Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 24- 6- 87- OPINION -ABC, pógI 5 ARÍA mal la clase política española en su conjunto, -el Gobierno y la Oposición- -en considerar como simple accidente técnico los errores que ha padecido el censo electoral durante las últimas consultas, que no son por otro lado más que la p r o l o n g a c i ó n de inexactitudes jamás corregidas. Es necesario plantearse a escala nacional la necesidad de remediar este pecado original de la pureza democrática, que consiste en el empleo de un censo falso, donde según confesiones de los altos responsables, cerca de doscientas mil inscripciones fueron duplicadas, y fueron incontables las ausencias de ciudadanos con derecho a voto. Que en el remolino de tanta confusión estadística, determinados alcaldes y algunos interventores de mesa hayan podido deslizar en la urna votos ilegítimos resulta penoso, pero mucho más grave parece que la sociedad española en su totalidad no ponga urgente remedio a la presente confusión estadística. La transparencia democrática resulta incompatible con un censo trucado, aunque sólo lo haya sido por negligencia y mala organización. Pero ha quedado clara la voluntad de solucionar los errores: ni los plazos para la corrección de las listas han sido suficientes, ni los puntos de consulta cómodos para el ciudadano, ni las informaciones claras, repetidas y adaptadas a la realidad. Todo esto es la pura evidencia, según los dudosos resultados de las listas preparadas para cumplir la última cita entre el pueblo y las urnas, que reclama como urgente prioridad política un cambio radical en los sistemas aplicados hasta ahora, cuya repercusión en un sistema electoral de distribución proporcional de escaños provoca impactos extremadamente graves. Pero encima de este necesario reajuste instrumental de los procedimientos mecánicos, existe algo mucho más importante capaz de influir no ya en la necesaria limpieza que el juego democrático reclama para ser compartido confiadamente por el pueblo, sino en los propios resultados de la consulta, amenazados de falsifi- H PROBLEMAS DEL CENSO cación si 100.000 votos dobles e incontables faltas de inscripción se sustraen de las urnas de manera fraudulenta. Estas cifras resultan insoportables cuando recordamos que en 1986 un diputado en Almería obtuvo su escaño con el 0,3 por 100 de diferencia sobre su inmediato competidor y en Palencia otro por idéntico porcentaje, y en Barcelona otro con un 0,15 por 100, todos ellos inferiores al posible margen de error que arroja el censo actual, que según los confusos datos ofrecidos por el director del INE, bien podrían alcanzar el uno o el dos o el tres por 100 del censo. La cuestión resulta grave cuando se contabiliza que el PSOE conservó la mayoría absoluta sumando diversas situaciones, por una diferencia total favorable de 20.575, es decir el 0,07 por 100 de votos en toda España, cuyo deslizamiento podrían haber hecho perder la mayoría absoluta al PSOE, dejándole con diez escaños menos. Lo delicado del asunto es que esa cifra, decisiva para permitir la mayoría absoluta del PSOE resulta varias veces inferior- -diez o veinte veces- -a la desviación actual del censo y eso desacredita a la democracia. Basta recordar la actitud de amenaza con que Herri Batasuna ha controlado decenas de mesas en el País Vasco para dudar de la verosimilitud de sus votos. La única conclusión de esta lamentable historia es la necesidad de no repetirla. Es la tarea, en estos momentos, de todos los españoles. L atentado de Barcelona adquirido proporciones inidebería ser un gran re- maginables vulsivo nacional frente al teAl poner el pié en España, rror. Algunos sociólogos don Felipe González ha hesostienen que el terrorismo cho unas mediocres declaraes también un problema de ciones aludiendo a la conveopinión pública: hay en ello niencia de mantener la cabealgo de verdad, sin duda. za fría cuando el país ardía Pero el terrorismo es ante de indignación. Hemos intodo un problema de gobier- sistido estos días en la neceno. sidad de encontrar frente al Es difícil establecer ras- terrorismo soluciones efectitros seguros a partir de un vas, en vez de respuestas atentado como el de Barcelo- verbales. La gesticulación de na: pero es posible conse- los comunicados, las