Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 24- 6- 87 TRIBUNA ABIERTA ABC, pág. 59 ATEO José Buenaventura Orfila nace en Manon el 24 de abril de 1787. Reina en España Carlos III, y Menorca no hace mucho que ha sido recuperada de los ingleses. La casa natal de Orfila, que todavía se conserva, es una casa con ventanas de guillotina, típicamente inglesa, que podría ser un cottage del Sussex más que una mansión mediterránea. Su madre, nacida Rotger, de origen inglés, da un carácter anglosajón a este joven balear. Pero su padre, Antonio Orfila, comerciante y armador acomodado, es de una recia estirpe española. Los Orfila, procedentes del Rosellón medieval y catalán, llegaron allí con Jaime el Conquistador. Nuestro héroe está inicialmente destinado por su padre a ser un marino y un comerciante. Para ello trata de que aprenda idiomas. Allí mismo, un sacerdote de su ciudad le enseña tan bien el latín que a los once años es capaz de defender en público una tesis latina. Un cura francés, escapado del terror, le enseña la que luego habrá de ser su lengua principal. Otro sacerdote, un irlandés, perfecciona su inglés, ya aprendido en la casa paterna, y, finalmente, un maestro alemán le enseña la lengua de Goethe. A los doce años, Mateo es ya un políglota. Pero además está particularmente bien dotado para la música. Todavía en Manon, compone una Misa y más tarde, en Barcelona y en París, llegará a cantar tan bien que en años de penuria piensa como solución dedicarse a la ópera. Pero su padre, alarmado por estas fantasías, le manda en uno de sus barcos a cargar trigo en Alejandría. A la ida todo va bien, pero a la vuelta, después de estar a punto de naufragar en una tormenta, es apresado por unos piratas argelinos y de milagro salva su vida. A su vuelta a Mahón su decisión está tomada: no será comerciante ni marino, se hará químico y médico. Y allá va en 1804 a estudiar a Valencia. La química nueva, la de Lavoisier, le fascina tanto que llama la atención del Santo Oficio y el inquisidor mayor de Valencia le llama a su despacho. Con gran sorpresa, Orfila se encuentra con un viejecito amable que le hace mil preguntas sobre las teorías químicas modernas y a continuación le pasa a su biblioteca, donde le muestra una edición de la Enciclopedia y las obras completas de Voltaire. M MATEO ORFILA (1787- 1853) BUP- COU Todas las optativas TURNOS: MAÑANA O TARDE ABIERTA MATRICULA 1987- 88 LICEO ESCOLAR CENTRO HOMOLOGADO BOE 11- 1- 79) C José Picón, 7 Metro Diego de León Tete. 255 55 77 y 246 72 32 ¿QUIERE VENDER SU COCHE Utilice las páginas de Anuncios por palabras de A B C Tampoco fue la España de Femando Vil la que lo rechazó, todo lo contrario. Fueron los propios claustros uniPor José BOTELLA LLUSSIÁ versitarios los que no Habría que cambiar muchos tópicos en la le dejaron trabajar a su gusto, como tantas mente de extranjeros y de españoles sobre el veces ha ocurrido. Santo Oficio durante la Ilustración. Pero en Otra vez en París, se casa en 1815 con Valencia no encuentra buenos maestros y de Ana Gabriela Lesueur y entra en el círculo allí se va en 1805 a Barcelona, donde la gran absolutista de Luis XVIII, llegando a ser médiescuela de Medicina y Cirugía fundada años co de cámara, profesor de la Facultad y deantes por Gimbernat está en cano durante muchos años, ya todo su apogeo. Y allí recibe el en el reinado de Luis- Felipe. Su título de licenciado y una beca obra como fundador de la Toxide estudios para ampliar conocicología y de la moderna Medicimientos en París. La bolsa se la na Forense es bien conocida. da, curiosamente, la Junta de Sus tratados de Medicina Legal Comercio de Barcelona. Habría y de Toxicología han servido de que escribir mucho sobre estas texto a generaciones y generasociedades de fines del XVIII, ciones dentro y fuera de Francia. como la Real Sociedad VasconDemostró por primera vez ante gada de Amigos del País, que los Tribunales un envenenamientanto