Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 30- 6- 87 OPINIÓN ZIGZAG ABC 17 Cuaderno de notas La batalla del idioma Si los vientos de América arrecian la victoria demócrata para el próximo año electoral, el crisol de razas y de lenguas librará su batalla al idioma español, perseguido por la Administración Reagan desde agosto de 1980 cuando la de Cárter impuso la enseñanza bilingüe como obligatoria. Así lo ha declarado el senador demócrata Robert Byrd, quien defiende el derecho de uno a su lengua materna. En Estados Unidos el español es la segunda lengua. Un tercio del sistema educativo de la ciudad de Nueva York se imparte en castellano. Los bomberos utilizan para sus avisos el inglés y el español. En el panel de las cabinas telefónicas las instrucciones para realizar llamadas figuran en los dos idiomas. La mayor parte de escuelas, Comisarías y oficinas de Correos cuelgan sus murales impresos en inglés y en español, veintiún millones de hispanohablantes sintonizan su dial en castellano y siguen los folletines televisivos en nuestra lengua. No hay apenas Universidad estadounidense que no cuente con un departamento de español. Hasta el propio Reagan pronunció en Miami un discurso en castellano- claro que por aquello de la conquista del voto- La nación de la convivencia en su versión demócrata promete fomentar el bilingüismo. ¿Será otro imán electoral? espectacularidad de los profesionales americanos. Pero no es sólo la indudable calidad de los jugadores, sino que también influye un reglamento enfocado claramente hacia el espectáculo. La actuación arbitral durante estos dos encuentros, buena a pesar de no estar acostumbrados a usar tan poco el silbato, permitió comprobar que la manga ancha, sin caer en la violencia, redunda en beneficio de todos. Los dirigentes de la FIBA, que en los últimos años han demostrado ya no estar dispuestos a que el baloncesto quede estancado como otros deportes, deben estudiar innovaciones para acercarse aún más a la normativa de la NBA, indiscutible meca de este deporte. Los espectadores serán, a la larga, los beneficiados. DISCIPLINADO MILITANTE González sigue baI jando en las encuestas o sondeos de imagen pública. Puede decirse que ha entrado, no se sabe si temporal o definitivamente, en una indiscutible crisis política y personal. Hoy en día lo que más. destaca en su figura es la sensación de ausencia. La huida a Brasil, disfrazada de viaje de Estado, no ha servido para atajar los hirientes aspectos de su sintomatología. Ahora, ante los jubilados socialistas, no ha conseguido el abrazo de Nicolás Redondo, sino, lejos de ello, una reedición pública de las diferencias que a ambos personajes separa. Ya no queda a su alcance- a l alcance de Gonzálezuna utilización del amago de retirada, aunque sólo sea porque se cortaría los caminos del retorno. Ya no estamos en 1980. La situación ha cambiado, en grado suficiente como para no repetir gestos teatrales. El presidente ha entrado así en un compás de inhibición. Ahí tienen ustedes a un Gobierno, que los catalanes habrían quemado en la noche de San Juan como se queman los trastos viejos, arrastrando su vigencia oficial con toda la pena y ninguna gloria. Ahora, que entre alcaldes y magistrados han impuestos un término malsonante, se hace posible sostener que Justicia, Sanidad y Educación son ministerios de cachondeo sin olvidar que Interior, Economía e Industria son puro carbón de la mejor calidad. Por más que el presidente haya prorrogado artificialmente la vida de este Gobierno, no puede impedir que su existencia sea fantasmagórica. Y lo grave es que cuando se alude a los recambios posibles, profundas aflicciones contristan el ánimo. La sustitución de Solchaga por Almunia, valga como ejemplo, tiene todos los ribetes de lo impresentable. Almunia fue un fracaso absoluto como ministro de Trabajo. Distó de resolver el problema del paro. Lejos de ello, lo agravó. Y como ministro de Administraciones Públicas se acerca mucho a la imagen de la inutilidad. Por ejemplo, los tecnócratas de su departamento le colaron un Reglamento de Ordenación, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Corporaciones Locales merecedor del calificativo de desastre, hasta el punto de que fue p r e c i s o aclararlo con una resolución posterior. ¿Qué decir de la política autonómica del señor Almunia? Simplemente que no ha existido. Ahora bien, Almunia es el disciplinado militante de lujo con el que cuentan Felipe González y Alfonso Guerra. Durante la última reunión del Comité Federal del partido, celebrada hace muy pocos días, Joaquín Almunia no pasó de ser el ministro adulador encargado de arremeter contra TVE, contra la Prensa seguidista, contra Leguina y hasta contra Barranco y Maragall. O sea, contra el propio entorno, Pues bien, un hombre de tan escasos haberes políticos, que ha llegado a hacer bueno a Javier Moscoso cuando era ministro de la Presidencia y que con un superministerio de Administraciones Públicas no ha pasado de hacer política de incompatibilidades y chapuzas reglamentarias, resulta que es el hombre- esperanza del guerrismo- felipismo para la sucesión de Solchaga. Tal vez lleve razón Adolfo Suárez cuando prefiere no mojarse y concederse tiempo hasta que el felipismo naufrague en el mar de sú propia incompetencia. Es curioso que Almunia resulte a estas alturas un mal menor apetecible para Nicolás Redondo; tal es la desesperación del líder ugetista con Carlos Solchaga. Redondo ha llegado a olvidarse de aquellos tiempoá, no muy remotos, en que pedía la cabeza de Almunia hasta forzar su separación del Ministerio de Trabajo. Lorenzo CONTRERAS Más sordos Si los datos de la Agencia para la Protección del Medio Ambiente son ciertos, dentro de cuarenta años muchos serán los españoles que experimenten la pérdida de su facultad auditiva. No en vano, es España el país que soporta más ruidos de Europa: cerca de 28 millones de españoles se ven de alguna forma afectados por los ruidos que origina la circulación de vehículos. Y no es solo la capacidad auditiva la deteriorada: conciliar el sueño en casas cercanas a algunos establecimientos, e incluso entablar conversación en pubs y discotecas, son actividades que resultan poco menos que imposibles de realizar. En 75 decibelios se encuentra el umbral en el que e! ruido constante empieza a ser dañino para la salud humana. Es otro tipo de contaminación la auditiva: hay menos conciencia de ella, quizá, pero no, por ello, es menos nociva. Las consecuencias, a cuarenta años vista. OVIDIO Baloncesto espectacular Los dos partidos celebrados por combinados de la NBA en España en los últimos días han sido dos verdaderos dulces para todos los aficionados al baloncesto. A pesar de que los jugadores, sin el afán de una competición oficial, no se han esforzado ai máximo, se ha visto la SUABEZ JUEGA A DOS PAÑOS: Echa un capote al PSOE. NO QUIEREN QUE LA JUSTICIA FUNCIONE Degradación de la Justicia. ETA: La trama catalana. SOBRES MARCADOS, COACCIONES Y COMPRA DE VOTOS EN GRANADA.