, en la que propuso una unión federal entre los dos países, las autoridades argelinas sugirieron que previamente Libia se adhiriera al Tratado de Fraternidad firmado por Mauritania Túnez y Argelia hace algunos años, como previo paso a cualquier proyecto unionista. Esta adhesión no podría realizarse si antes no se produjera una reconciliación entre tunecinos y libios, algo que parece, estar en marcha y que podría haberse acordado ayer en Monastir durante la reunión de Benyedid y Burguiba. -Horizonte ALEMANES Y RUSOS Hace unos pocos días, se celebró el XXV aniversario de la histórica reconciliación entre Francia y la RF alemana, cuyos protagonistas fueron el general De Gaulle y el canciller Adenaúer. La reconciliación resultó de quince reuniones que a lo largo de 1962 tuvieron los dos grandes hombres de París, Marly, Ramboutllet, Baden- Baden y Bonn. De Gaulle, lo cuenta todo en sus Mémoires d Espoir Le renouveau Plon, 1970) En cambio, no ha habido reconciliación histórica entre la URSS y Alemania, ta otra gran rivalidad que fue devastadora para Europa. A diferencia de ingleses y norteamericanos (aunque con muchas reservas) Stalin nunca quiso ver en Francia, durante la II guerra mundial, un verdadero aliado. El hombre que más hizo por esa imposible reconciliación fue un alemán, Willy Brandt. El fue el inventor de la Ostpoli 1i k Han pasado los años 42, desde 1945 yi los atemanes no han dejado de desconfiar de los rusos, no sin bastante razón, dada la abrumadora superioridad militar de éstos, de la misma manera que los rusos no han dejado de desconfiar de los alemanes, aunque esperar una invasión de la URSS por ellos sea una quimera. El contencioso entre rusos y alemanes permanece intacto y tiene innumerables renglones, que incluyen la división de Alemania y el muro de Berlín, más todas las tensiones que origina la política de bloques militares, Pacto de VarsoviaPacto Atlántico, en trance, ahora, de negociar el desarme, tanto nuclear como convencional. En este marco y en esta atmósfera ha viajado a Moscú el presidente de la RF alemana Richard von Weizsaecker, última de una serie de visitas recientes á Moscú por mandatarios como Margaret Thatcher, que simpatizó mucho con los rusos en general y Gorbachov en particular, y con el francés Chirac, que ya no fue recibido ni obsequiado con. tantas campanillas. Como presidente de la RF alemana, Weizsaecker goza de mucho prestigio pero de casi ningún poder. El poder está en la Cancillería. De forma que de la visita a que venimos refiriéndonos no cabe esperar resultados tangibles; la verdad es que casi no tiene importancia alguna el que la RF alemana y la URSS se lleven bien o mal. De hecho, se llevan bastante mal desde siempre, pero en particular desde hace unos cuantos años, cuando en. Moscú se hizo muy viva la sospecha de que las dos Alemanias proyectaban, puentear a Rusia en sus relaciones, tanpeculiares. En Moscú llegaron a prohibirle, a Erich Honecker (presidente del Consejo de Estado) que fuese de visita a Bonn. En 1981, el mismo Honecker, rompiendo con una tradición de diez años, admitió q u e j a reunificación del país podría ser eventualmente posible Con el paso del tiempo esa eventualidad ha sido virtuálmente descartada. La alusión de Weizsaecker a la reunificación de su país- s i n duda su tema favorito- no parece haber tenido repercusión alguna en Moscú. En cuanto al muro de Berlín, a cuyo derribo el presidente alemán aludió elípticamente, hablando de humanizar las fronteras ya saben ustedes, que a la reciente invitación de Reagan de hacerlo los rusos contestaron diciendo que eso era una provocación. Quizá la única cosa útil de la que pueda tratar Weizsaecker en Moscú sea el porvenir del joven aviador Mathias Rust, que sigue prisionero en la cárcel de Lefortovo. Salir de una cárcel rusa debe ser una de las cosas más difíciles de este mundo. Manuel BLANCO TOBIO RUEDA DE EMISORAS RATO 60 emisoras al servicio de las regiones ASTURIAS LA MANCHA VALENCIA MEDITERRÁNEO CATALUÑA ANDALUCÍA MURCIA NOTICIAS PONTE AL DÍA LUCIANA WOLF ÁNGEL DE ANDRÉS VIZCAÍNO CASAS DON GONZALO Y SUS TOROS JOSÉ RAMÓN ALONSO Y SU LINTERNA 60 emisoras Teléfono publicidad: (91) 275 24 32