Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN Ni guerra ni política ZIGZAG Cuevas y un aniversario Diez años de organización asociativa empresarial es un acontecimiento digno de ser resaltado. La CEOE, que tantos aciertos ha tenido, debería haber subrayado el aniversario ante la opinión pública de forma más brillante que como lo ha hecho. El artículo publicado por José María Cuevas parece a todas luces insuficiente. Cuevas, que es un hombre inteligente y con los pies en la realidad, no puede firmar textos tan grises y opacos, tan largos y aburridos, que sólo contribuyen a mermar su bien ganado prestigio. MARTES 30- 6- 87 LA ESCUELA DE MIGUEL M IGUEL Delibes, con esa en cualquier lugar de la Regenerosidad que sólo él dacción o en aquel galpón que sabe practicar tan naturalmenllamábamos el cuarto del dite, ha tenido la gentileza de bujante que solía estar dededicar su discurso sierto. Y allí habláde doctorado más bamos de todo lo que a hablar de sus divino y lo humano, méritos- q u e él sin planes, sin esestá absolutamente quemas. Llevábaseguro de no pomos temblorosos seer- a lo que se nuestras primeras ha dado en llamar colaboraciones, sa la e s c u e l a del biendo que enconNorte el grupo d traríamos siempre pipiólos que a su la apabullante gesombra aprendimos nerosidad de Mia escribir en El guel Delibes para Norte de Castilla animarnos. Qué Y dice- y yo estoy bueno es esto, chiseguro de que lo co. O bien, muy cree y de que no se trata de bien No solía ir más allá en falsas humildades- que él allí los elogios. Jamás nos dio no hizo nada, que fue, cuando coba. Tampoco orientaciones más, un coordinador de la superferolíticas. Cuando algo aventura y que tuvo él tanta o le gustaba menos, Miguel se más suerte que nosotros de callaba. Y aquellos silencios que la casualidad nos reunieeran más agudos que la más ra. No tiene razón, claro. Y lo honda de las correcciones. sabemos mejor que nadie los Luego nos reíamos, nos que tuvimos la fortuna de forreíamos mucho. O nos cabreámarnos en aquella escuela. bamos con las jugadas de la Tiene razón Miguel, eso sí, censura. Recuerdo que Miguel al decir que aquella fue una respetaba hasta los acentos escuela muy especial, una es- de lo qué le llevábamos y que cuela comunal, en la que no ni una vez nos puso orejeras se notaba que hubiera un para ver la realidad del munmaestro, en la que todos paredo. Sólo así gentes tan difecíamos enseñar y aprender sirentes como las que allí aterrimultáneamente, sin imposiciozábamos podían convivir y cones, ni protagonismos. ¿Pero laborar. quién, cómo y por qué surgió Pero el centro de aquel grueste milagro? Miguel tiene que po naciente era, desde luego, admitir que todo eso hubiera y lo quiera reconocer él o no, sido imposible sin él, sin que Miguel Delibes y su modo de él fuera como es. ser. Su falta total de orgullo, Efectivamente, Miguel Delisu pasión por darnos unos ánibes era un maestro que no pa- mos que él mismo regateaba recía serlo. Si yo echo ahora a para sí, el- juego siempre limandar por los caminos de la pio, la bonhomía del hermano memoria, no le recuerdo jamás mayor, sus ironías tristes, su pontificante, adoctrinador, apaamor a la pequeña gente, todo bullándonos de consejitos. eso fue marcándonos, acerAquello era una escuela que cándonos, uniéndonos, empuparecía lo menos escuela pojándonos! ¿Que él aprendió de sible. Empezábamos por no nosotros? Es posible. Todos tener reuniones fijas, ni horaaprendimos de todos. Pero si rios- señalados. Uno sabía que nosotros podíamos saber anpodía ir al Norte cuando le tes algo del arte de escribir, lo apeteciera y que nadie le pre- que as seguro es que el arte guntaría por qué no vino ayer. de vivir y de ser honrado sólo Quienes éramos simples colade Miguel lo aprendimos. Y boradores y no redactores, aunque Miguel nos siga gusaterrizábamos por la Redactando a todos más con la goción, unos días unos, otros los rrilla de cazador, qué gusto demás, sabiendo que allí enverle también- aunque él no contraríamos siempre converpueda evitar una sonrisilla saciones que enhebrar y amisasustada- con el birrete de tad para el saboreo. borlas de doctor. Lo es. Y pocos como él. Por no tener, no teníamos ni lugar fijo de reuniones. Nos sentábamos sobre las mesas J. L. MARTIN DESCALZO en masculino, vendedor pastelero, traductor- revisor, profesor de económicas, director de hotel, delegado de ventas... olvidando en su reclamos publicitarios lo estipulado en la Constitución respecto a la igualdad de sexos. Tráfico y consumo Las palabras ante el Parlamento vasco del doctor Aya Goñi, responsable de la asociación contra la droga Etorkintza, son clarificadoras. Al tiempo que denuncia el incremento de la dependencia de drogas y alcohol en la población vasca, y la inutilidad de las reformas ministeriales, señala la falsa separación entre consumidores y traficantes: todo el que consume droga ha Suele ser habitual preparar proyectos y programas oficiales tenido que traficar previamente y que luego, por falta de dinero, no hay por tanto que incluirlo entre pueden ser cumplidos. Esto es lo los camellos Por ello, el doctor que parece está ocurriendo con Aya considera imprescindible la campaña anti- incendios de la reconducir de nuevo todo el proComunidad de Madrid: la falta de blema Acertadas palabras. presupuestos impide la contratación de las 436 personas que Habitualmente es así deberían formar parte de 30 cuaReformas en la nomenclatura drillas forestales. En asunto tan del que hasta hoy era. Departaimportante como es defender el mento de Jardines y Bosques; sistema ecológico, que tan gra- fusión del primero con el de ves pérdidas viene sufriendo en Obras; sustitución de responsalos últimos años, estas dificultables en estos entes: múltiples des deberv ser resueltas con son los cambios decretados por prontitud, máxime cuando hay la Junta de Andalucía, excepto el otras partidas de gastos, de más que tendría que haber acabado difícil justificación social, para las con una situación inaceptable en que nunca faltan fondos. la jefatura de la conservación de la Alhambra. Es este un cargo Discriminación de libre designación, sometido La presentación de una propo- sólo a los cambios que puedan deparar los resultados electorasición ño de ley del grupo parlales. Si arbitraria es la designamentario de Minoría Catalana, ción no lo son menos las decla para crear una Comisión permaraciones que la justifican y que nente que se ocupe de defender por su complejidad argumental los derechos de la mujer, nos apelan a la carcajada: Es una brinda la oportunidad de refrescar, con ejemplos, una realidad jefatura de servicio que habitualmente es cubierta así en la Junque por pequeña no resulta insignificante: las ofertas de em- ta de Andalucía. Naturalmente. Pero no se trataba de constatar pleo que se anuncian en los difeun hecho, sino de razonar su arrentes medios de comunicación bitrariedad. siguen precisando, casi siempre Dinero contra el fuego