Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 27- 6- 87- SUCESOS ABCpág. 45 Hallan restos de heroína enla cisterna del accidente de Somosierra Sigue el misterio de la desaparición del pequeño Juan Pedro Madrid. S. S. y Agencias Restos de heroína han sido encontrados en uno de los compartimentos de la cisterna siniestrada hace un año en el Puerto de Somosierra, accidente en el que presuntamente desapareció el niño murciano Juan Pedro Martínez Gómez, según han informado fuentes próximas a la investigación. Este hallazgo de droga en la cisterna que transportaba ácido sulfúrico es consecuencia de una diligencia ordenada por la juez de Instrucción. los familiares y amigos para determinar el paEl resultado de esta investigación fue avanradero del pequeño, sin resultados satisfactozado anteayer por teléfono, por un sargento rios. de la Benemérita, a la magistrada María DoPasquines con la foto de Juan Pedro han lores Ruiz Ramos, del Juzgado de Colmenar inundado establecimientos de carreteras de Viejo. Dos familiares del niño desparecido se todas las regiones españolas, Ayuntamientos, entrevistaron ayer mismo con la juez, para lo colegios y oficinas de correos, en un intento cual tuvieron que trasladarse desde Murcia a de dar a conocer el rostro del niño, sin que dicha localidad madrileña. Como se sabe, los tampoco este esfuerzo haya dado fruto algufamiliares del niño Juan Pedro Martínez Góno. mez no han perdido la esperanza de enconEn este sentido, ABC ha podido saber que trarle vivo. un profesor de una autoescuela de Madrid se Según ha podido saber ABC, la heroína espuso en contacto con la famila de Juan Pedro taba oculta, al parecer, en un doble fondo fahace apenas unas semanas, con el fin de cobricado dentro de la cisterna. Se cree que por municar que tenía prácticamente la absoluta efecto del accidente, el escondrijo quedó certeza de que el niño había pasado por el abierto y el ácido destruyó casi por completo establecimiento donde él trabaja, en una cénla mercancía. Los investigadores de la Benetrica calle de nuestra ciudad. mérita se trasladaron al cementerio de automóviles de Cartagena, donde fue trasladada Un lazarillo la cisterna tras el siniestro, y recogieron diAl parecer, una tarde del pasado mes de versas muestras que fueron remitidas a los mayo penetraron en la autoescuela una mujer laboratorios de técnica policial del Cuerpo. Allí, los análisis dieron como resultado la pre- ciega, de nacionalidad iraní, acompañada de un niño de unos diez u once años, que le sencia de indicios de heroína. servía de lazarillo. La mujer solicitó que le La Guardia Civil de la zona en la que se produjo el accidente realiza durante los últi- fuera indicada la dirección de la Embajada de mos días diversas investigaciones en torno al Estados Unidos, a lo que el empleado de la caso. La hipótesis de la existencia de una red autoescuela contestó que si eran iraníes pode tipo mafioso que pudiese explicar de algu- dría facilitarles las señas de la embajada de na forma la desparición es una de las mu- su país. Me contestó que eran refugiados y chas que los investigadores han tenido en sólo llevaban seis meses en España, y, a lo cuenta a la hora de enfrentarse a la resolu- largo de la conversación, me dijo que comían ción del misterio. En este sentido conviene casi a diario en un centro de la Cruz Roja, ahora recordar que hace algún tiempo la del que dijo la dirección. En un momento Guardia Civil confiscó un cargamento de dro- dado, el pequeño me pidió agua para beber. ga, concretamente hachís, en el interior de un ¡Cuál fue mi sorpresa al oír que el niño ha trailer internacional cargado con pieles y blaba perfectamente el castellano con algún que actualmente se sospecha que gran parte acento andaluz! A la pregunta de cómo era de este tráfico entre Galicia y Europa se lleva posible que el niño, llevando sólo seis meses presuntamente a cabo a través de vehículos TIR en los que, en ocasiones, los conductores desconocen la naturaleza real de su cargamento. Y en este mismo sentido, se sabe que la cisterna no era propiedad del matrimonio que pereció en el accidente de SomosiePremia de Mar (Barcelona) Efe rra. El cadáver de María Gómez Ruiz, de sesenta El matrimonio Martínez Gómez y su hijo y ocho años, fue hallado ayer en su domicilio viajaban