Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 A B C CIENCIA Y FUTURO MIÉRCOLES 24- 6- 87 Power- Tower opción principal para la En los últimos años, y según el desarrollo de la ingeniería espacial, va haciendo más factible la instalación en el cosmos de una estación espacial permanente. Se han ido diseñando distintos prototipos de ésta dentro de una concepción general: el diseño tendrá que ser evolutivo, con capacidad para crecer y cambiar con el tiempo al aumentar sus prestaciones que, básicamente, serán: centro de investigaciones científicas permanente en condiciones de gravedad cero, observatorio astronómico y terrestre, base para construir sofisticadas naves destinadas a explorar el espacio profundo y taller de reparación de satélites. La futura estación espacial permanente norteamericana estaráoperativa en 1993- 94 y para ello desde 1985 la NASA tiene formalizados 412 contratos por un valor global de 185 millones de dólares para comprobar el estado actual de nuestra tecnología punta con vistas a desarrollar los campos menos avanzados y necesarios para instalar el complejo orbital. La siguiente fase, la de diseño, se ha dividido en cuatro áreas y asignadas a distintas compañías, con un presupuesto de 130 millones de dólares. Del sistema de energía de la estación se ocupan Rocket- Dyné y TRW, de la propia estructura de ésta se encargan las compañías McDonnell Douglas y Rockwell International, los laboratorios y módulos de vivienda y logísticos serán desarrollados por Boeing y Martín Marietta y, por último, la tecnología para el servicio de los satélites y otras plataformas espaciales desde la estación correrá a cargo de General Electric y RCA. Los estudios se terminarán en 1987 y los equipos contratistas se seleccionarán para comenzar el diseño y construcción de los componentes de la estación, cuyo presupuesto total será de unos ocho millones de dólares (1,5 billones de pesetas) En 1985 se aprobó una inversión de 155,5 millones de dólares y en 1986 de 230 (recortados desde los 280 iniciales) A comienzos de 1984 ya se habían evaluado muchos tipos de estaciones espaciales, estudiándose a fondo todas sus virtudes y defectos, quedando finalmente tres modelos como los más idóneos. La primera era una concepción plana de la estación, una estructura de 840 metros de longitud provista de cuatro enormes paneles solares situados en sus extremos. Los módulos habitacionales presurizados y los laboratorios se ubicarán en la zona central de la plataforma. El diseño Delta tenía la forma de un prisma triangular con tres de sus caras orientadas hacia la Tierra y la cuarta, a modo de un tejado recubierto por paneles solares, orientada hacia el sol para proporcionar energía eléctrica a la estación. Pero el que es el diseño básico de la NASA es el conocido como Power- Tower. Utilizar una gran viga que le sirve de estabilizador y que ya había sido diseñada en estaciones anteriores, como la denominada Gran T La viga tiene 112 metros de longitud y está compuesta por grafito epoxy Strongback De ella cuelgan todos los componentes de la basé y tiene dos grandes ventajas: una amplia zona de anclaje de los transbordadores, que realizarán, como mínimo, seis vuelos para llevar los componentes primarios a la órbita, donde ya habrá una estructura con una masa inicial de unas 50 toneladas (la estación funcionará plenamente a los dos años del comienzo de su ensamblaje por los transbordadores) y su más fácil estabilización a una distancia de 250 millas de la Tierra, mientras los observatorios astronómicos irían en el otro: También los Power- Tower han sufrido remodelaciones, la NASA no estaba satisfecha y pidió que se pusieran todos los componentes de la base juntos de nuevo para colocar más salas en los módulos dedicadas a instrumentación científica, facilitar la entrada y salida de satélites y mejorar la microgravedad ambiental porque, aunque la estación espacial solamente tendrá una millonésima parte de la gravedad que tendría en la Tierra, los cambios en el equipo pueden mejorar el resultado de los extremadamente sensibles instrumentos a bordo. Como consecuencia, la estructura sería una dual- keel doble quilla en forma de caja, con