Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE y aparte Dos o tres cosas que yo sé de ellos Buenos Aires- QALIMOS esta tarde? O -N o puedo, murió mami. -Regio, chau Las personas poco finas dicen fenómeno. Y las menos finas, fenónemo. Pero los Chetos- niños bien de Buenos Aires- dicen regio, como consta en el Diccionario del argentino exquisito, de Bioy Casares. Cheto es abreviatura de concheto, que define a toda esa especie, que, por ejemplo, se despide por teléfono con un besóte dice que está gorda en lugar de embarazada; utiliza sabrosas muletillas, como tipo te llamo esta noche tipo nueve me voy de paseo tipo los Bosques de Palermo y pide un bols para enjuagarse las manos luego de desmenuzar media docena de langostinos. Antes, los Chetos se distinguían porque, cuando viajaban a Europa en barco, se llevaban la vaca para poner una nube de leche bien criolla en su té de las cinco (ver memorias de Victoria Ocampo) Ahora se los puede encontrar en los campos de polo- con la suegra del príncipe Andrés- en los campos de rugby, o en los campos en general (las estancias de sus papis) Los chetos residen en zonas paquetes (bien luxus) como San Isidro, Vicente López y Olivos (donde tienen por vecino al presidente) Almuerzan en La Recoleta, junto al cementerio que guarda a los antepasados de Borges, y despiden la noche en New York City (la disco de los pendejos- niñatos) o Paladium (boliche bailable de los que no proyectan madrugar) Papá les trajo el vídeo de Miami, y mamá los jeans de Nueva York (los chetos suelen ser hijos de papis divorciados) Son hinchas del River y decididamente gorilas (antiperonistas) Ellos se llaman Jorge Ricardo o Hugo Enrique, y ellas, Sandra Marcela. Aquéllos cursan con parsimonia alguna carrera relacionada con el marketing, y éstas se casan a los diecisiete años con un vecino de veraneo en Punta del Este para divorciarse siete años y tres o cuatro hijos después. En el rincón opuesto de lo cheto está lo mersa o lo grasa, que viene a ser lo hortera o lo vulgar, sin el toque iumpen, que corre a cargo de los cabecitas negras, o simplemente, tos negras, que hinchan por Boca, votan peronista, trabajan en las fábricas y se sienten huérfanos de Evita. Maradona, por ejemplo, es un negrito que zafó, esto es que se lo montó. Los demás lo pasan peor que los de Suráfrica, porque, aunque su piel es mucho menos oscura, casi nunca consiguen salir en la portada del Newsweek José Alejandro VARA Ricas y famosas El autor ha intitulado este breve bosquejo sociológico sobre e! apasionante mundo de los conchetos Dos o tres cosas que yo sé de ellos Pero, ¿sabe acaso que Emma Suárez es la chica más apetecida por los vecinos de los Bosques de Palermo? Pero, claro, cada época tiene su dandi. No es lo mismo la tragedia mística de Mishima o ei vitalismo preciosista de D Annunzio que el decadentismo afrodisiaco de Osear Wilde. El estilo del dandi suele ser el estilo de su medio. Y en nuestro medio el dandi se ha convertido no ya en señorito, especie que al menos solía guardar una mirada superior, sino en puo. que es la negación de lo elevaac Sombra perfumada que flota en la noche i ¡baña, el pijo es, con su grosera espontaneidac, su deficiencia mental y su morahna progresista, un hijo de su tiempo... lo que dice muy poco en favor de ese (de este) tiempo. En su corazón habitan, en revuelta promiscuidad. ET (un ET borracho de cocaína) Michaei Jackson, ios manuales para gente m y ia dirección genera de papa. Se llaman a si mismos gente guapa. quiza porque creen que ias palabras son las cesas, pero nunca han leído a Foucault. Sor masa. Les gusta serio. Naaa Que aec. Pero añoremos Añoremos un estno eievac. de vida. Añoremos