Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 A B C ESPECTÁCULOS En la muerte de un poeta del piano MIÉRCOLES 1- 7- 87 Una vida solitaria dedicada, en silencio, a la música Madrid. Servicio de Documentación Muy español- y ante todo, catalán- y, al mismo tiempo, muy universal- aunque no cosmopolita, según él mismo diría- Federico Mompou es, junto con Rodrigo y Falla, uno de los tres máximos compositores españoles del siglo XX. Nació en Barcelona el 16 de abril de 1893, en el seno de una familia acomodada de ascendencia francesa por el lado materno, y comenzó estudios de piano a una edad muy temprana, siendo su maestro Pedro Serra. Dotado de un oído infalible- s e cuenta que, teniendo siete años, los especialistas le pedían consejo para afinar las campanas de la fundición que poseía la familia de su madre- sufrió muy pronto la fascinación de la música de Scriabin. Dio su primer concierto en 1908, y un año después, oyendo tocar a Gabriel Fauré, cobró súbita conciencia de su vocación de compositor. Obligado a ocultar este hecho a causa de la oposición de su familia, que quería hacer de él un pianista, marchó a París en 1911 con objeto de ampliar estudios de piano. Su gran timidez le impidió entrar en contacto con el director del Conservatorio de aquella ciudad, para quien llevaba cartas de recomendación que hubieran podido facilitarle el ingreso en aquél centro a pesar de haber rebasado la edad reglamentaria, por lo qué se inscribió en el mismo: como alumno oyente, estudiando, además de piano, armonía, contrapunto y composición. Simultáneamente, contando tan sólo dieciocho años, inició una obra para piano, Impresiones íntimas, que, terminada en 1914, iba a cristalizar las características permanentes de toda su obra futura: concisión, espontaneidad y un primitivismo a cuyo través se manifiesta la voluntad de pureza. El estallido de la primera guerra mundial le hizo regresar a Barcelona. Allí, durante seis años sucesivos, compondría las cinco obras para piano que integran su llamado período descriptivo, todas ellas bajó el signo de la síntesis, de la simplicidad. La primera de ellas, Pessebres (1915- Í 7) es una suma de ilustraciones hondamente personales de la tradición navideña catalana que supone una recreación del folclore de su tierra natal; la segunda, Scénes d Enfants, (1915- 18) integrada también por piezas muy breves, evoca sus paseos infantiles por las afueras de Barcelona, con reminiscencias de melodías populares; Suburbis (1916- 17) escrita al mismo tiempo que las anteriores, canta los arrabales barceloneses con púdica melancolía; Cants mágics (1917- 19) su primera obra publicada, acentúa los aspectos primitivistas de su arte, y, en fin, Fétes lointaines (1920) compuesta por piezas relacionadas con el mundo de la danza, supone la consecución de un máximo de refinamiento y de economía de medios. Habiendo desechado el proyecto de integrarse en un grupo de los cuatro que hubiera incluido a Osear Esplá, Adolfo Salazar y Robert Gerhard, Mompou regresó en 1920 a París, donde su antiguo profesor de piano Motte- Lacroix le presentó al influyente crítico Emile Vuillermoz, quien iba a hacer mucho por asentar su prestigio, y dio a conocer una pieza suya en el salón de M. Bex, como anticipo del concierto que, un año después, consagraría en buena parte sü obra. Charmes (1920- 21) obra predilecta de su autor, quien la caracterizó como una forma primitiva de encantamiento y Trois variations (1921) constituyeron su aportación creadora a este período, que se cerraría con su instalación en París, en 1923, durante cerca de veinte años. Durante, esta