Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f ABC, pág. 46 TRIBUNA ABIERTA MIÉRCOLES 1- 7- 87 se interpretase en el sentido- bastante fácil de imaginar- de que sólo pretendía salir de so en el mundo del temi poco boyante situarrorismo, ha contribuido ción económica obtea organizarlo, fomenniendo un empleo del tarlo y justificarlo, y anPor Pío MOA Estado por ese medio, dando los años ha lleseñalé que calculaba que mi tarea podría gado a la conclusión de que tanto sus medios han sido superficiales. No han traído el debacomo, sobre todo, sus fines, son nefastos, es te que cabía esperar ni se ha intentado poner cumplirse en el plazo de un año o poco más. Hice llegar la propuesta al señor Damborenatural que se sienta comprometido en la lu- a prueba sus tesis desarrollándolas en puntos nea, quien me remitió al señor San Cristóbal, cha contra aquello en lo que antes creyó (na- concretos. Tan sólo recibí un testimonio dique entonces dirigía la Policía. Esto me cautural, digamos, si ese prolongado esfuerzo de recto de aprecio del señor García Damborereconsideración no le deja el ánimo hundido) nea, que me escribió en una nota: Tu libro só bastante irritación porque yo concebía mi No, entiéndase bien, por un sentimiento de está cuajado de reflexiones y sugerencias. trabajo en un esquema semejante al de las culpabilidad ante los políticos o los ideólogos Creo que es la meditación sobre el terrorismo fundaciones que realizan estudios para los que se arrogan la representación de la opi- que ha sabido llegar más lejos en multitud de. Gobiernos. Pero ya metido en harina fui a ver nión pública, cuando no de la propia ética. puntos. No me extrañaría que tuviera razón al señor San Cristóbal, por conocer de qué Tengo la impresión de que bastantes de ellos el señor Damborenea, puesto que la hazaña manera entendían ellos el asunto. Expuestos están perfectamente dispuestos a cometer que me atribuye es muy fácil, habida cuenta los distintos puntos de vista, quedamos en que volveríamos a discutir por si era posible brutalidades, o de que ahí les lleva su mane- de la escasa y por lo común estereotipada lira de pensar; si no llegan al extremo es muteratura de análisis sobre este problema un acuerdo, que tampoco dependía mucho de él. No hubo conversación ulterior. Como al chas veces por falta de valor o de poder. Por- con ser uno de los más duros y dolorosos poco tiempo San Cristóbal fue relevado por eso siempre me ha parecido ridículo que ta- que viene afrontando el país. Rodríguez Colorado, creí que podría deberse les personajes se atrevan a hablar de terroa ello la interrupción. Telefoneé, pues, al seristas arrepentidos Sigo creyendo, no obstante, que aporto en mis trabajos claves suficientes para perfeccio- gundo (que fue condiscípulo mío en el coleLo peor del terrorismo no son los medios, gio de los Maristas de Vigo) y quedamos nar mucho la acción contra el terror. Si estoy sino los fines. El terrorista se percata vaga- equivocado será, tal como han ido las cosas, para una charla, a la que no pudo o no quiso mente de que sus actos son terribles y repug- imposible de saber. venir. Dejé mi teléfono al empleado, y nunca nantes, pero- espíritu fuerte- cree que ellos más se supo. son necesarios para alcanzar una sociedad Una reacción práctica vino de otro lado: el muchísimo mejor que la actual, y por eso hay verano pasado me comunicaron que se haLos que vivimos al margen de burocracias que asumirlos. Al mismo tiempo se consuela bían interesado por mí en la Embajada es- sólo podemos sorprendernos y hacer cabalas- espíritu débil- repitiéndose que sus enemi- tuense (o norteamericana, como prefieran) acerca de tales comportamientos. Es sabido gos son más culpables y criminales que él Parece que venía un funcionario del Departa- que en nuestro país la mayor parte de las mismo, y que son los que le obligan a actuar mento de Estado de aquel país y un directivo energías que en una organización debieran como lo hace. de una fundación particular que realizaba es- volcarse en cumplir su cometido se suelen Este círculo mental debe destruirse por el tudios para aquel Gobierno y que querían ha- dispersar en intrigas, querellas y vanidades