los duelos, los retos y las muertes por honor. Añoremos, si quieres, un dandi de nuestra época, un dandi nuclear. Añoremos esa espada que algunos desearíamos ceñir presta a abalanzarse sobre la cabeza de más de un barbián... de más de un pijo. José Javier ESPARZA Cicciolina rectifica. En vuestros fluidos corporales de la pasada semana mi conocida ignorancia política me hizo decir que Cicciolina era diputada en el Parlamento Europeo. Mi amigo Salvador Garriga, joven lobo de AP y flamante eurodiputado, me hizo ver. no sin consternación, que Cicciolina no era diputada en la Cámara oe Estrasburgo, sino en el Parlamento italiano. Dése pues la desvergonzada musa por rectificaaa Peto a 1 necno. pecho: propongo 0 Tormaimeme a Cicciolina como candidata al Parlamente Eurooc AY fiestas que se tiacen para celebrar algo en especial, otras para patrocinar a alguien, ias menos para invitar al personal... Pero lo que no es muy frecuente es organizar una fiesta para reunir a los más bellos, sólo a ellos. Es muy corriente, en cualquier reunión que se tercie, invitar a un par de modelos por aquello de la imagen, o al típico peluquero marchoso, o a la típica folclórica, o a La otra noche fue diferente. La agencia de modelos New Group reunió en un chiringuito de layapesadísima Castellana a todos sus dispuestos maniquíes sin que, por lo que allí pasaba, se quisiera celebrar nada. Tan sólo se trataba de conocerse unos a otros. Entre tanta, sésióri, tanto viaje y tanto maquillaje apenas queda tiempo para hacer amigos ¡Y son tan importantes las amistades! aclara un organizador de todo este montaje. Elfos y ellas, lo de guapísimos se da por entendido, bebían un brebaje anaranjado (escasísimo en alcohol) y lucían sus cuerpos bronceados resaltando así sus magníficos ojos violetas, azules, verdes... Las conversaciones que se oían eran de lo más significativas y un único tema ocupaba sus pensamientos: el casting al que había que presentarse, el gimnasio que más cachas ponía, la sesión de maquillaje que tocaba, el diseñador que se había enfadado, el peluquero que no atinaba... ¡Siempre la estética! No faltó la guapísima, aunque sólo fotógrafa, Silvia Polakov que, con melena al viento, resaltaba por su altura dejando a más de una en la estacada en cuanto a figura. Luego vino Siru (dicen que la más cotizada en estos momentos) y todos nos quedamos encantados por su naturalidad. ¡Es tan nórdica! comentaba un estilista fascinado. Yo, sinceramente, no sé qué querría decir con eso. También rondaba cerca de nosotros, y de cualquier dama que se precie, el modelo- diseñador- de- camisetas George buscando a quién le podía encasquetar uno de sus madrileños nikis. Fotógrafos y más fotógrafos. Pepe Botella no necesitaba conocer a nadie. Se sabía sus caras de memoria. Pim Martell saludaba y era saludado. Antonio Díaz miraba y era mirado. Tan sólo algo que lamentar: el poco prestigio de los españoles. Únicamente dos modelos y, por lo que me contaron mis amigos- entendidos, nada solicitados. Demasiada competencia. Y un diseñador a destacar: Juanjo Rocafort, con muchas tablas en esto de la moda, no se perdía ni un detallé de lo que allí sucedía. Había una pregunta que corría en bocas de algunos muy puestos en esto del fashion: ¿qué será de Lola Sordo? la que fue precursora de muchos movimientos (siempre dentro de la pasarela) y Una de las grandes divas de los diseñadores ahora ya cotizados (puro ejemplo sería Montesinos) desapareció del mapa dejáridonós tari sólo un rastro nada fiable y una huella para muchos imborrable. Hay quien busca a Tessa desesperadamente. Yo, y muchos más, buscamos a Lola ingenuamente. Beatriz CORTÁZAR Y Lola no vino a la fiesta H AE