Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 24- 6- 87- INTERNACIONAL pág. 29 Nuevas manifestaciones masivas en Corea del Sur El enviado USA intenta apaciguar los ánimos Seúl. Afp, Ap, Dpa, Efe, Reuter Miles de estudiantes volvieron a protagonizar manifestaciones multitudinarias en la Universidad de Yonsei de Seúl para exigir el final de la dictadura militar del presidente Chun Doo Hwan y una reforma constitucional. Para hoy está previsto que el presidente Chun se entreviste con el líder de la oposición Kim Young Sam. El problema es si le oirán, dado lo calientes que se han puesto las cosas en Corea del Sur, con unos estudiantes cada vez más impacientes, unos militares cada vez más inquietos y unos políticos cada vez más nerviosos. Hay, de todas formas, posibilidades de que le escuchen, por una razón muy simple: porque todos ellos necesitan de los Estados Unidos. El presidente Chun, para mantener su régimen. Los militares, para mantener sus armas. Y la oposición, para imponerse a los otros dos, hoy más fuertes, por lo menos en capacidad destructiva. Pero las situaciones revolucionarias son impredecibles, y la de Corea del Sur es una de ellas. La Administración Reagan trata de encauzarla hacia vías pacíficas y legales, dándose cuenta de que ha llegado allí la hora de la democratización. Aunque no hará lo que en Filipinas, esto es, forzar la salida de Chun. Dimisión irrevocable del Gobierno peruano en pleno La política económica, origen de la crisis Lima. Justo Chávez Mientras el palacio presidencial evitaba hacer cualquier comentario al respecto, ayer se conoció la renuncia en pleno, y de manera irrevocable, del Gabinete de Alan García. La crisis comenzó con la dimisión del primer ministro y titular de Economía, Luis Alva Castro, producto de sus desavenencias con el presidente. Algunos medios oficiales apuntaron ayer la hipótesis de que tras la decisión del superminístro de Economía se esconde el propósito de Alva Castro de presentar su candidatura en las próximas elecciones presidenciales de 1990. Si bien no es descartable esta intención, no parece ser éste el origen de la crisis, sino más bien las profundas diferencias, enconadas en las últimas semanas, entre el primer ministro y el presidente García sobre el modo de dirigir la doliente economía peruana. En un intento de restar dramatismo a la renuncia de Alva Castro, y a la consiguiente de todo su Gabinete, el canciller de la República, Alan Wagner, señaló ayer al dar a conocer la noticia que no se trata de una crisis ya que está previsto que la dimisión del primer ministro vaya acompañada de la de todos los miembros del Gabinete nombrados por él. En estos momentos todos los cargos se encuentran a Chun Doo Hwan Unos seis mil policías se apostaron en la entrada del recinto universitario dispuestos a intervenir. A pesar de que varias de las veinte universidades de Seúl están cerradas por orden gubernamental y en todas comenzaron ya las vacaciones, miles de estudiantes acudieron a las Facultades para expresar su protesta. Ayer también y según informa nuestro corresponsal en Nueva York, José María Carrascal, el secretario de Estado adjunto norteamericano Gastión Sigur llegó a Seúl con una misión tan importante como delicada: conseguir que aquellos disturbios no se conviertan en contienda civil. Al presidente Chun va a decirle que tiene que reanudar el diálogo con la oposición, no sólo para acabar con los presentes disturbios, sino también para conseguir las reformas constitucionales que aquella pide, a fin de hacer la asamblea más representativa, y el país, más democrático. A los líderes militares va a decirles que si jugueteaban con la idea de dar un golpe, que se olviden de ella, pues los Estados Unidos no les apoyarán, con todo lo que eso significa para ellos. Por último, a los líderes de la oposición va a decirles que la democracia debe venir por sus pasos, y no con disturbios callejeros, que sólo conducen a la anarquía o a la tiranía. En una palabra: va a pedir paciencia. Alan García disposición del presidente de la República, Alan García. La renuncia de Alva Castro se venía anunciando desde hace días, aunque hasta ayer él mismo de negaba a tratar el asunto. Sólo renuncio a hablar de la renuncia había dicho en broma al ser insistentemente preguntado sobre el particular. Pero después de reunirse con los miembros del Gabinete en el Ministerio de Economía, el primer ministro decidió ayer presentar ya formal e irrevocablemente su dimisión en el palacio presidencial. Alan García, que se preparaba ayer para salir en viaje oficial a Tacna, afronta así su primera crisis ministerial desde su entrada en funciones en julio de 1985. Y es presumible su estado de ánimo en estos momentos, después de sus duras declaraciones en los últimos días. En el APRA- había dicho- no hay renuncias y cualquier paso atrás es una traición. Nadie puede hacer de su situación personal- había añadido el presidente- o de la. situación momentánea que ocupa un instrumento de su propio camino. Estas declaraciones de Alan García, que de algún modo abonaban la hipótesis de que Alva Castro renuncia para labrar su propio camino político, no hacen del todo justicia con la realidad de las fricciones en tomo a la crítica política económica. Encuentro Shultz- Shevardnadze a mediados de julio en Washington Paso previo a la cumbre Reagan- Gorbachov Nueva York. José María Carrascal El secretario de Estado norteamericano, Shultz, y el ministro de Exteriores soviético, Shevardnadze, se entrevistarán en Washington a mediados del mes próximo, dentro de la serie que vienen desarrollando para despejar las diferencias entre las superpotencias. -El último objetivo de ellos es apalabrar una cumbre ReaganGorbachov en Washington el próximo otoño. Gorbachov ha dicho que sin llegarse a un acuerdo en desarme, no habrá cumbre y aunque hay ya acuerdo en lo fundamental- eliminar de Europa los cohetes de alcance medio- quedan por resolver una serie de detalles. El primero es el de las verificaciones, que los norteamericanos quieren mucho más estrictas que los rusos. Está luego el de los cien misiles intermedios, que en principio ambas superpotencias habían decidido mantener aunque en otro continente, pero que los europeos insisten en que se desmantelen también. Están los setenta y dos Pershing- 1, que los alemanes occidentales quieren conservar y no gusta nada a Moscú. Está la cohetería de corto alcance, que tampoco se sabe qué hacer con ella. Y están, por último, pero en modo alguno menos importante, el desacuerdo en armas espaciales. Muchos obstáculos son ésos, aunque la impresión general es que a la postre habrá encuentro Reagan- Gorbachov porque les interesa a ambos. Pero nadie está dispuesto a apostar demasiado dinero.