Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 8- 7- 87 NACIONAL ABC 21 ETA pudo causar una matanza al atentar contra el Gobierno Militar de Guipúzcoa Lanzaron cinco granadas e hirieron a cuatro militares San Sebastián. Carlos Olave Cuatro personas resultaron heridas de cierta consideración como consecuencia del atentado terrorista perpetrado a primeras horas de la tarde de ayer contra el Gobierno Militar de Guipúzcoa, mediante el lanzamiento de cinco granadas desdé un coche Renault 5 Turbo. El atentado pudo provocar una auténtica matanza si uno de los a r t e f a c t o s h u b i e r a e n t r a d o por la puerta p r i n c i p a l del e d i f i c i o Un gobierno militar objeto de numerosos atentados Madrid. S. Documentación ETA ha atentado en varias ocasiones contra el Gobierno Militar de Guipúzcoa. Dos de sus titulares han sido asesinados por los terroristas vascos hasta la fecha; en septiembre de 1979, el general de brigada Lorenzo González- Valles, y en octubre de 1986 el general Garrido. Esta es la cronología de los atentados etarras contra el Gobierno Militar de San Sebastián: 1978. 18 de junio. Dos activistas de ETApm sorprendieron a las cuatro de la madrugada a los centinelas que montaban guardia en el exterior del Gobierno Militar de Guipúzcoa. Posteriormente, otros tres miembros del comando, vestidos con uniforme militar, penetraron en el edificio por una puerta lateral y desarmaron al suboficial de guardia y a otros cuatro soldados más que se encontraban en aquellos momentos de servicio. 1979. 23 de septiembre. El general de Brigada y gobernador militar de Guipúzcoa, Lorenzo González- Valles y Sánchez, muere asesinado en atentado de la banda etarra. Un solo disparo en la nuca causó la muerte del general cuando paseaba por la playa de ¡a Concha de San Sebastián. 1986. 25 de octubre. El gobernador militar de Guipúzcoa, general Rafael Garrido Gil, cae asesinado en atentado de la banda terrorista de ultraizquierda ETA. El general Garrido, que había rechazado llevar escolta, acababa de abandonar la sede del Gobierno Militar en compañía de su familia. Al detenerse su automóvil en un semáforo en rojo, una motocicleta, a bordo de la cual viajaban dos individuos, se situó a su lado. Con gran rapidez, uno de los terroristas colocó una bolsa deportiva con imán, que contenía un potente explosivo, en el techo del vehículo. Los agresores se dieron a la fuga y en pocos segundos el artefacto hacía explosión, y el coche quedaba convertido en un amasijo de chatarra y sangre. En el brutal atentado también perdieron la vida la esposa del gobernador, Daniela Velasco, y el hijo de ambos, Daniel. COCHE UTILIZADO POR LOS TERRORISTAS FERNANDO RUBIO Los heridos son el teniente de oficinas Manuel García Viñas, con lesiones por metralla en cuero cabelludo y espalda, y el sargento de Ingenieros Eduardo Villa Terraza, con erosiones en la cabeza y esguince en la columna cervical. Ambos fueron trasladados al hospital de la Cruz Roja, y dados de alta en el transcurso de la tarde, así como el soldado Eduardo Ros Barrenechea, de diecinueve años, natural de Eibar, y el policía militar Francisco Fontela Arbó, de veinte años, natural de Santiago de Compostela. Los dos cumplían el servicio militar, presentaban diversos cortes y heridas por metralla en la pierna y tímpano, por lo que fueron trasladados a la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, donde quedó ingresado este último. Los hechos tuvieron lugar a las tres menos cinco de la tarde, cuando los terroristas accionaron cinco granadas colocadas en el capó de un R- 5 Turbo de color gris metalizado, con matrícula falsa San Sebastián 4971- X, correspondiente a un Opel Corsa estacionado frente a la fachada principal del Gobierno Militar en la calle Igentea, y precisamente al lado del Ayuntamiento. Cuatro de los artefactos impactaxon en la fachada del edificio castrense, y su estruendo pudo escucharse en amplias áreas de la ciudad. La quinta granada penetró por la ventana del despacho en la que se encontraba el sargento de guardia, que resultó herido. De haber entrado por la puerta principal hubiera provocado una auténtica matanza, ya que a esa hora se encontraban en el vestíbulo del edificio unos quince militares dispuestos a salir tras cumplir su horario de trabajo. Además de los heridos, la onda expansiva provocó importantes desperfectos, tanto en la fachada como en el interior de las dependencias militares. Especialmente en la parte baja, afectó a varios de los despachos. Inmediatamente acudieron al lugar- efectivos de la Policía Nacional, que procedieron a acordonar la zona, ante la posibilidad de que hubiera más artefactos sin explosionar. Sobre las tres veinte de la tarde surgió la alarma después de que se recibieran llamadas telefónicas que aseguraban que sendos artefactos habían sido colocados en un Volkswagen Passat de color negro y en un Citroen dos caballos, ambos estacionados junto al vehículo utilizado por los terroristas como plataforma para lanzar las granadas. Se dio la circunstancia además de que el Citroen dos caballos figuraba como sustraído, según la Policía. Tras la inspección de los artificiéros se comprobó que se trataba de falsas alarmas. Al cierre de esta edición, el teniente Manuel García, el sargento Eduardo Villa y el soldado Eduardo Ros abandonaron los distintos centros sanitarios a los que fueron conducidos para ser atendidos de sus lesiones. El único herido que permanece hospitalizado, el soldado Francisco Fontela Albor, padece herida en muslo, con pérdida de sustancia, y herida incisa en codo y axila izquierda Por otra parte, el alcalde de San Sebastián, Javier Albistur (EA) y el gobernador militar de Guipúzcoa, Ramiro Guerra Gordo, mantuvieron una reunión en la tarde de ayer, tras el atentado. Al término del encuentro, Albistur manifestó que un herido en atentado es siempre un herido grave porque es un acto contra el pueblo y la ciudad y añadió que me he entrevistado con el gobernador militar porque es una institución del Estado. k wH K K B B ft v wrf r PRECIOSMüTÉNTMJO ALFA 75 vtKblONES desde 975.000 pts. IVA incluido ATASA agencia oficial Avda. América, 18 2 55 33 94- Avda. de los Toreros, 18 2 55 04 07