Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ABC CULTURA SÁBADO- 4- 7- 87 La industria editorial británica, aquejada del mal del gigantismo Londres. Alfonso Barra El editor Paul Hamlyn acaba de vender su grupo Octupus Publishing a Reed International por 535 millones de libras, que equivalen a 107.000 millones de pesetas. La compraventa es la última del inquietante proceso de concentración en la industria del libro. Hace menos de un mes, la firma Associated Book Publíshers pasó a la empresa International Thomson de Canadá. Precio: 210 millones de libras (42.000 millones de pesetas) Es el gran sismo que no deja en pie los pilares tradicionales de la actividad del autor y de la publicación de sus obras. Pertenece ya al recuerdo e) tiempo en el que un hombre de pluma decidía escribir un libro y le llevaba las cuartillas a un editor, generalmente amigo suyo. El creador del texto esperaba el comentario del editor en un par de días. Era habitual la intervención de un agente literario que por una comisión del 10 por 100 le facilitaba un anticipo. La cantidad quedaba a la disposición del escritor sin el compromiso de tener que devolver nada. Hace menos de medio siglo eran publicadas en. Gran Bretaña unas 17.000 obras al año, de las que 5.800 estaban incluidas en el capítulo dé Jas reediciones. Es decir: 218 nuevos títu- tojs por semana. Ahora esta cifra es de 850. lia producción de libros se ha desarrollado hasta alcanzar las fronteras de una fábrica que trabaja con intensidad industrial. Se vive ahora el sarao de las absorciones de empresas. Penguin ha comprado Hamish Hamilton, Michael Joseph y sus asociados. Octupus adquirió Heinemann, Secker y Warburg. La norteamericana Random House se hizo con el control sobre Cape, Chatto y Bodley Head. El aspecto negativo de esos conglomerados es que, en general, no están interesados en las obras poéticas, en biografías serias o en la novela de gran calidad. Lo que se disputan aquellos colosos es la producción de las plumas que levantan millones en el mercado. Son nombres como John Le Carre o Jeffrey Archer. O el texto que sirvió de fundamento para ün serial de televisión. Y la autobiografía de un deportista que metió muchos goles o de un político que poco tiene que decir salvo las minucias de las zancadillas para aferrarse al poder. Los nuevos gigantes de la industria editorial quieren los derechos universales. La fórmula es la ideal para un Frederick Forsyth, por ejemplo, quien a modo de aperitivo se encesta más de 200 millones de pesetas en cuanto anuncia que empuñará el bolígrafo para lanzar un libro. ¿Cuál es la suerte, sin embargo, del ciudadano seguro de que tiene algo que decir? Quedan aún empresas independientes. Es el caso de Víctor Gallanz, Andre Dutsch, Unwin Hyman, en manos de auténticos editores en vez dé estar gobernadas por doctores en contabilidad graduados en Oxford. Pero poco a poco se irán quedando cortos de fondos para publicar textos de interés minoritario. La industria editorial presenta sus productos en el mercado como. si fueran bebidas a base de cola o jabón ervvpolvo... Con ese despliegue, ¿hubieran logrado publicar sus libros D. H. Lawrence, James Joyce o Maree I Proust? Reunión de medievalistas en torno al nacimiento del feudalismo mediterráneo En recuerdo de los mil años del comienzo de la dinastía Capeto Barcelona. J. Clemente La rememoración del acceso al poder de Hugo Capeto, hace de ello ahora mil años, es el motivo del Congreso que se ésta celebrando en Barcelona bajo el título Francia Meridional, Aragón y Navarra, alrededor del año mil En él se han reunido prestigiosos historiadores medievalistas del entorno mediterráneo para estudiar en las sesiones el nacimiento de las sociedades feudales en ese área geográfica entre los siglos Vfll y IX. gráfico, el sistema de relaciones a partir de El Congreso, que se celebra en el instituto las células familiares, los procesos de expande Estudios Catalanes, comenzó el pasado sión basados en el aprisio los ejércitos f dos de julio y se clausurará mañana. En la las colaboraciones entre los mismos, qüe re- sesión de inauguración intervino el presidente condujeron