Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC OPINIÓN Panorama VIERNES 3- 7- 87 BIOGRAFÍA Y AUTOBIOGRAFÍA (y II) NTES que Freúd, Jung, Adler y demás intérpretes de la más profunda intimidad humana, antes incluso que el mismo Proust, creador de la autobiografía novelada, del recuerdo extendido ante la conciencia y recreado con sutil artesanía de tejedor de sueños, un extraño poeta francés, Charles Baudelaire, durante uno de sus delirios alcohólicos, dejó escrita una verdad incontrovertible, con ex- cepcional economía verbal: L enfance c est la Patrie. No es extraño, por lo tanto, que las páginas más brillantes de las autobiografías sean las que devuelven a sus autores a esa única y verdadera patria que es la infancia ni tampoco resulta anómalo el hecho de que en- Todavía hay muchos votantes que aprueban el proyecto socialista. No vamos las biografías noveladas, al estilo de un David a tener más remedio que hacerlo. Copperfield o de un Tristram Shandy, por citar dos ejemplos también anglosajones, Dickens y Sterrie no pudiesen vencer la tentaPlanetario ción del regreso a la patria infantil y en tal glorioso menester escribíanse sus mejores páginas. En este sentido, autobiografía y novela confluyen en un mismo cauce de vida, I el delito mayor del hombre es haber sual de que hablaba Mac Luhan, hemos de del mismo modo que confluyen por normal nacido según la conocida querella de saber que hay que afeitarse con crema Rapid proceso dé osmosis autobiografía y biografía, como hace ríotar a profesora MacDermott Segismundo, preso enlsu torre, el delito o dejarse la barba como nos enseñaba aquél por boca tfé! australiano Stan Mellick: Toda mayor del hombre pofíílcp es la falta de gran humorista que fue Enrique Herreros y biografía es también autobiografía de su au- unión. Aún no acaban dé enterarse los que que puesto que el ojo, para serlo, debe ver tor, ya que tanto biógrafo como autobiógrafo este país padece, enfurruñados por el rigo- por lo que en muchos casos necesita gafas, tienden consciente o inconscientemente a dón de alcaldías que su incurable afición a de lo que ya se ocupa Renato Cottet, los se- desvirtuar la verdad de acuerdo con sus pun- considerarse únicos en la tierra, ha produci- ñores políticos de la oposición han ido a las do. Sólo e! PSOE, Buda feliz, se acaricia elecciones desnuditos de la peor desnudez; tos de vista personales. orondo la redonda panza engordada por la di- la de la vista. MacDermott y cuantos han colaborado con gestión de las diferencias ajenas. No hay prenda como la vista, en efecto, y ella en el comentario de autobiografías escriOasis de concordia en este patio de absur- bien necesitados de gafas de aumento estatas por personas absolutamente desconoci- das discordias que es el Estado, antes llama- ban los políticos de la oposición para no hadas, han dado con la edición de su libro una do España, la veterana peña Valentín cele- ber visto que sus tiquismiquis, sus personalisprodigiosa lección de humildad al escritor es- braba ayer lps fastos de un industrioso óptico mos, sus fáciles descalificaciones iban a depañol. Hay entre nosotros un exceso de falso que, sin politiqueos, inadmisibles en el mundo sembocar en Barranco y Léguiria otra vez, pudor para mostrarnos desnudos de alma cuidadoso de la competencia, ha merecido un por sólo hablar del ejemplo de Madrid. ante jos demás y también- ¿por qué no de- alto premio de la Cámara de Comercio de Pero huyamos del apestoso hervor de la cirlo? -un cierto y elegante desdén hacia Madrid: don Renato Cottet. caldereta política. La peña Valentín, tal vez nuestra propia obra, sea ésta la que sea. PaCantaba hace ya muchos años nuestro sin proponérselo, nos enseñaba ayer que el rece que en ningún caso la vida de un ciudagran Antonio Machado, aquello de que el ojo verdadero camino del progreso ni está en dano más o menos ilustre merece el esfuerzo que ves rio es ojo porque tú lo veas; es ojo una política tan inconsecuente como la donde escribir páginas y más páginas. Son escana mobile tan presta a disamare como sos los escritores españoles que han escrito porque te vé Si compusiera ahora su cantar nuestros políticos de tercera, sino en la quizá le añadiría: Con las gafas de Cottet. memorias, autobiografías, diarios o epistolapléyade de empresarios, de creadores, de inrios (éstos desahuciados ya, como hace notar Es bien cierto que el hombre que camina ha- dustriosos en permanente busca de progreso Dóireann MacDermott, por él teléfono y el te- cia el siglo que viene, llegado a cierta edad, que como Cottet saben que no hay que celetipo) Galdós y Baroja escribieron lúcidas si no es calvo es miope, de no ser las dos rrar los ojos para mejor ver como decía un memorias, Cela ha hecho lo propio con cier- cosas a la vez. Luego en la nueva cultura de personaje de Villaespesa. tos aspectos de su vida, Ramón y Cajal, el lo publicitario, superior a la cultura audioviEn los años veinte un pionero del cine histólogo, nos legó el gracejo de sus charlas ruso, Dziga Vertov, propugnaba lo que él llade café, el pintor Solana hizo algo parecido y maba cine- ojo como gran panacea contra también el olvidado Eugenio Noel. Quizá el liel cine artístico, digno de menosprecio, que AIRE ACONDICIONADO bro autobiográfico más reciente que ha caído producían los países capitalistas. Ahora, hasen mis manos sea el bellísimo Friso Menor, ta Gorbachov cae en la cuenta de que aquel que recoge la peripecia vital del escritor Raextraordinario afán de realismo, que originó el Sin instalación. món Carnicer, esposo, precisamente, de Doillamado realismo socialista sólo era una Transportable. rean MacDermott. Por lo visto, no entra en reducción de las posibilidades de más amplia cabeza de españoles que cualquier vida huvista que se obtiene al mirar a lo real con las mana, por mediocre y anodina que sea, puegafas de la razón, del proyecto, de la libertad. de resultar edificante y útil para los demás. Eso es lo que está haciendo, desde muchos La profesora MacDermott nos lo demuestra Adquiéralo en: años ha, entre nosotros, ese cordial, ameno, de forma clara y fehaciente en la ponencia discreto personaje de nombre francés y coraElectrodomésticos Ayala, S. A. que leyó ante sus colegas en la reunión de zón español que es Renato Cottet. Buen Sitges, cuyo sugestivo título traducimos: La Ayala, 85 ejemplo para hombres olvidadizos de las gaafortunada biografía de Albert Facey, un aus (esquina Alcántara) fas. traliano desconocido. 401 99 50 y 402 95 42 Lorenzo LÓPEZ SANCHO Jorge FERRER- VIDAL A GAFAS Y POLÍTICA S I ló 1 al mes