Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 1- 7- 87 CIENCIA Y FUTURO A B C 55 La lesión de codo de tenis es muy frecuente y tiene fácil diagnóstico Afecta a dos de los músculos extensores de la muñeca Se entiende por codo de tenis la lesión de los músculos extensores de la muñeca cuando el dolor aparece en el codo. De ahí que la extensión resistida de la muñeca sea la acción que más específicamente desencadena el dolor en el codo. Se trata de una lesión frecuente y de fácil diagnóstico, que no respeta ninguna profesión que comporte esfuerzos de la muñeca, aunque no sean especialmente intensos y que tiene predilección por la madurez de edad. Xa nota más distinta, si cabe, es el fantasma de la recaída, que aparece una y otra vez, siempre que el tratamiento sea incorrecto, o se interrumpa antes de tiempo. De hecho, en la literatura médica es dado observar, no sólo falta de rigor en las pautas de tratamiento, sino una cierta confusión terminológica también, al identificar codo de tenis con epicondilitis o epicondilafgia, sin tener en cuenta que en el 10 por 100 de los casos la lesión no recae en el epicóndilo. La exploración clínica adecuada permite establecer que la lesión recae tan sólo en dos de los músculos extensores de la muñeca (primero y segundo radial externos) con arreglo a cuatro variedades de localización, que a su vez requieren tratamiento diferente. Como la variedad más frecuente (90 por 100 de los casos) es la llamada tenoperióstica o del tendón del segundo radial externo en su inserción en el periostio que recubre la cara anterior del epicóndilo, dedicamos a ella los comentario que siguen, siempre de acuerdo con el criterio de la Medicina ortopédica. Lo primero a tener en cuenta en la variedad tenoperiótica, por debajo de los sesenta años de edad del paciente, es la previsible y casi segura recuperación espontánea en el transcurso del año. El mayor inconveniente es que durante ese año el enfermo no debe jugar al tenis, ni realizar ejercicios vigorosos con la muñeca. ver a su actividad normal, y dos o tres días después debe ser revisado de nuevo, ya que, aunque esté asintomático por entonces, no siempre es indicativo de haber alcanzado la curación. El único modo de saberlo es la explotación de la extensión resistida de la muñeca; si es enteramente indolora no es preciso hacer nada más, pero si molesta, aunque sea levemente, se debe infiltrar de nuevo, puesto que de otro es casi segura la recaída, pasado uno o dos meses. Esta segunda inyección debe hacerse con iguales precauciones que la primera. Si pasados otros quince días no se logra una marcada mejoría, una tercera inyección raramente haría cambiar la situación. Abandonada la infiltración, podemos intentar la ruptura de la cicatriz dolorosa que une los dos bordes de la lesión por medio de la manipulación, o bien endurecer la cicatriz englobándola en una extensa masa de mayor densidad y resistencia, por medio de la infiltración local de la solución esclerosante de fenol, dextrosa y glicerina. En una reciente revisión de 50 casos con un seguimiento de los resultados durante tres años, la Medicina ortopédica en nuestras manos muestra una eficacia que la sitúa entre los primeros trabajos publicados, al lograr una curación completa en el 89 por 100 de los casos, sin superar el número de dos infiltraciones por enfermo, con un tiempo medio de curación por debajo de cinco semanas. Salvador HERNÁNDEZ CONESA El glaucoma puede producir ceguera Los betabloqueantes son un tipo de fármaco que no modifican la acomodación y el diámetro de la pupila del ojo y, por lo tanto, es cómodo para aquellas personas que padecen enfermedades de tipo ocular como puede ser el glaucoma. Esta enfermedad afecta, aproximadamente, al 2 por 100 de las personas mayores de cuarenta años y a partir de los setenta años este porcentaje se eleva al 3 y al 4 por 100. Los especialistas aseguran que, si no se diagnostica a tiempo, puede producir con el paso de! tiempo la ceguera total e irreversible. Además, el glaucoma congénito es una