Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 8- 7- 87 NACIONAL A B C 23 El candidato de HB al Gobierno navarro participó en un intento de secuestro Ayudó a colocar una bomba en el coche de un guardia civil Madrid. Jesús María Zuloaga Guillermo Arbeloa Suberbiola, candidato de Herri Batasuna a la presidencia del Gobierno navarro y portavoz de esta coalición en el Parlamento de esa Comunidad, pertenece desde 1982 a la banda criminal ETA y está implicado en diversas acciones terroristas, según se desprende de las declaraciones que formuló a la Guardia Civil tras su detención por pertenecer a los comandos Navarra y Punta de Lanza, que operaba en Logroño. Guillermo Arbeloa, nacido en Tafalla (Navarra) prestó declaración ante la Guardia Civil el 4 de abril de 1986 y lo hizo en presencia del abogado Javier Rodríguez Barrera. La declaración, según el acta de manifestación que ha conocido ABC en su integradidad, la prestó de forma libre y voluntaria y con asistencia letrada. Arbeloa, a preguntas de los agentes de ía Benemérita, reconoció su pertenencia a la banda terrorista ETA m desde 1982, en que fue captado por Sabino Álava que le propara asistir al juicio de Jesús Sánchez, que estaba acusado de ser traficante de droga. Sus instrucciones eran informar del desarrollo del juicio y seguir a Jesús Sánchez hasta su domicilio, pero el juicio no se celebró. Una de las acciones terroristas que Arbeloa propuso al comando Navarra fue la comisión de un atentado contra el Gobierno Militar. Arbeloa verificó la información de un vehículo cuyo propietario era vecino suyo, y que sabía que era policía. Facilitó los datos a los responsables del comando a los que pidió, según consta en su declaración a la Guardia Civil, que no atentaran contra él, dado que existía una relación de amistad entre su mujer y la del policía. Sin embargo, el atentado se llevó a cabo gracias a la información facilitada por Arbeloa. Sobre el intento de secuestro del industrial Guiber, Arbeloa disculpa su participación en el mismo diciendo que se enteró de la acción que se iba a cometer en el mismo lugar de los hechos. En su declaración, asegura que le llamó Sabino Álava, quien le dijo que debía ir con su coche a la confluencia de las calles Bajada del Labrit y Estafeta. Allí, le indicó que se iba a producir el secuestro del citado industrial que debía llegar en un Mercedes que entraría en un aparcamiento y cuando viera salir este vehículo debía dirigirse a la avenida de San Jorge donde sería abandonado e Mercedes y él debía recoger a Sabino Álava. El secuestro fracasó al conseguir escapar el industrial Guiber tras un forcejeo con los miembros del comando que lo retenían. Arbeloa formó un comando para actuar enLa Rioja Madrid. J. Z. Sabino Álava propuso en el verano de 1985 a Guillermo Arbeloa, designado por Herri Batasuna como su portavoz en el Parlamento navarro, la formación de un comando, el Punta de Lanza que actuaría en Logroño, para lo que había que alquilar un piso franco o una bajera para guardar el armanento y los explosivos. Éstos dos individuos se trasladaron a la capital riojana donde establecieron contacto con el tercer miembro del comando, una mujer llamada Mila. Aprovechando que Arbeloa trabajaba como representante, realizó una serie de viajes a Logroño para alquilar el piso donde residiría el comando. En uno de estos desplazamientos, Mila le entregó setenta mil pesetas que debía depositar en una inmobiliaria como señal para alquilar el piso sito en el número uno de la calle Beriatúa. Durante el interrogatorio a que fue sometido por la Guardia Civil, Arbeloa reconoció las llaves del piso en su propio llavero. El precio del alquiler era de ventiocho mil pesetas mensuales. El comando disponía de tres pisitolas de las robadas a la Ertzaintza así como una cierta cantidad de explosivo, varios detonadores y mecha, seis cargadores, munición y material