Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 30- 6- 87 SOCIEDAD -Historia del Hospital Central A raíz del retorno de los soldados y oficiales del Ejército español heridos en las guerras autonomistas de Ultramar, la Cruz Roja Española se planteó seriamente montar una vasta red hospitalaria en Madrid y en otros lugares de llegada. Estableció sanatorios, postas y casas de convalecencia, comisiones de socorro y de desembarco en: La Coruña, Vigo, El Ferrol, Valencia... En Madrid, el primero en ponerse en marcha sería el denominado Sanatorio Central de Madrid, instalado en la calle de Vallehermoso, en el que llegaron a ingresar 4.469 heridos en campaña, causando 26.133 estancias. La experiencia de Vallehermoso sirvió para que años más tarde la Reina Doña Victoria Eugenia creara el Hospital Central de Madrid, cuya verdadera denominación es el de San José y Santa Adela. Se creó mediante Real Orden de 22 de enero de 1918, abriendo sus puertas en agosto de aquel mismo año. A él se agregó, dirigido por las Damas de la Cruz Roja, a cuyo frente puso la Reina a doña Carmen de Angolotti y Mesa, duquesa de la Victoria, el Cuerpo dé Enfermeras Profesionales. El Hospital sería inaugurado oficialmente años más tarde, concretamente el 23 de diciembre de. 1928, siendo considerado en aquella época como uno de los mejores de Europa. En su entrada principal se erigió un monumento dedicado a la duquesa de la Victoria, por su contribución a los heridos de la guerra de África. El 25 de abril de 1891 fallecía en Madrid, a los cuarenta y ocho años de edad, siendo soltera y sin dejar descendientes ni ascendientes, la señorita Aldea de Balboa y Gómez, que había otorgado testamento con fecha 30 de diciembre de 1890, en el que dejaba una gran parte de sus bienes a fin de fundar una Casa de Salud para las enfermedades contagiosas o variolosas, en las que se admitieran a criados y criadas de servir, a cargo de las Hermanas de la Caridad. A B C 59 La actual plantilla pasaría a convertirse en personal estatutario de la Seguridad Social Droga que en estos momentos está promoviendo la Cruz Roja, y el destino del resto de los edificios sería negociado con la Comunidad autónoma y Ayuntamiento. Los urbanistas también han apuntado que esta remodelación permitiría abrir un subterráneo bajo Reina Victoria que comunicaría el tráfico entre los dos tramos de Pablo Iglesias. Reagrapar sus sedes A juicio del equipo directivo de Cruz Roja Española, este planteamiento resulta muy beneficioso para reagrupar sus sedes en Madrid y acondicionarlas debidamente, a la vez que favorece la apertura de una residencia de ancianos. Y, al mismo tiempo, permite dotar de un parque de disfrute público y de un aparcamiento de vehículos a los vecinos de esta zona de Madrid. Por otra parte, el traslado del hospital a Getafe supondrá mejorar sensiblemente su dotación. En la actualidad el centro dispone de seiscientas camas y una plantilla de mil trescientos trabajadores. Cada cama cuenta con treinta y siete metros de superficie construida, mientras en Getafe ascenderá a cien metros cuadrados. Asimismo, se mantendría la plantilla, que pasaría a convertirse en personal estatutario de la Seguridad Social, y se incrementaría hasta seiscientas cincuenta el número de camas. La concentración en la zona norte de Madrid de toda su dotación hospitalaria, salvo el caso del Primer de Octubre, explica la necesidad del INSALUD de trasladar el Hospital de Cruz Roja a la parte sur de la Comunidad y de esta manera reequilibrar la oferta sanitaria. El equipo directivo de Cruz Roja piensa que la tocalización del hospital en Getafe representará una vuelta a los orígenes Eh 1928, cuando se inauguró el centro, el barrio de Tetuán estaba habitado por una población trabajadora, con unas características sociales similares a la que en estos momentos reside en el Municipio de Getafe. En junio de 1895 da comienzo la edificación que deseara doña Adela en su testamento. Las obras, bajo la supervisión del Patronato creado a tal efecto y presidido por el albacea testamentario, don Eduardo del Castillo y Piñeiro, van lentas y son necesarios prácticamente trece años para su finalización. Cuando por fin acaba la construcción, resultó que también se había agotado el capital fundacional y no existían fondos para su sostenimiento. Águnos de los últimos aparejadores y personas que suministraron material de carpintería no pudieron cobrar. Durante años, aquella construcción de ladrillo visto, con elementos gótico- mudejares a usanza de la época, estuvo abandonada. Sólo un guardián, antiguo criado de la fundadora, cuidaba aquellos muros que querían hundirse. Cuando ya los deterioros y desperfectos eran grandes, en 1913, la madre de Alfonso XIII, la Reina Doña María Cristina, constituyó un Patronato dirigido por una Junta de Damas, y se abrió el hospital, dedicándolo a la asistencia de sirvientas. Cuando más próspera era la vida del hospital, hubo de cerrarse debido a que la Reina Cristina se molestó por los rumores de que algunas señoras de la Junta de Damas paseaban por los jardines del hospital debidamente acompañadas por sentimentales adoradores. En 1918 y con motivo de la catástrofe de Annual en la guerra de África y ante la masiva llegada de heridos vuelve a abrir. Por real decreto se le concede el patronato a la Cruz Roja Española, bajo la dirección y el patronazgo de la Reina Doña Victoria Eugenia. La Reina, a partir de entonces, se hace presente casi diariamente en el Hospital y de este modo dio comienzo la etapa de funcionamiento ininterrumpido del Hospital que ¡e ha llevado hasta la actualidad. El primer director nombrado fue el eminente cirujano doctor Nogueras, y subdirectores los doctores Luque y Serrada.