anomalía que se produce en el ojo de! niño, impidiendo la salida de! humor acuoso. El tratamiento siempre debe ser quirúrgico. Para el doctor Alvarez- Morujo, director del Departamento de Oftalmología de la Universidad de Navarra, el giaucoma es un aumento de la tensión ocular que provoca lesiones en la retina y que puede llegar a desencadenar la ceguera. El diagnóstico precoz, como en muchas enfermedades, es más que primordial. Las causas que provocan esta subida de la tensión ocular son desconocidas, aunque sí se ha observado la existencia de determinados grupos de riesgo argumenta. Otro de los factores de riesgo es el familiar: suele ser más frecuente que el glaucoma se dé en personas que tienen antecedentes familiares y, de oirá parte, también se aprecia una mayor incidencia en aquellos pacientes que están sometidos a tratamientos con corticoides y no se les vigila la tensión ocular. Esta enfermedad tiene varios tipos. El glaucoma primario no produce inicialmente ningún tipo de sintomatoiogía, según el doctor Alvarez- Morujo que, en breve, iniciará un estudio epidemiológico sobre la incidencia real de este mal entre la población española. Sin embargo, cuando se llega a manifestar la enfermedad, suele estar muy avanzada y; entonces, los daños son irreversibles. También existen los glaucomas secundarios, que suelen estar asociados a enfermedades como la diabetes y los traumatismos. Aquellas personas que hayan cumplido ya los cuarenta años tendrían que someterse a revisiones oftalmológicas periódicas, según los especialistas consultados por ABC. En esencia, consisten en una exploración de la tensión ocular y de la cabeza del nervio óptico. También es aconsejable, en determinadas personas, llevar a cabo algunas pruebas de tipo complementario, entre las que figura la curva de tensión y la fonografía. Por lo que se refiere al tratamiento del glaucoma, el doctor Alvarez- Morujo subraya que es bastante eficaz siempre y cuando el diagnóstico sea precoz J. M. FERNANDEZ- RÚA Infiltración local Por razones profesionales, por la intensidad del dolor o por cualquier otra causa, y al margen de la previsible recuperación espontánea, el médico y el enfermo pueden decidir comenzar el tratamiento propiamente dicho. Entonces, lo correcto es la infiltración local de antinflamatorios, con el fin de abolir la inflamación de la cicatriz y con ella el dolor. Pero ambos deben ser conscientes que si el antinflamatorio empleado es un corticoide, se inhibe el proceso de curación espontánea. Para obviar esta dificultad médico y enfermo en común deben atenerse a criterios y medidas disciplinares de poco valor aparente, que si se desconocen u olvidan suelen dar cuenta de los reinterados fracasos del tratamiento. No sería otra la causa por la que en. fermos (hasta con 21 infiltraciones) curan con la primera inyección en las siguientes condiciones. Antes de infiltrar la lesión, el enfermo debe hacerse a la idea de que, durante la semana, apenas deberá mover la muñeca; casi como si tuviera una fractura que le impidiera realizar la extensión de la muñeca. Durante la segunda semana el enfermo puede realizar todas las actividades de la vida diaria que no requieran forzar los movimientos de la mano, aunque sea indolora esa actividad. Pasados quince días, el enfermo podrá vol- 7 SAN FERMÍN EHKSASRiD Cocina Navarra Día 6 de julio, a las doce horas, en este establecimiento disparo del cohete PROGRAMA A comulación gran tiesta invitándose a todo ei publico en gene al a la qran chtstorrada y vinos Sardasol. de Lerin A las veintidós horas, ceña de la Víspera. Menú: Entremeses, bacalao al a. oafnero, cordero postre, cate, licores, champan, vino, etcétera. Precio persona: 3.000 pesetas RESERVE SU M E S A Día 7 de julio, a partir de las catorce horas, comida del patrón Dirección: RAÚL ANDIA CSarvIclo aparcacocheí) UflfantÜ Méfeédés 64: Ttel, i279 TSM VINOS VIÑA SARDASOL LERÍN (Navarra) Distribuidor: Jesús de Juan Tel. 270 82 11 Madrid MOVILAUTO ES OPEL. Bravo Murillo, 36. Tfel. 446 62 50 Bravo Murillo, 63. M 254 99 68