Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 1- 7- 87- OPINION -ABC, pág. 11 MANIFIESTO ANTITERRORISTA L comunicado sobre el terrorismo que ha hecho público la organización patronal catalana Fomento del Trabajo Nacional es el documento que califica con exactitud más rigurosa los fallos que se advierten en la lucha antiterrofista y que con mayor claridad propone los criterios que deberían informar e s t a a c t u a c i ó n Arranca, lógicamente, de una demanda- -cada día que pasa más urgente y necesaria- -de clarificación de las ideas comportamientos y juicios ante el terrorismo. De acuerdo con esta exigente premisa, subraya, ante todo, la responsabilidad de las autoridades en una lucha en la que dos fracasos se prolongan a lo largo de veinte años Aunque pueda parecer juicio muy duró, como la realidad de los sucesos es inmisericorde con los intereses políticos de partido, es estimación cuya certeza no se pude discutir. Al terrorismo, -afirma el comunicado- -sólo se le combate con su misma técnica expeditiva Se excluye el recurso a la pena de muerte, pero se señala que existen métodos y procedimientos cuya eficacia se ha demostrado en otros países democráticos. Y se insiste en la exigencia, a las Fuerzas de Seguridad y servicios del Estado, de la eficacia que estos organismos han demostrado en otras naciones. Pero otras conclusiones del documento del Fomento del Trabajo Nacional disipan cualquier duda que puedan suscitar estas últimas afirmaciones. Se recusa la tenr dericia- -que es pública y reiterada- -a trasladar al ciudadano la función de autoprotección frente al terrorismo. Es el Estado, son las instituciones y los partidos- a los que financiamos con nuestros impuestos -quienes deben asumir plenamente sus responsabilidades. Y, naturalmente, hay que acabar con la tolerancia para con los apologistas del terrorismo Tampoco podrá decirse, en este aspecto, que las apologías terroristas son puntualmente sancionadas. Piden los empresarios catalanes, en fin, una auténtica justicia, aplicada sin demoras ni subterfugios que acabe incluso con los privilegios en el trato carcelario de los terroristas y con la creación de centros penitenciarios específicos. BOYER DE NUEVO IGUEL Boyer ha tenido de nuevo una intervención importante, mírese en su vertiente política o hágase en la económica. Además, aunque quepan discrepancias, las pronunció con rigor y seriedad. Conviene diferenciar, en su mensaje, dos vertientes diferentes. Una se dirige a frenar una peligrosísima tentación que ha surgido con mucha fuerza en el campo socialista, sobre todo desde el 10 de junio. Se considera que la política desarrollada, de acuerdo con las directrices del Banco de España, más ciertos aditamentos propugnados por el Ministerio de Economía y de Hacienda, es la raíz del parcial fracaso socialista en las urnas. Pero la otra procura dirigir sus dardos contra la alternativa conservadora. Al sostener Boyer, con evidente habilidad dialéctica, que no existe otra política posible que la del Gobierno, liquida cualquier línea razonable de E Si es verdad, como pensamos, que plantear con claridad los términos de un problema es t e n e r y a en la mano la mitad de la solución del mismo, el comunicado del Fomento del Trabajo es aportación impar, valiosísima, a lo que debe ser o empezar a ser la lucha contra el terrorismo en España. Representa además, y ello refuerza su importancia, la expresión libre de un sector social especialmente cualificado para emitirla. Porque ¿cómo negar a las representaciones de una sociedad que padece un terrorismo tan continuado y sanguinario que opine públicamente, democráticamente, sobre la erradicación del terrible azote que a diario la hiere? Recientemente hemos escrito sobre la necesidad de iniciar, sin más demora, una nueva política de lucha contra el terrorismo. El documento de los empresarios catalanes abre y desboza el camino. M actuación original bajo otra bandera. Por lo que se refiere a la primera cuestión, los argumentos de Boyer son incontrovertibles. Es evidente que su crítica a las imprudentes palabras sobre el ajuste fino del ministro Solana no tiene vuelta de hoja. Por ese camino se va al precipicio, y no cabe darle más vueltas a la cuestión. Cuando Boyer dice no a quienes, desde la UGT, desde Izquierda Socialista o desde el Ministerio de Trabajo, piden una política más generosa en el gasto, más distendida en la vigilancia de costes y precios, tiene toda la razón. Es cierto, como señaló, que parece que no basta con haber evitado los batacazos que otros gobiernos socialistas, como el francés o el griego, se han dado en materia económica. Y da la sensación de que la sociedad española, o al menos determinados sectores, necesitará pasar por experiencias similares para distinguir Pasemos a la segunda vertiente. Conviene que en España aprendamos a desprendernos de una política cautiva del debate interno del socialismo. Comprendamos de una vez que el Gobierno no verifica, desde 1982, la mejor de las políticas económicas posibles, cuando ha sido incapaz de controlar el gasto publico. Tampoco lo ha logrado cuando se ha mostrado incapaz, incluso muy por encima de débiles gobiernos de UCD, de poner orden en el sistema de Seguridad Social. Menos aún, cuando el sistema impositivo clama, a gritos en la calle, y de modo progresivamente más fuerte por parte de la doctrina, en pro de una reforma de la reforma tributaria. Es absolutamente criticable el modo como se ha hecho la integración española en la CEE, con cuyo corolario de balanza comercial negativa nos topamos ahora. Y la timidísima política de ajuste industrial en sectores básicos, desde la siderurgia a la er ergía, ¿puede seriamente sostenerse que es la única posible? ¿Y qué decir de la falta de una flexibilidad labe ral a la europea? Tomada en su conjunto, la política económica ha estado mal planteada desde 1982. Eso, ni más ni menos, es la glosa a unas palabras importantes, pero parciales. A gloria del intérprete eclipsa en vida muchas veces a la del compositor. La fuerza de arrastre de una personalidad en permanente contacto con los públicos deja en segundo plano lo que sirve la base para sus triunfos: la obra de arte que otros crearon. La posteridad, en cambio, tiende a subrayar el valor de aquello que se estima puro soporte. Cuando fallece un creador, su herencia se afirma, al tiempo, con la especial fuerza que dimana de lo inserto en la historia del arte. La muerte de Federico Mompou, pudorosa y callada como su vida, supone para Cataluña, para España entera, la pérdida de todo un símbolo: decano de compositores, modelo de fidelidad al inalterable credo, inconmovible a circunstanciales vértigos, de hacer música y hacerla bien, lejos de modas y vanidades. Mompou, en los tiempos últimos, contemplaba desde el recogimiento de su hogar, en el misterio de sus profundos silencios, en paz consigo mismo, la realidad de su obra tierna, sensible, ensoñada, antítesis para el ruidoso mundo entorno. L LA GLORIA DEL COMPOSITOR ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores Darío Valcároel, Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio. Joaquín Amado Jefes de Redacción: J A. Gundín (Continuklad) J. C. Azcue ¡Internacional) B. Berasálegui (ABC literato) A. Fernández (Economía) J. I. G? Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz. Ncolás (Reportajes) C. Mantona (Continuidad) J. L. Martin Descalzo (Sociedad) J. Orno (Edición) L. I Parada (Suplementos Económicos) L Pradosde la Plaza (Corrínukiad) C Prat (Dominical) Santiago Casteto (Ccteboraoones) Secciones: J Rubio (Arte) J M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñe 2 (Edición Aérea) J. Badía (Educación; E. R. Marcnante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J A. Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) D Marttnez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saíz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 43560 25 y 43531 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.