Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 24- 6- 87 INTERNACIONAL ABC 31 Expectación enUSA sobre la próxima declaración del teniente coronel North Indicios de utilización particular de fondos del Irán- contra Nueva York. J. M. C. Ayer se reanudaron los hearing sobre el asunto Irán- contra, con la declaración del agente de la CÍA Glenn Robinette, que debe abrir camino a los testigos mayores: Poindexter y North. En esta segunda etapa, las visitas se centrarán en la venta de armas a Irán, como en la primera se centraron en el desvío del dinero hacia los contra. Esperemos que haya más suerte, pues seguimos sabiendo más o menos lo que sabíamos. Robinette informó sobre la instalación de una puerta de seguridad en la casa de North. ¿Es éste un detalle bastante importante como para hacer perder el tiempo a dos docenas de congresistas y senadores? Ellos piensan que sí, pues más que la puerta, les interesaba saber si North la había pagado. Y no lo había hecho, pagándose con dinero sacado de las famosas cuentas en Suiza. Lo que se quería demostrar con ello era que North, como otras figuras del escándalo, se han beneficiado materialmente del asunto. Algo que puede manchar su imagen de marine patriótico que intenta proyectar. Claro que el mismo teniente coronel ya había manchado esa imagen al resistirse a declarar, como viene haciendo. Antes de que lo. haga, si lo hace, el comité se centra en desenredar el ovillo de los suministros de armas a Irán. Tratará de poner en claro de quién fue la idea, cuáles eran los objetivos y cómo se hizo. Funcionarios de la CÍA, Pentágono y Departamento de Estado explicarán cómo se montó un artilugio para despacharse armas a través de Israel, haciéndolas pasar por material de prospección petrolífero cuando todos sabían lo que eran. Intentarán también aclarar cómo se realizaron los pagos, a través de compañías privadas y cuentas abiertas en Suiza, así como quien se ha aprovechado de ello. O sea, que hay tela abundante para cortar. Lo más importante, sin embargo, es lo que se está cociendo tras los bastidores: la declaración de North. Pues por un momento pareció que no lo iba a hacer. El teniente coronel puso una serie de condiciones, invocando su derecho a no autoincriminarse, que empezaban por su negativa a declarar previamente en sesiones a puerta cerrada con los abogados del comité y terminaban limitando sus apariciones en sesiones públicas. Lo hacía con criterios estratégicos: si el comité sabe qué va a decir, puede enfocar sus preguntas hacia aquellos puntos que considere más comprometidos. Mientras que si tiene que empezar de cero, puede dar vueltas y más vueltas sin dar con lo fundamental. Por un momento, como digo, pareció que North estaba dispuesto a que se le condenase por desacato al Congreso antes que declarar en las condiciones de éste. Pero el comité se ha dado cuenta de. que puede tal vez enviar al teniente coronel a la cárcel, pero se queda sin saber la verdad, que es lo que realmente interesa, por lo que se está buscando un compromiso, y al parecer se ha encontrado: sería éste que las preguntas que se le hicieran en las sesiones privadas se limitarían a los aspectos fundamentales del caso y que se limitaría su aparición en sesiones públicas a cuatro días. Advertimos, sin errjt bargo, que tiene aún que confirmarse este acuerdo. Lo que es seguro es que si North no declara, nos quedaremos sin saber la médula del asunto: ¿qué papel interpretó el presidente, si alguno, tanto en la venta de armas a Irán como en el desvío del dinero hacia lo contra? Aunque los indicios que hay hasta ahora son de que, incluso aunque declare, el presidente El Comité podría enviar al teniente coronel Oliver North a no se verá envuelto en ninguna acción delictiva. Pero esto hay que verlo. Por otra parte, y según anuncia la agencia Afp desde Moscú, el cuerpo de marines norteamericanos acusó ayer formalmente de falsos testimonios y perjurio a uno de sus miembros en su momento destacado en Moscú que había sido largamente interrogado con motivo del asunto de espionaje de la Embajada USA en la capital soviética. El cabo Robert Williams, de veintidós años, que estuvo de guardia en la Embajada en Moscú entre marzo, acusó de espionaje a dos de sus compañeros. Persisten aún las dudas sobre si el teniente coronel Oliver North prestará declaración ante el comité especial que investiga el escándalo London- París- New York THE MOST DISTINGUISHED TOBACCO HOUSE IN THE WORLD