en el camión cisterna que transpor- de Premia de Mar, en Barcelona, con dos cutaba ácido sulfúrico. Tras el accidente, regis- chillos de grandes dimensiones clavados en trado en las primeras horas del 25 de junio el pecho y en una pierna. de 1986, la Guardia Civil encontró los cadáLa víctima, que vivía en el número 28 de la veres de Andrés Martínez Navarro y Carmen calle de Ramón Llull, fue descubierta sobre Gómez Legaz, padres del pequeño, que en- las nueve de la mañana por una amiga que tonces tenía nueve años. iba a visitarla, tendida en el suelo del comeMaría García Alcaraz, familiar del pequeño, dor, en un gran charco de sangre, y con todo dijo a Efe: Nosotros confiamos en que al- el cuerpo cubierto de cortes, especialmente guien tenga a Juan Pedro. Por ello pedimos en las piernas. que lo dejen, que lo estamos esperando Sin Según fuentes policiales, la víctima debió embargo, no se encontró rastro alguno del franquear la entrada de la vivienda al presunniño entre los hierros retorcidos del camión, to asesino, ya que no se han encontrado indiDesde aquella fecha se han efectuado nu- cios de que puertas o ventanas hayan sido merosas gestiones judiciales, policiales y de forzadas. Un profesor de autoescuela cree haber visto al niño en compañía de una iraní ciega en España, pronunciara tan correctamente nuestro idioma, la mujer, al parecer, cambió bruscamente de conversación. Al cabo de algunos días, el profesor de autoescuela, como muchos otros españoles, se encontraba plácidamente en su domicilio frente al televisor cuando en un programa se emitió un reportaje sobre el misterioso accidente. No dudé un momento en reconocer al pequeño; el que mostraban las imágenes era el mismo que me había dejado tan preocupado hacía tan sólo unos días... En seguida, las piezas del rompecabezas fueron ajustándose en la cabeza del profesor. Aquella historia de una mujer ciega, de avanzada edad, acompañada de un lazarillo, que parecía estar ido que en su momento había dado lugar a no poco escepticismo por parte de nuestro hombre, cobraba sentido a medida que el reportaje de la televisión desmenuzaba un relato hasta entonces desconocido para el hombre... Se decía que en el lugar del accidente paró una furgoneta de la que se apearon un hombre y una mujer, quedándose en el interior del vehículo otra mujer, al parecer, mayor. Comprendí que aquella señora que no se bajó de la furgoneta bien podría ser la ciega que entró en la autoescuela, que precisamente por carecer de visión se quedó en el coche. La misma noche del sábado- continúame puse en contacto con el 091 para notificar lo ocurrido, lo que habían visto mis ojos... Me tomaron declaración y aesguraron que me llamarían. Desde entonces, el tema me obsesionó y, en vista de que la Policía se retrasaba en telefonearme, decidí investigar por mi propia cuenta. Conseguí comunicarme con la familia de Juan Pedro. La pista más importante que teníamos: el comedor de refugiados de la Cruz Roja, en el que la mujer iraní me aseguró que comían tanto ella como el niño. Al conocer mi historia, un tío del pequeño me dijo que el mismo lunes viajaría a Madrid. La idea era la de apostarnos a la puerta del comedor, a la espera de que se presentaran... Sin embargo, la familia del pequeño no acudió a la llamada. Me extrañó mucho que la persona que dos. días antes había mostrado tanto interés en mi relato, me dijera después que dudaba que le dieran días de permiso en el trabajo... Me dio una serie de excusas y, al final, no ha aparecido por aquí. El profesor de autoescuela prosiguió por su cuenta y riesgo las investigaciones durante algunos días más. Pero- dice desolado- ya me rindo, porque no puedo pasarme la vida en la búsqueda del niño, sin que ni siquiera sus propios familiares crean mi relato... La hipótesis sobre la desintegración de Juan Pedro por efecto del ácido, apuntada por el equipo de periodistas del programa de televisión, también es rechazada con rotundidad por los familiares. Según éstos, Juan Pedro pudo haber dejado el camión antes del accidente. Agregó María García que las paradas efectuadas antes del accidente por el camión, que quedaron reflejadas en el tacómetro del vehículo, no fueron normales. Y en una de ellas les pudieron quitar el niño Hallan el cuerpo de una mujer con dos cuchillos clavados