larga estancia en la capital francesa, Mompou vivió en soledad, sólo rota por circunstanciales contactos con el mundo de la alta sociedad, de las artes y de las letras, para dar a conocer sus obras (el poeta Leon- Paul Fargue o caracterizó como un Greco que hubiera sido alegre y su producción menguó a causa de las dudas que se le despertaron acerca de la validez de su estética ante el auge del dodecafonismo. Sólo compuso Dialogues I y II (1923) breves piezas de corte romántico; cuatro de las catorce Canciones y danzas (1921- 28) únicas composiciones suyas en las que hace un uso directo del folclore catalán; seis de los diez Préludes (1927- 34) donde la música pura y el romanticismo se alian con felicidad, y las Variaciones sobre un tema de Chopin (192857) que, tomando como punto de partida el Preludio en la mayor del compositor polaco, se aboca a una especie de romanticismo trascendental. En 1941, tras la toma de París por el Ejército alemán, Mompou regresó, definitivamente a España. Aquí, sus dudas se desvanecieron, sus dotes creadoras se reactivaron. Tengo- declararía más tarde- una entera confianza en mi expresión innata, en mi forma de expresión. En el fondo es como si se tratara de una fuerza de la que no puedo desprenderme, de una misión que ha de cumplirse a través de mi persona. Concibo la música, y me atrevo a decirlo, como una inspiración pura, como un fluido procedente del exterior que recibo o que capto al igual que lo haría un médium Casado con la pianista Carmen Bravo, de vida solitaria y sin discípulos, alejado de grupos, independiente siempre, los honores públicos llegaron tardíamente a Mompou: nombrado miembro déla Real Academia de Bellas Artes, de San Fernando en 1973, su grabación de la integral de su obra pianística recibió el premio especial de la Crítica Discográfica de Berlín, sólo concedido anteriormente a la Tetralogía dirigida por Furtwángler, en 1977; en ese mismo año fue galardonado con la medalla de oro al Mérito Artístico de Barcelona, y dos después, con el Premio Nacional de Música, al. que seguiría, en 1980, la medalla de oro de la Generalidad de Cataluña. Los aires y ritmos de Mompou- -escribió Gerardo Diego- han nacido con vocación de quietismo y se diría que. su música no comienza verdaderamente sino después dé que se ha evadido en el profundo silencio diáfano de su conclusión. TARIFAS AEREAS MAS BAJAS -PRECIOS IDA Y V U E L T A Bogotá, 117.000; Manila, 145.000. Río, 79.000; Santiago Chile, 95.000. Sao Paulo, 82.000. Caracas, 116.000; Lima, 123.000. CONSULTE CUALQUIER OTRO DESTINO Llame o visítenos TRANS PACIFIC. S. A. SUPER REBAJAS ELIO BERHANYER- MNA RICCI EBOLI- ESCADA DIÑO VALIANO Serrano, 110. Teléfono 411 48 36. Madrid Plaza España, 18 (Torre de Madrid) piso 21, oficina 3 Teléfono 247 51 81 (Madrid) Ronda Universidad, 21, 4. Teléfono 317 72 00 (Barcelona) Horario: 10 a 2 y 5 a 8,30 EL PESPUNTE Arréalos, confección, trajes de baño de señora discretos- EXCLUSIVOS TRAJES IBICENCOS GENERAL DÍAZ PORLIER, 85, BAJO (Esauina Juan Bravo Aparcamiento Maldonado, 46- 50 T e l é f o n o 4O2 O7 7 6 GRANDES RETRATOS DE LOS GRANDES EXPOSICIÓN DE 150 FOTOGRAFÍAS BAR DELTEATR 0 RESTAURANTE CINCO ÚLTIMOS DÍAS CENTRO CULTURAL DE LA VILLA PLAZA DE COLON (LUNES, CERRADO) COMUNICA A SUS CUENTES LA NUEVA CARTA DE VERANO Prim, 5. Reservas: 23117 97- 231 76 70 LIQUIDACIÓN TOTAL DE MUEBLES DE DISEÑO Y REGALOS ¡EL MEJOR SITIO! ARGENSOLA, 2 OPORTUNIDAD EXCEPCIONAL J CHALET DESDE 3.400.000 ptas. Entrada a convenir. Facilidades: 20 años ¡DIEZ ÚLTIMOS! Informa: RIMARSA Teléfonos 276 69 17- 276 69 16 A 45 minutos por la carretera de La Coruña