Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 29- 6- 87 ABC A B C 47 CABA de celeque otras instituciones brarse en Marealizan, y únicamente drid, la semana en la actual legislación pasada, la Asamblea es posible ese increanual de Cajas de Ahomento, con el destino rro Confederadas. Para de parte de sus benefimuchos, una más, que cios, aquellos que no puede pasar sin excepPor José Joaquín SANCHO DRONDA hayan sido destinados cional relieve en la ya -i- al dividendo de las Calarga historia de la Los partidos políticos se están disputando su presencia en las Cajas de Ahorro, Confederación. Para dice en este artículo, especial para ABC, Diario de Economía el presidente mí, desde luego, dife- de la CECA. A este riesgo de politización- añade- se está oponiendo la reco- l nmem V desarrollo rente a las demás por- nocida profesionalidad de los hombres de las Cajas. Propone su transformación que ha sido la última en sociedades anónimas para solucionar la insuficiencia de fondos propios. San- d e s u s obras sociales. E que tendré ocasión de cho Oronda presidió esta semana, por última vez, la Asamblea de la CECA Problema, detectado en la Asamblea, celebrar como presidente, ya que la nueva lo advertimos. No se nos escuchó, o al me- como lo había sido antes por el conjunto de ley de Órganos de Gobierno de las Cajas de nos en la medida en que nosotros hubiéra- las Cajas Europeas, exige unos planteamienAhorro impone mi jubilación dentro de poco mos deseado, y las consecuencias están ahí. tos que pueden llegar incluso a modificar la tiempo al haber llegado al tope de edad en Pero también hay que decir con verdad legislación que les es propia a las Cajas e inactivo ai frente de una Caja de Ahorros. que la lentitud- nunca imputable cluso a alterar su naturaleza juríLa verdad es que ahora que me toca abana las Cajas de Ahorro- con que dica, porque si hoy hay ya una donar estas Cajas, para mí tan queridas, y en se está llevando a cabo el procepuerta- l a de las obligaciones las que he trabajado una larga época de mi so de renovación está amortisubordinadas- que hacen factivida, no está de más el considerar qué son guando los efectos de esa politible ese aumento, los condicionaesas Cajas y qué representan dentro del con- zación frente a la cual se está mientos establecidos por nuestra junto de la economía de nuestra patria. oponiendo la creciente y reconolegislación para las mismas puecida profesionalidad de unos diriHoy día nadie puede dudar- nadie dudaden resultar insuficientes ante el gentes que en sus decisiones del importante apoyo que esas Cajas suporeto de un necesario incremento nen para la economía española. El respaldo sólo se dejan llevar por estrictos de la cuenta de capital. De ahí- e n constante plebiscito- de más de cua- criterios de rentabilidad- social y que en la Asamblea se hiciera renta y cinco millones de clientes, con un im- económica- -de unas inversiones referencia a lo que otras Cajas porte total depositado en las Cajas de más que han tenido hasta el momende la Comunidad Europea han de once billones de pesetas, supone una to la gran virtud de haber conserealizado para solventar este fuerza lo suficientemente importante y signifi- guido que estas instituciones, tan problema y se citó, y fue ampliacativa en el mundo financiero, en el que re- queridas del pueblo español, mente debatido, el ejemplo de presentan aproximadamente el 40 por 100 de hayan salido indemnes y sin heJ. J. Sancho Dronda las Cajas de Ahorro británicas, la cuota de mercado, porcentaje que se ha ridas que demandaran auxilios Presidente de la Confe- que, en un país de tan arraigaido acrecentando año tras año en competen- externos, de la gran crisis que deración Española de das tradiciones, han sido capacia leal y abierta con otros intermediarios fi- ha salpicado, con evidente graCajas de Ahorro ces de romper con la historia de nancieros que han tenido que ir cediendo te- vedad y con descalabros que en muchos caciento setenta años para transformarse en rreno; es- decir, cuota de mercado, ante el sos están todavía por evaluar a otros sectoauténticas sociedades anónimas con la aporempuje y dinamismo de unas instituciones res del campo financiero. No es necesario citación de un capital, eminentemente popular, que, viejas en su mayoría, han sabido adap- tar ejemplos, que creo están en la mente de y con las cautelas necesarias. tarse a una modernidad en su operatoria, sin