Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 29- 6- 87 SOCIEDAD A B C 85 La cocaína y el crack causan estragos entre los ciudadanos del País Vasco Más del 20 por 100 de los trabajadores vascos son alcohólicos Vitoria. A. Hernando El 14 por 100 de los ciudadanos de la Comunidad autónoma vasca es toxicómano o presenta problemas graves de alcoholismo, según informó ante el Parlamento de Vitoria el doctor Andrés Aya Goñi, máximo responsable de la Asociación Etorkintza de lucha contra las drogas. Según el doctor Aya Goñi, la situación empeora cada día más porque, aunque desciende el consumo de heroína, aumenta el de la cocaína y crack. A este panorama hay que añadir que más del 20 por 100 de los trabajadores del País Vasco presenta alteraciones en la sangre por causas atribuibles al alcohol. Hay que señalar, según datos recogidos por el Gobierno, autónomo, que los costes sociales vinculados al consumo de vinos, cervezas y licores en esta Comunidad superan ya los 22.000 millones de pesetas anuales. Sirva como ejemplo que sólo en Álava se perdieron en 1984 cuatrocientas cincuenta y cuatro mil setenta y una jornadas de trabajo por enfermedades derivadas del alcohol y otras setenta y cinco mil a accidentes que tuvieron idéntico motivo. De acuerdo con los datos presentados por el Centro de Estudios y Tratamiento del Alcohol (CETA) según los análisis realizados rutinariamente en las empresas más representativas de Álava y Guipúzcoa, en las que han venido trabajando, el 6,4 por 100 de los trabajadores pueden catalogarse como bebedores problema Asimismo, el 51 por 100 se pueden considerar bebedores excesivos, si bien sin dependencia seria. Paralelamente, el 50 por 100 de la muestra realizada refleja que a corto plazo va a tener más problemas de dependencia con el alcohol. El representante del colectivo vizcaíno Etorkintza y ex viceconsejero de Sanidad, doctor Aya, afirmó que la situación vasca en materia de toxicomanías es grave y tiende a empeorar En su comparecencia ante la Comisión Especial de Seguimiento y Control e Impulso de la Política contra la Toxicomanías del Parlamento vasco, junto con otros responsables de entidades públicas y privadas que desarrollan su actividad en el campo de las drogas y del alcoholismo, Aya Goñi hizo una exposición de cuál es la realidad en estos momentos y de las medidas que a su juicio se deben emprender. Para el ex viceconsejero de Sanidad, la Administración autónoma y las otras organizaciones públicas poseen un funcionamiento lento y burocrático. Las nuevas leyes, el endurecimiento de las penas para los traficantes- señaló- no van a arreglar el problema de fondo. La mafia de la droga se encarga me- La mafia de la droga se encarga de que todo continúe como está o empeore a través de sobornos y asesinatos diante sobornos y asesinatos de que todo continúe como está o peor. Todo el que consume droga ha tenido que traficar previamente y hay por tanto que incluirlo entre los camellos Con todo ello no quiero decir- matizó- que todo el que consuma un porro deba acabar en la cárcel, pero es imprescindible reconducir de nuevo todo el problema. En este sentido, en opinión de Aya Goñi, la batalla hay que darla en la prevención y en todos los niveles sociales, porque no es un problema sólo de las clases más desfavorecidas A su juicio, la reforma del sistema educativo, que ponga freno al fracaso escolar, es una de las primeras medidas que se deben tomar. Lo evidente- concluyó- es que la cárcel no tiene una función rehabilitadora, sino todo lo contrario. Asimismo, el responsable de la Etorkintza, considera que los centros de rehabilitación, como el que él dirige, no dan la solución definitiva, pero resuelven un problema inmediato de los toxicómanos. Por otra parte, los parlamentarios vascos fueron informados de lo delicado del momento actual en el que está creciendo de un modo alarmante el consumo del mortífero crack, al iguai que el de la cocaína, mientras sigue sin atribuirse la importancia que realmente tiene el consumo de alcohol, en el que nuestros jóvenes- afirmó Aya- se introducen desde muy temprana edad, como si eso fuera algo innato a nuestra cultura