Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE Nancy Venables, la inglesa terryble AS manos de las mujeres son preciosas. Las manos de las mujeres son divinas. Las manos de las mujeres es lo más hermoso que existe. ¡Vivan las mujeres! ¡Arriba las manos! Esto es todo lo que, según el ingenio de Jardiel, SP O ocurrió a Dick- Turpin sobre las icreíbles manos de las mujeres inglesas, siempre exageradas, así en la belleza como en la fealdad; que la inglesa que le da por ser bonita lo es como no lo puede ser la de ninguna otra nacionalidad, igual que la que le da por ser malencarada alcanza cotas cubistas insuperables. L Nancy Venables, sin embargo, es un caso aparte, dado que, como inglesa, constituye un modelo intermedio entre ia delicadeza ideal y adorable de la inglesa bonita y la indiferencia militante de esas inglesas feas- sarmentosas- que se divierten por dentro y que, a falta de pretendientes, andan convencidas de que el hombre es una superstición mediterránea, tal que Primo Camera, sin ir más lejos. Peip Nancy sigue siendo otra cosa. Para empezar, no se trata de ninguna bachelor girl condenada a vestir santos, sino de una girl sin más- n i me os- londinense dispuesta a triunfar en el mundo del espectáculo. Canta- -ha grabado una maqueta que va a presentarse festivamente en una discoteca de Barcelona- y quiere ser actriz. En principio, todo su patrimonio se reduce a su apellido, Venables, sinónimo en España de show Ciertamente, Terry Venables, el orgulloso padre de Nancy, es el hombre que popularizó entre nosotros el famoso pressing futbolístico. Luego vendrían sus querellas con gentes tan diversas como Schuster- e l futbolista con nombre de cardenal- como José María García- e l locutor que nunca penetró er genial sentido del humor del inglés- o, finalmente, como Marcos Alonso, el vigoroso futbolista de quien se ha dicho que era amigo de cantarle como un tuno a Nancy bajo la ventana. Un misterio, en cualquier caso, que queda por desentrañar, puesto que Nancy, que insiste en querer abrirse al mundo como cantante o como actriz- -no tiene preferencias- entre guardaespaldas y agentes de Prensa, no da su brazo a torcer ante los reporteros españoles, que de ella sólo han podido confirmar que estudia ballet y arte dramático a caballo entre Londres y Barcelona. S. G. MARTES 30- 6- 87 ni, ABC 115