a la sociedad del siglo VIII y IX a del Parlamento de Cataluña, Miguel Coll las postrimerías de un nuevo oideh- feudaU Alentorn, quien manifestó su satisfacción por donde la autoridad del rey era menos absoluel hecho de que encuentras de este carácter ta y la colaboración entre la incipiente nobletuvieran como escenario la Ciudad Condal. za, más necesaria que nunca. Un importante número de ponencias y comunicaciones abordarán toda la historiografía La celebración de la llegada al poder de medievalista, especialmente la pre- feüdal, ya Hugo Capeto sirve de punto de encuentro a que, según sus organizadores, en esta etapa estos estudiosos para abordar la compleja se encuentran las claves auténticas de la red social del Imperio Carolíngio, antes de configuración de las sociedades feudales que que su declive ponga en tela de juicio una posteriormente serán la base de la organizarealidad desintegradora que comportará el ción social de buena parte del mundo meditenacimiento de nuevas sociedades feudales, rráneo. donde la influencia del rey es menor a. favor Entre los protagonistas de las sesiones se de una nobleza autónoma que apaBará. por encuentran los profesores Michel Tmmerdestruir y cuestionar el poder toíaléri defensa man, de la Universidad de París- iRené del poder emanado de las posesiones territoMussót- Goulard, también de la Universidad riales. de París- IV; Antonio Badía Margarit, rector El Congreso, organizado por el Instituto de honorario de la Universidad de Barcelona, y Javier Barrai; catedrático de la Universidad Estudios Catalanes, el Centre National de la de Rennes, entre otros. Recherche Scientifique, de París, y el departamento de Cultura de la Generalidad patalaEstos especialistas del período pre- feudal na, cuenta con el patrocinio de las primeras indican a lo largo de sus comunicaciones la instituciones de la Ciudad Condal, la Universiimportancia que. tuvo no sólo una determinadad de Barcelona y la Autónoma de Bellateda estructura territorial creada y generada alrra, además de la colaboración del Instituto rededor de los castillos y fortalezas de la época, sirio también el agolpamiento demoFrancés y la Casa de Velázquez, de Madrid. La vanguardia artística soviética se embarca en un crucero- espectáculo por el río Moscova Moscú. Afp- Apremiados por exponer las obras que colgaban en sus pisos y al tener prohibido el acceso a las salas oficiales de exposición, los pintores no conformistas soviéticos han aprovechado la relativa apertura gubernamental en el mundo de las artes para organizar esta semana un crucero- espectáculo en Moscú, por el río que da nombre a la ciudad. Representantes tanto de la vieja genera- que los organizadores han calificado de manición vanguardista (Kabakov o Tchoujkov) festación de Aqua Arí. como jóvenes pintores se- reunieron a bordo Según Dimitri Prigov, este crucero es fruto de un pequeño barco para escuchar poemas, de los resultados de la nueva política de Gorun breve discurso sobre el Sida y la música bachov. Miembro del Club de vanguardisde un grupo de rqck nacido el invierno pasatas fundado hace unos meses y que reúne do y cuyo éxito se debe a su parodia de las unos cuarenta pintores, hace un llamamiento orquestas de los restaurantes. Mientras tanto, a aquellos artistas cuya actividad haya estado un equipo de la televisión soviética filmaba lo claramente limitada en años anteriores. Eran los años del arte de apartamento cuándo los artistas no podían exponer más que en su domicilio, donde la policía intervenía casi sistemáticamente. Finalmente, en otoño pasado, el grupo tuvo En la reunión de la Junta general univeracceso a una sala del centro de Moscú, sal, celebrada el día 1 de- jumo de 1987, se mientras que a uno de sus componentes, Mitomó el aeyerdo de cambiar el domicilicsc cial deja calle, Maldonado, 41, de Ma dfidíyv kita Alexev, casado con una francesa, se le trasladarlo dentro de la misma localidad, a ha autorizado a viajar a Francia. Prigov afirla calle Ayala, 93. Madrid a 25 de junio. de 1987. -El mó también que- las autoridades no han puesnistrador único. to ningún obstáculo al crucero, J. M. P. Distribución, SLA.