Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 A B C ABC REPORTAJE LUNES 29- 6- 87 Incendios forestales: Una En los últimos diez años ardió un cinco por ciento de la geografía nacional por causa de los incendios forestales y sólo el año pasado se quemaron un número semejante de hectáreas al del resto de los países europeos. Estos datos, por sí solos, demuestran la gravedad del problema que asóla nuestras zonas arboladas durante los meses de julio y agosto. Si a esto añadimos la intención de repoblar del orden de tres a cuatro millones de hectáreas con especies de crecimiento rápido como las coniferas, para hacer de la Península la reserva forestal de Europa, podemos imaginar el riesgo que pueden suponer los incendios en nuestros bosques. Los datos recogidos por ICONA demuestran qué en una buena parte el fuego se debe a la falta de precauciones de los campesinos al quemar sus rastrojos, a la negligencia de los excursionistas veraniegos, un tercio son provocados intencionadamente y sólo en un uno por ciento de los casos son originados por la acción del rayo. producidos por causas desconocidas, y concretamente en 1986 el treinta y cinco por ciento fue por causas intencionadas y el veinte por ciento por negligencias de campesinos y excursionistas. Sólo en un cuatro por ciento por la ignición de basureros y en un uno por ciento por causas atmosféricas. El origen del fuego es muy diverso- o p i n a el jefe de Servicios de Defensa Contra Incendios- La mayoría de las veces es producido por descuidos, tanto de las personas de las ciudades como por culpa de los campesinos. En este sentido podríamos adelantar que en regiones como Galicia y Asturias el predominio es fundamentalmente rural, debido a la quema de los pastos sin tomar las precauciones necesaEn la opinión de Antonio FigueruePrincipales causas lo Almazán, director general de Protección Civil, España mantiene el l ¡Años (en derazgo en lo que se refiere a la proliferación de incendios. El año Distribución 1984 1 9 8 5 1 9 8 6 pasado- d i c e- se quemaron en 1 3 4.63 nuestro país tantas hectáreas como Rayo en toda la Europa occidental. Esto Negligencias 16 20 13,63 es debido tanto a características climatológicas y a factores vegetativos Basureros y varios. 2,70 2 4 como a la falta de sensibilidad de 44 35 40.90 una minoría muy exigua. Evidente- Intencionados mente, la práctica totalidad de los in 40 Causas no determ. 38,23 35 cendios que se producen son debidos a las manos del hombre y sólo ducir más pasto provocando e! retroen el uno por ciento a causa de los ceso del bosque. Refiriéndonos a la rayos y de las tormentas. CEE, en Italia se registró en 1986 En 1986 se produjeron un total de más número de incendios que en 7.713 incendios, con una superficie España, pero con menos zona arbode 284.450 hectáreas destruidas y lada afectada. No podemos olvidar unas pérdidas valoradas en 28.000 millones de pesetas. Estas cifras, notablemente inferiores a las de 1985, año en el que ardieron 459.576 hectáreas, con unas pérdidas que rondaban los 50.000 millones de pesetas, se deben, en opinión de Ricardo Vélez, jefe del Servicio de Defensa Contra Incendios de ICONA, tanto a una mejora de las condiciones climatológicas como a una mayor distribu- ción de los medios para extinguir los incendios. El año pasado- d i c e las zonas más afectadas fueron Cataluña, con 41.000 hectáreas arboladas quemadas y 28.000 desarboladas. En segundo lugar quedó la Co- que nuestro país es el que tiene munidad de Castilla y León y a una mayor cantidad de vegetación. continuación Galicia. De hecho, en En su opinión, los medios para comestas dos Comunidades autónomas batirlos son también muy desiguales. el número de incendios ascendió a Grecia sólo cuenta con diez aviones 1.334 y 2.452, y el número de hec- anfibios y Portugal, donde el porcentáreas destruidas a 48.046 y 32.086, taje de incendios es semejante al de Galicia, xuenta con unos medios respectivamente. bastante inferiores, con lo que se Ricardo Vélez explica que en to- hace obligatoria la actuación y colados los países mediterráneos tienen boración de nuestros medios técnicos este mismo problema. Portugal, el y humanos a la hora de atajarlos. sur de Francia, Italia, Yugoslavia, Negligencia e incivismo Grecia, Chipre, Israel, Libia, Líbano o Marruecos tienen un elevado porcen- Sin embargo, España hasta este taje de incendios. En California, que momento del año no ha sufrido mutiene unas características climáticas chos incendios, aunque nunca se semejantes a las nuestras, se produ- puede prever lo que vaya a suceder, jo el año pasado un incendio en el porque en estos momentos hay fueque ardieron más de cien mil hectá- go en unos pinares de Badajoz, en reas. También tenemos que señalar la región conocida como la Siberia los que se producen en Chile y Aus- extremeña, para lo que se han entralia, en los bosques de eucaliptos. viado tres aviones En los países tropicales se produce Para Ricardo Vélez el cuarenta la quema de las sabanas para pro- por ciento de los incendios han sido qi INCENDIOS FORESTALES PR O COMUNIDADES AUTÓNOMAS EN 1986 La práctica totalidad de los incendios que se producen son debidos a las manos del hombre Sólo en 1986 ardieron tantas hectáreas de bosques y montes como en el resto de Europa occidental rías. En cambio, en lugares como la sierra de Madrid el mayor porcentaje se debe a la actuación de los excursionistas, que hacen fuego para asar unas chuletas o hacer una paella y luego- no son capaces de controlar- lo. En este sentido recuerda que, concretamente el año pasado, hubo un incendio en las montañas de Montserrat que conmovió a toda Cataluña, y que una semana después dieciocho familias fueron denunciadas por hacer hogueras en el monte. Por lo general la gente confía excesivamente en sus capacidades para atajar el fuego y los campesinos realizan las quemas de rastrojos en los meses de julio y agosto, que es cuando más secos están los campos y existe más facilidad de que las llamas se extiendan. De la misma opinión es Antonio Figueruelo, para quien no existe una causa única, sino una suma de ellas, que terminan por crear un climax que provocan los incendios en las temporadas veraniegas. Esta suma de causas podrían resumirse en la sequía y en la suciedad de las zonas arboladas, en la pérdida del valor económico del bosque y la despoblación de los mismos. A esto hay que sumar la actividad de los excursionistas procedentes de las ciudades que ignoran la importancia del equilibrio ecológico, la suciedad de los arcenes y la abundancia de matorrales a las orillas de- las carreteras y caminos vecinales, que arden al entrar en contacto con cualquier colilla mal apagada arrojada desde BOSQUES El Prevenir y combatir eficazmente los objetivo que tiene prioridad indudat cálidos largos días del verano. Esp; temible marca de ser la nación euro reas forestales destruidas por incet vante de ser éstos provocados o i las veces. Estadísticamente se ded mismos, al menos. Y se acrecienta i esta época favorable para los incem bosques. Deben extremarse, por lo 1- y oportuno es llamar la atención s to de las cunetas, notoriamente desi el rigor legislativo en las sancior mantener a punto con dotación suf es responsabilidad que no necesita correspondientes. Entre otras razoi debe estar todo a punto. O volveí