Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 22- 6- 87 ESPECTÁCULOS Jazz A B C 89 El sindicato de músicos apoya Un selecto recital de Campuzano en la Academia de España la decisión de AFYVE Madrid La Confederación Internacional Española de Sindicatos de Músicos y Musicales (CEISM) ha protestado contra los que insólitamente se niegan al abono de los Derechos de Utilización Pública del Disco (UPD) según se desprende de una nota informativa en la que la CIESM anuncia que ha enviado una comunicación al presidente de la Asociación Fonográfica y Videográfica Española (AFYVE) en la que le manifiesta su apoyo a los acuerdos adoptados en la asamblea del pasado día 16 referidos a las medidas jurídicas, en principio, y de lo crimninal, en su caso, contra las empresas radiofónicas que insólitamente se niegan al abono de los citados derechos La CEISM es una entidad sindical en la que están integrados los siete sindicatos de músicos y musicales más representativos de la profesión en España, y tiene como objetivos más inmediatos la defensa de los UPD, así como la gestión y defensa ante el Gobierno de la promulgación de una ley específica que reconozca los derechos de los artistas, intérpretes o ejecutantes se precisa en la indicada nota informativa. Roma. Alejandro Pistolesi Con un concierto dedicado enteramente a composiciones suyas, Felipe Campuzano selló con un éxito rotundo, ante casi trescientos espectadores, su primera actuación en la capital italiana. El concierto tenía que celebrarse en los jardines de la Academia Española de Historia, Arqueología y Bellas Artes, en un escenario natural de árboles seculares, sugestivamente iluminados, pero a las nueve de la noche, cuando Campuzano estaba a punto de sentarse ante el piano, Felipe Campuzano empezó a caer una Vitoria, por la reflexión al cambio Madrid. Ángel Luis Inurria Hoy en día el Festival deJazz de VitoriaGasteiz, congrega en su programación a las primerísimas e indiscutibles figuras actuales del jazz internacional. Para que esta realidad se impusiera, y en ella destacara la contemporaneidad, ha sido necesaria la constancia, la reflexión y la gradual imposición del cambio. El Festival de Jazz de Vitoria, que este año celebra su decimoprimera edición, a partir del día 14 de julio, presenta un cartel digno de propiciar la envidia de cualquier capital europea, y donde las más jóvenes estrellas del firmamento jazzístico están presentes. Puede haberlos más jóvenes, desde luego, pero no más estrellas. En sus comienzos, el festival funcionaba como apéndice del de San Sebastián, y congregaba a grupos nacionales y extranjeros, no tan punteros como ahora nos tiene acostumbrados cualquier festival. Poco a poco, la voluntad y el esfuerzo de los impulsores del acontecimiento empezaron a introducir cambios. En 1979, Kai Winding actuó con el frío de Tete Montoliu. Un año después, los alumnos de Basie, y los sultanes de Panamá Francis, subieron la temperatura ambiental. Las dos ediciones siguientes, con Osear Peterson, Carrie Smith, Ella Fitzgerald, Dizzy Gillespie, con otros nombres, comenzaron a dar fama de clásico al festival. Pero ya en 1983, con olfato, aunque repitió la Fitzgerald y Peterson, se incluyó a Jaco Pastorius. El VIII Festival, en 1984, congrego a McLaughlin y la Mahavishnu, Corea, Steps Ahead... Y así, hasta hoy, sin renunciar a las presencias de algún inmortal, superado el pecado brasileño, en que presenta una programación uniforme, con un prólogo donde se rinde tributo a la más potente máquina de jazz, la big band y un epílogo con la presencia del saxofonista que ya estuvo presente en la primera edición: Pedro Iturralde. Sin olvidar los conciertos matutinos del Parque de la Florida, y las jam sessions nocturnas, a cargo de la madrileña e internacional Clamores Dixieland Jazz Band. Tras la apertura a cargo de la orquesta del desaparecido Coun Basie, dirigida por Frank Foster, y acompañando a la garganta de Diane Shuur, los hombres de Pat Metheny Group, Oregón, Wynton Marsalis y CD Players, evidencian el cambio y tanilidad del pujante festival, que cada año supera en interés de convocatoria al anterior. Por si fuera poco, la emotiva presencia de Iturralde gozará de la no menos emotiva y disfrutable de Donna Hightower, y además, al fin, Vitoria ha conseguido ofrecer el más preciado pastel de las golosinas jazzísticas: Manhattan Transfer. El cambio reflexivo de Vitoria, le ha dotado de madurez, personalidad y de competitividad con otros certámenes, pero sobre todo de juvenil poder de convocatoria. agüilla finísima, casi impalpable, pero claramente incompatible con el motivo que tenía reunidos allí a tantos invitados. En Roma- y a lo decía Stendhal- en cualquier día de verano se pueden vivir las cuatro estaciones del año. El embajador de España, Jorge de Esteban, resolvió el problema proponiendo a la directora de la Academia, Trinidad Sánchez Pacheco, un rápido y estratégico desplazamiento de los invitados al salón central de su residencia, colindante con los jardines de la Academia. Idea muy acertada, porque hay allí otro piano de gran calidad y la acústica del salón abovedado favoreció el toque mágico de Campuzano sobre el teclado. En la primera parte del concierto, titulada Andalucía espiritual, el gran artista gaditano expresó, a través de siete de sus obras, la musicalidad típica del mundo andaluz, haciéndolo vibrar en sus más recónditos entresijos, con una riqueza extraordinaria de matices. Fue un vuelo de melodías que trasladó al público desde la Rábida- y parecía estar oyendo los murmullos del odiel y del tintohasta el parque de María Luisa, con todos los embrujos y las melancolías que contiene el entorno andaluz. La segunda parte fue una agradable concesión al romanticismo musical decimonónico como fecha de nacimiento, pero eterno como motivo de inspiración. Campuzano bordó anotaciones magistrales sobre la fantasía, la ilusión, la nostalgia, la inquietud, el dolor y el sentimiento. Muchos comentaron que era bueno ver un joven compositor que se atreve a hacer música clásica. Es como un pintor anticonformista que se atreve a hacer pintura figurativa. El broche final fue El pájaro campano, pieza dificilísima inspirada en una canción paraguaya, en la que se lució aún más el extraordinario virtuosismo técnico del pianista. Luego, Campuzano, para responder a los aplausos interminables de ese público tan selecto de personalidades de la cultura, del arte, del mundo político y diplomático de Roma, regaló una interpretación fogosa y estremecedora de El amor brujo, de Falla. El 26 de junio, Felipe Campuzano actuará en Algeciras, para el pregón de las fiestas, y a mediados de julio emprenderá una larga gira por varias ciudades de Japón. Canarias INVIERTA CON SOL. Nido del Águila La inversión luminosa que le permitirá disfrutar de una rentabilidad del bajo el sol de Canarias. Apartamentos para el turismo que usted puede adquirir en este momento. LLAVE EN MANO, ESCRITURA PUBLICA INMEDIATA. HIPOTECA A 10 AÑOS. 23 INFÓRMESE: HOGAR Y VIDAS A P. de la Castellana, 212- 4: izqda Madrid 28046 tete. 259 30 07- 259 3111