los módulos en el La planta energética de la estación podría ser híbrida, de paneles solaresturbina de gas. Un supercomputador de 32 megabits controlará todas las funciones de la estación espacial donde aún existirán flecos de atmósfera terrestre. En esta ocasión, y para corregir el gran error del Skylab que no pudo impedir su salida de la órbita geoestacionaria y se precipitó sobre el planeta, la Power- Tower tendrá su propio sistema propulsor de gas licuado para corregir su altitud y gracias a su perfil relativamente plano ofrecerá la mínima resistencia y, por lo tanto, reducirá el peso en carburante del propulsor. A causa de su longitud y ángulo inclinado, la Power- Tower se aprovecha de la gravedad terrestre para. estabilizar su altura (gradiente gravitatorio estabilizador) Tiene su masa distribuida a lo largo de la línea de la viga y se estabiliza por medio de su cara terminal apuntada hacia la superficie terrestre, alineándose perpendicularmente a ésta. Es, por lo tanto, más estable que las configuraciones plana y delta. Los sensores para observar la Tierra se situarían en ese extremo centro y con muchas más habitaciones disponibles. cos que concentran la radiación y hacen hervir un fluido que al llegar a la turbina genera electricidad. El sistema es similar al utilizado en las plantas energéticas terrestres, pero será más eficiente al utilizar un gar inerte, como el argón o el helio. Su eficiencia se puede incrementar empleando el equivalente a un pequeño telescopio reflectante para cada célula solar, que concentra sobre ella la radiación. La mayor ventaja de las células fotovoltaicas es que su tecnología está actualmente bien desarrollada, pero, por contra, sus inconvenientes son su poca eficiencia y la necesidad de un abultado sistema de almacenamiento de energía. En cuanto al sistema solardinámico, la tecnología está comenzando a desarrollarse y ninguno de sus tipos han sido empleado todavía en el espacio. La solución ideal podría ser un sistema híbrido que reduciría el número de paneles solares de cuatro a dos e incluiría dos SDPS (Solar Dynamic Power System) con alternador de gas en los extremos de la estación. La estación funcionará con corriente alterna de 400 ciclos en lugar de la tradicional corriente continua. Estación automática La estación será muy compleja y altamente automatizada con ordenadores de 16 megabits (250 veces más que los kilobits de los transbordadores en sus primeros vuelos) llegándose con el tiempo a un supercomputador de 32 megabits. Las pantallas de ordenador proporcionarán, con sólo tocarla con el dedo, un esquema completo del sistema de soporte vital o mostrar una válvula indicando si está abierta o cerrada. También se utilizarán sistemas activados por la voz y de inteligencia artificial. El Johnson Space Center, en Houston, además de desarrollar el sistema informático de la estación, trabaja con McDonnell Douglas y Rockwell International en la superestructura y en la integración de sus componentes. Aún no se está seguro si éstos serán llevados montados en la bodega del transbordador para colocarlos en órbita o llevarlos en secciones y montarlos allí los astronautas empleando la unidad de maniobra MMV (Manned Maneveuring Units) EIMarshall Space Flight Center, en Huntsville (Alabama) está desarrollando con Martín Marietta Denver Aerospace los módulos comunes, cinco o más cilindros conté- Alternativa solar La futura estación permanente en el espacio necesita un mínimo de 75 kilovatios, por lo que necesitará un generador más grande que los actuales (es cinco veces más energía que la de los primeros transbordadores espaciales) Como la demanda se cuadruplicará con el crecimiento de la estación, el sistema generador tendrá que ser ampliable. Estos sistemas de producción, distribución y almacenamiento de energía eléctrica están siendo estudiados por el Lewis Research Center de la NASA, en Cleveland, con la colaboración de TRW y Rocketdyne (división de Rockwell) presentándose dos posibles opciones: por una parte, los paneles fotovoltaicos de arseniuro de galio, que transforman directamente la energía solar en eléctrica, y por otra, sistemas de dinámica solar espejos parabóli-