eléctrico para la confección de artefactos. Arbeloa informó a la Guardia Civil del lugar en el que estaban las armas y los explosivos: Las pisitolas se encuentran debajo de un armario sito en una dependencia del interior de la oficina, que se encuentra entrando a la misma a mano izquierda. Los explosivos y el material se encuentran en la misma dependencia en el interior de un armario. Y los detonadores y el resto del material en otra dependencia de la oficina, entrando a la derecha, por medida de seguridad Asimismo, confirmó la existencia de un zulo pero dijo que no conocía su ubicación exacta ni lo que se escondía en él. Afirmó también que, en unión de Sabino Álava y de Mila, había realizado prácticas de tiro en una cascajera a dos kilómetros de Logroño. Arbeloa reconoció haber participado en una acción directa en Logroño con la colocación de un artefacto explosivo en un automóvil propiedad de un guardia civil: A finales del mes de noviembre realicé una acción directa en compañía de Sabino Álava colocando un artefacto explosivo en los bajos de un vehículo 124 propiedad de un guardia civil, al que previamente habían seguido Sabino y Mila. Nos dirigimos al objetivo situado en una calle céntrica de Logroño, entre el Ayuntamiento y el cuartel de la Policía Nacional. Fuimos en dos coches, en el de Sabino, que llevaba el artefacto, y el mío. El artefacto lo colocó Sabino sobre las ocho de la tarde, ya oscurecido, y yo me quedé dentro de mi coche a una distancia de unos doce metros. Después nos marchamos a Pamplona los dos. Al día siguiente me enteré por Sabino que el artefacto que habíamos colocado había hecho explosión ocasionando cortes superficiales en la cara de una mujer así como daños en el vehículo que vi en una foto de El Correo Español- EI Pueblo Vasco días más tarde. El explosivo estaba confeccionado cuando me o entregaron puso colaborar en Guillermo Arbeloa trabajos de información, siempre y cuando no tuviera nada que ver con la utilización de armas o llegar a la acción directa Sin embargo, participó en el intento de secuestro del industrial Guiber, en Pamplona; en la colocación de un artefacto en el coche de un miembro de la Guardia Civil, en Logroño; y en la realización de vigilancias de personas que permitieron a ETA cometer diversos atentados. Asimismo, declaró a la Guardia Civil que en; compañía de Sabino Álava se trasladó a Francia en varias ocasiones donde se entrevistó con el cabecilla etarra Juan Lorenzo Lasa Michelena, alias Txikierdi que estaba acompañado de una tal Ana que resultó ser Mercedes Galdós Asuaga, alias Vitxori responsable del comando Navarra, a la que ya había conocido en Pamplona en la empresa en la que trabaja Sabino Álava. En esta ocasión, también le presentaron a José Ramón Martínez de la Fuente Inchaurraga, alias Txoritxo miembro liberado de ETA. El hecho de que presentaran a Arbeloa a Vitxori y a Txoritxo era para que se conocieran y en caso de necesidad los trasladara en su coche por Pamplona. Arbeloa asegura en su declaración a la Guardia Civil que en sus entrevistas con Txikierdi hablaba solamente de cuestiones generales, sobre la situación de los refugiados en el sur de Francia y sobre la situación política general. El cabecilla etarra Txikierdi estaba considerado, hasta su detención, como el jefe de los comandos legales de la banda terrorista. Entre las labores de información que realizó Arbeloa figura la vigilancia de un industrial apellidado Solís Atienza, que vivía en la Avenida de Carlos III de Pamplona. La vigilancia la realizaba desde una papelería que estaba enfrente del domicilio cuyo dueño era cliente suyo. Por indicación de Mercedes Galdós acudió a lá Audiencia Territorial de Pamplona Lo mejor para el Verano RESTAURANTE VIVEROS PROPIOS DISFRUTE DE LOS MEJORES PESCADOS Y MARISCOS EN UNA TEMPERATURA IDEAL CARRETERA DE LA CORUÑA, Km. 12,700 Tete. 207 72 30 207 73 36