hicieron por la cultura. Esta to por arsénico, en un caso céleJunta de Comercio catalana fue bre, el caso Lafarge, que ha heen los últimos años del seteciencho historia en la Medicina y en tos y los primeros del ochocienla Justicia. Pero lo que muy potos algo así como un embrión de cos fuera de Francia conocen la Junta de Ampliación de Estufue su admirable labor de dieciodios. cho años como decano de la FaJosé Botella Llusiá cultad de Medicina, introducienOrfila llega a París en julio de Catedrático 1807. Vauquelin, seguidor de Lado la enseñanza a la cabecera voisier, le toma entre sus discípulos para ha- del enfermo, creando un museo anatómico cer un doctorado en Química; pero el estalli- que aún existe y un plan de estudios que ha do de la Guerra de la Independencia, en pasado a la posteridad como ejemplar. Se mayo siguiente, le deja sin recursos y, por si puede afirmar- y hoy día en Francia, así se fuera poco, es detenido. Su maestro lo liberta reconcoce- que el plan de estudios de Medien seguida, pero su situación es muy preca- cina de Orfila, no sólo fue magnífico, sino que ria. Mil francos que le quedan se los tima un gracias a él fueron posibles Claudio Bernard amigo desaprensivo y allí tenemos a nuestro y Pasteur, aunque éste no era médico; Diefuturo sabio deambulando por la columnata laufoy, Dupuytren, Pean, Charcot y tantos del Palais Royal sin un franco en la faltrique- otros. Toda la gloria de la Medicina francesa ra. Para ganarse la vida decide dar clases de la segunda mitad del siglo pasado es fruto particulares de Química y consigue cuarenta en gran parte de la acertada planificación de alumnos a 40 francos cada uno, que le pro- los estudios hecha por este español; que muporcionan mi. l seiscientos francos, que enton- chos españoles no conocen. ces no eran una cantidad despreciable. Estas ¿Español? Sí, como españoles son tamclases de cuarenta o cincuenta alumnos se convierten en verdaderas conferencias que bién Picasso o Balenciaga. Porque el destino da Orfila, con apenas veintidós años, a un de muchos compatriotas nuestros ha sido el público selecto. Su fama empieza ya a exten- de realizarse plenamente en la ciudad de San derse. En 1811 con su tesis Sur l ictére se Luis. Pero también por su madre inglesa, sus doctora por la Sorbona con la máxima califi- profesores franceses y alemanes, y sus muchas lenguas bien habladas, Mateo José cación. Buenaventura Orfila, que ahora hace doscienEmpieza a partir de aquí la ascensión me- tos años que nació en la bella Menorca, es teórica de Orfila. Por su primer tratado de un hombre- avant la lettre- del Mercado Toxicología, escrito en 1813, le abonan los Común: un europeo. derechos de autor antes de empezar a escribirlo, tal es la expectación que suscita, y al año siguiente es encargado del curso de Química Médica en la Facultad de Medicina de IMPORTANTE GRUPO INMOBILIARIO París. precisa La España de Fernando Vil no es tan cerrada como se nos ha contado. Habiendo muerto el gran químico francés Proust, anteSe exige: cesor de Marcel, el gran escritor- que ense- -Mínimo cuatro años de experiencia en obra. ñaba química en Madrid contratado desde- -Capacidad de gestión. tiempos de Carlos IV- -Ceballos escribe a Se ofrece: -Puesto de responsabilidad en equipo técninuestro hombre proponiéndole venir a enseco de grupo inmobiliario. -Condiciones a convenir. ñar aquí. Pero Orfila quiere no sólo enseñar, Interesados enviar curriculum vitae a IBÉRICA sino reformar la enseñanza de Ja Medicina, DÉ INVERSIONES, S. A. Amado N rvo, 7. 28007 Madrid. Referencia 500 que fue el sueño de toda su vida y que al fin realizó en Francia. Hace uno o dos viajes a España y encuentra tales dificultades, no del REPABAD Gobierno, sino de los claustros, que se vuelve desilusionado a Francia. Orfila no es, por RESTAURACIÓN Y ESMALTACION DE BAÑERAS tanto, corrió se ha dicho, un afrancesado. A domicilio. Trabajos garantizados. 467 39 34 APAREJADOR