Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 30- 6- 87 SOCIEDAD A B C 57 Condena unánime contra las interferencias genéticas para crear nuevos animales La razón de la manipulación es crear perros y gatos a juego con la alfombra Londres. Alfonso Barra La Real Sociedad Protectora de Animales (RSPCA) ha condenado a los manipuladores con la naturaleza que crían animales domésticos mediante interferencias genéticas. El propósito es conseguir que hagan juego con la alfombra del cuarto de estar o bien con las ropas de sus amos. Se trata del animal hecho según especificaciones que son primas hermanas de la crueldad. Perros y gatos se transforman en objetos de adorno. Denuncia esa sociedad que al fabricar el bulldog, el pequinés y el bóxer con narices más cortas, en beneficio de la estética, sufren después estos canes graves trastornos respiratorios. Llegan así al mercado perros con defectos crónicos en los ojos, garantía de la pérdida de visión y con articulaciones que no permiten soportar el peso del cuerpo. Los gatos no están a salvo. En Estados Unidos, cuna de tanto Premio Nobel y, a veces, de tantas extravagancias, se ha conseguido uno que recuerda en miniatura al gato salvaje. Se vende para hacer juego con el papel de las paredes. Precio del modelo: 170.000 pesetas. Los británicos pueden comprar por 65.000 pesetas un tipo de pequinés con una cresta digna de un punk Tanto encanto físico tiene sus servidumbres: el cuerpo es tan frágil y la piel tan delicada que para sacarlo de paseo hay que cubrirla de aceites protectores. Gracias a esos juegos genéticos ha sido posible revivir el llamado gato mexicano sin pelo. Hay una especie de siamés con la cabeza tan alargada que un pequeño golpe basta para que se le fracture toda la mandíbula. El modelo scottish fold que como indica el nombre tiene las orejas dobladas, atrae parásitos que obstruyen los conductos auditivos. El ragdoll (muñeco de trapo) es un gato importado de Estados Unidos. Son tan escasas sus energías que no puede defenderse aunque sea escapando ante el acoso de otros animales. En el caso de los perros construidos según especificaciones caprichosas, hay algunos que pierden la visión porque las pestañas arañan sus ojos y producen úlceras que pueden ser incurables. La tendencia de la moda es miniaturizar a los animales domésticos para que se acomo- Graves trastornos respiratorios, cegueras crónicas, agujeros en el cráneo, algunas de las consecuencias den mejor sobre las piernas de los dueños o para pasearlos en brazos más cómodamente. Se transforman así en objetos de adorno o bisutería. Sufren debilidad congénita en las rótulas, exhiben mandíbulas prominentes y pierden pronto el sentido del oído. Hay perro basset con patas encanijadas deliberadamente. El shar- pei ostenta tal exceso de piel en la cabeza que ha de ser recogida por el veterinario con intervención quirúrgica para que pueda ver. Los chihuahuas de la artesanía genética nacen con agujeros en los huesos del cráneo. Ante esos experimentos al servicio del capricho humano, aquellos del homo hominis lupus parece un libelo contra el lobo. Con las consecuencias de los desafíos a la naturaleza bien se podría pensar que si el gato o el perro tuvieran un concepto de la religión, verían en el hombre la encarnación del espíritu del mal. Hasta ahora había excesos al demostrar el afecto a los animales, como ese hostal inglés para los perros que ofrece habitaciones dignas de un hotel de lujo con televisión en color para distraer a los clientes caninos. En lo sucesivo habrá de imponerse la cuestión de salvarlos de tanta excentricidad de laboratorio para satisfacer modas neronianas. ALGO GRANDE ESTA PASANDO EN MARBELLA No se lo pierda. Aún está a tiempo de instalar su negocio en el primer Centro Comercial de la Costa del Sol, en un ambiente a su medida y en compañía de las firmas más prestigiadas intemacionalmente. 250 tiendas en la zona más comercial de Marbella. En pleno Paseo Marítimo 2 plantas de aparcamiento. Facturación anual prevista: 6.000 millones de Pías. Con financiación a su medida. TERMINACIÓN INMEDIATA Paseo Marítimo y Duque de Ahumada, s n. -Tels. 77 91 93- 77 91 68- 77 91 69- Marbella (Málaga) Juan Bravo, 1- Teléfs. 431 72 26- 431 76 02- 28006 Madrid