todos, y de los que, con profusión, también Y si para esto las Cajas ya cuentan, aparte perder su personalidad, lo que les hace estar recibimos noticias constantes. de los activos a los que antes me refería, con en vanguardia en ese permanente servicio al A mí me parece que no se ha valorado sula creciente profesionalidad, cada vez más pueblo español. ficientemente este hecho, bien significativo, y destacada y cada vez más eficaz de los homEvidentemente, esas Cajas que en poco que pone, por otro lado, bien en evidencia la bres que las dirigen y administran, no es nintiempo, tan sólo una década, han sido some- solidaridad de todas las Cajas de Ahorro esgún disparate el buscar la adaptación a nuetidas a dos profundas reformas, que no eran pañolas, que no sólo no han sufrido las pérdivas fórmulas por muy disparatadas que nos necesarias, puesto que funcionaban bien, se das, en algunos casos irreparables, de Banparezcan en un principio y por muy contrarias enfrentan en estos momentos con dos claros cos y Cajas Rurales, sino que de esa crisis que sean a las normas que habitualmente peligros o, si no se quiere utilizar este térmi- han salido más fortalecidas, más solventes y han regulado nuestras instituciones. El hecho no, con dos problemas: por un lado, la politi- con una mayor solidez. está ahí y los ejemplos citados de las Cajas zación; por otro, una eventual y futura insufide Ahorro británicas, como también los de Estas Cajas, cada vez más rentables, porciencia de sus fondos propios de no modifi- que de hecho, año tras año, venimos obserotras Cajas de nuestro continente, como las carse la actual forma de dotarlos. italianas y las holandesas, nos están obliganvando cómo tampoco se descuida esa rentado a ser realistas y a diseñar, con calma y reEl riesgo de la politización es evidente. No bilidad, se han encarado en la última Asamflexión, pero sin olvidar el hecho, a buscar el hace falta más que leer la Prensa diaria para, blea, con el reto europeo, al que no temen, procedimiento más eficaz para evitar que las por muy distraído que uno sea, observar en términos de estricta competencia- las CaCajas pierdan la competitividad, la eficacia y cómo los diferentes partidos políticos, sean jas de Ahorro españolas, como decía el docla solvencia que hoy tienen. Mi experiencia del signo que sean, se están disputando su tor Geiger, presidente del Grupo de Cajas de como presidente actual del Instituto Internapresencia e influencia en los órganos de go- la Comunidad, están en el pelotón de cabeza cional de Cajas de Ahorró me obliga a hacer bierno de las Cajas; es decir, en su asamblea de las europeas- pero para el que tienen estas reflexiones, y como yo abandono ahora general y posteriormente en su Consejo de que prepararse si desean seguir ocupando el mundo de las Cajas de Ahorro, otros venAdministración. Los recursos que han presen- ese puesto de privilegio que hoy detentan, drán que deban estudiar este problema, a los tado algunos partidos políticos contra la de- porque si hay proyectos de directivas comunique yo recomiendo que lo hagan sin perder signación que han hecho alg unos Ayunta- tarias, que establecen unos principios mínide vista que las Cajas somos algo muy espemientos, para la designación de sus repre- mos de solvencia y garantía, las Cajas de cial y tenemos una tradición y una esencia a sentantes en aquellos órganos, muestran Ahorro españolas, hoy por hoy, son, posiblela que no podemos ni queremos renunciar. bien a las claras que ese riesgo de la politiza- mente, las únicas instituciones del sistema fiDe ahí que todas esa voces que han surgido, ción no es un tópico que se emplee y utilice- nanciero español que se ven privadas de aumalinterpretando mis palabras, me parezcan mos para evitar o retrasar la democratización, mentar, con aportación externa, sus cuentas obstáculos ocasionales, observaciones dictasino más bien una realidad innegable que po- de capital. En otras palabras, al carecer las das por un determinado planteamiento polítidemos comprobar, como antes decía, con Cajas de Ahorro de accionistas no pueden co y, en suma, desconocimiento real del prosólo ojear nuestros periódicos. En su momen- demandar de éstos aportaciones a la cuenta blema que se nos puede presentar. to, cuando la ley tan sólo era un proyecto, ya de capital mediante la ampliación del mismo, A RIESGO DE POLITIZACIÓN Y DOTACIÓN DE CAPITAL, DOS PROBLEMAS DE LAS CAJAS DE