personales de tres al cuarto. Siguiendo en el lado fuerte, ya que el débil, aunque más fácil blar conmigo (y con otras personas que ende romper, se reconstituye de manera auto- tendieran del terrorismo) Rechacé la invita- plano de las cabalas, recuerdo que por aquemática. El terrorismo no es sino el utopismo ción, no por antiamericanismo primario, sino llas fechas, a finales de. agosto, publiqué un consecuente desarrollado en determinadas porque siento cierta aversión hacia el mundi- artículo proponiendo que algunos dirigentes condiciones históricas. El mejor remedio con- llo de los servicios secretos que, me dio lasocialistas protagonizaran determinados estra las tentaciones terroristas consiste en ver impresión, debían andar mezclados, y porque pectáculos lúdico- eróticos en televisión, probajo los ensueños sociales utópicos su conte- el terrorismo que me interesa, y de cuyas pe- puesta que quizá no les hizo mucha gracia. ¿Tendría ello relación con el vacío que se nido de soberbia y capricho intelectual, en ver culiaridades creo tener conocimientos de fonla lógica inésquivable que convierte en Esta- do, es el español, que compete al Gobierno hizo a mi oferta? dos policiacos el amasijo de buenas intencio- de Madrid y no a otro. En cualquier caso expongo esta experiennes arbitrarias y contradictorias que es el utocia por dos razones: a) porque creo que deEn cambio sugerí a algún director de perió- muestra, en parte al menos, la tesis de que pismo. ¡Si por lo menos se conformasen los utópicos con hacer sus experimentos con ga- dico la idea de que se crease un pequeño en España el problema no son tanto los terroinstituto, ligado a la Universidad o a alguna ristas como el extremado rutinarismo, por deseosa! fundación, para el estudio del problema que Valga esto comp explicación de mi actitud nos ocupa, tanto el de España como en ge- cirlo con suavidad, de quienes tienen la misión de combatirlos. Y b) porque, como todo personal. Me he sentido, digo, comprometido neral. Sugerencia que cayó en el vacío, como se agota, también se ha agotado mi ánimo de en la lucha contra el terror, y gran parte de era- aunque no debiera ser- de esperar. ofrecer cualquier colaboración. mis esfuerzos en estos últimos cinco años se He sostenido a menudo que el tratamiento han orientado a clarificar el fenómeno terroNo pretendo que con lo último se haya perrista y ayudar a poner así las bases para una del terrorismo ha de ser fundamentalmente dido nada decisivo. Después de todo, la desacción contrarrestante más real y efectiva. En policial y no político- o que se trata de una proporción de poder entre los terroristas y el política policial, si suena mejor- ni mucho Estado resulta tan enorme que es razonable los libros De un tiempo y de un país y Reflexiones sobre el terrorismo lo he inten- menos militar. Cosa distinta es que la activi- esperar que los primeros se den alguna vez tado, de forma implícita en el primero y explí- dad policial esté en buena parte mal o insufi- por vencidos, por muy pobre que sea la réplicientemente enfocada. Pero no he querido ca que les sepan dar los políticos. Son ya cita en el segundo. Pero debo reconocer mi fracaso. Las reac- tratar con el Ministerio del Interior por razo- veinte años de atentados sin salida. Alguna ciones a estos libros y a numerosos artículos nes semejantes a las que me hicieron recha- vez habrán de cansarse. zar las conversaciones arriba mencionadas. Ahora bien, el verano pasado vino también marcado por varios de los más sangrientos atentados de la ETA. Decidí entonces, por iniciativa exclusivamente propia, sin invitación de nadie, ofrecer mi colaboración al GobierComunica a sus clientes y amigos que la no, como asesor. Asesor, claró está, no en la liquidación de su colección primaveraBolsos intervención policial directa, en la que por verano 87 comenzará el 1 de julio de Tí T 1987 otra parte mi contribución sería inútil, sino en GRAN LIQUIDACIÓN la elaboración de un criterio y una estrategia Conde de Xiquena, 6- Madrid Velázquez, 86- Teléfono 431 53 01 global. Como era posible que mi propuesta Q UIEN, como es mi caso, ha estado inmer- UNÍ EXPERIENCIA DE LUCHA ANTITERRORISTA ELISA BRACCI