maniguirlos. Queremos decir que festaciones y los insultos es posible descubrir a los nos sitúan en el terreno de culpables y el Gobierno tiene la pura trivialidad. que volcar toda su pericia ¿Qué política seguir? Peen conseguirlo. De lo con- díamos ayer un gran debate trario ésta será, a plazo más nacional. Vivimos dentro de o menos corto, una sociedad una legalidad constitucional sometida a los distintos te- que atribuye al Parlamento rrorismos que puedan sur- la crítica a la acción, del Gogir, no sólo al de ETA. Hay bierno y la función legislatimuchos intereses confluyen- va. Sin olvidar la potestad tes en la conveniencia de de asignar fondos presucrear una Península Ibérica puestarios excepcionales, en inestable, insegura, indecisa una Administración que dien política exterior. lapida en gastos supérfluos Ha sido muy mala suerte con una policía tecnológicaque el atentado de Barcelona mente infradotada. Ese desorprendiera a don Felipe bate p a r l a m e n t a r i o debe González en las playas ri- abrirse de inmediato y su sueñas de Brasil. Todos los iniciativa debe corresponder españoles medianamente in- al propio Gobierno. Si no lo formados saben que poco o hace demostrará que es un nada tiene que hacer el Go- Gobierno sin respuesta, inbierno en Brasil, salvo per- capaz de contestar a las inder el tiempo. La imagen de quietudes de los ciudadanos. un jefe de Gobierno con un Los ejemplos podrían mulséquito de cincuenta perso- tiplicarse pero nos detendrenas en un viaje de tan alto mos sólo en el de Francia, costo es una mala imagen, cuando una oleada de atencuando la nación atraviesa tados contra la población, en momentos muy graves. El septiembre causaba en una intento de volar Enpetrol semana decenas de muertos. pudo evitarse gracias a la El presidente y el primer organización de la empresa ministro se cuidaron de no y a la capacidad de los bom- hacer declaraciones. Los seberos. Sin olvidar un hecho ñores Mitterrand y Chirac favorable: con unas condi- dieron un ejemplo de circiones metereológicas dis- cunspección, pero los Ministintas, el incendio hubiera terios de Interior, Justicia, Relaciones Exteriores y Defensa entraron en una actividad silenciosa y frenética que no cesó hasta diciembre. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Nadie, salvo la extrema derecha replanteó la tediosa Director LUIS MARÍA ANSON polémica del regreso de la pena de muerte. Interior y Director de ABC de Sevilla Subdirectores Justicia se emplearon a fonFrancisco Giménez- AlemÉfn Darío Valcárcel, Joaquín Vila. José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Subdirector: Antonio Burgos do. Los llamados servicios Jefes de Redacción: J. A. Gundin (Continuidad) J. C. Azcue ¡Internacional) B. Berasategui (ABC literario) A. actuaron con la limpieza haFernandez (Economía) J. I. G. Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R Gutiérrez (Continuidad) L. Lz. bitual. Nicolás (Reportajes) C. Mantona (Continuidad) J. L. Martin Descalzo (Sociedad) J, Olmo (Edtóón) l I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Cominutáad) C Prat (Domineal) Santiago Castelo (Coiaboraaones) Una sociedad como la esSecciones: J. Rubio (Arte) J. M Fdez. -Rúa (Ciencia) A, Garrido y J. Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A Yañez (Edición Aerea) J. Badia (Educaciónj. E. R. Marchante (Española tiene que defenderse. pectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra Y ha de hacerlo en el marco (Internacional) C Navascues (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M A. Martín (Sanidad) 0 Martinez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) de la ley. Los partidos franceses hicieron frente común Director General de Prensa Española, S. A. en la Asamblea Nacional en JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA sesiones interminables, donProducción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Exterde se pactó una política de nas: J. Saiz Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L Escolar hechos. Nadie hizo allí deTeléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 A 8 CMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 claraciones sobre la necesidad de mantener la cabeza Prensa Española, S. A. fría. Se mantuvo sin más. E UN GOBIERNO SIN RESPUESTA ABC a