Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 A B C CAMPEÓN LUNES 22- 6- 87 Ramón Mendoza: Sólo me inquieta que tenemos una afición mal acostumbrada El presidente del Madrid vive su segunda temporada triunfal Madrid. Ignacio Torrijos Ahora es un poco más madridista todavía, un poco más blanca, la cabeza cana de Ramón Mendoza, sobre cuya frente parece que ondea la bandera del club o que arraiga la espuma del champán. El presidente del Real Madrid ha vivido, desde que accedió al cargo, dos años triunfales, pero los éxitos han traído consigo una preocupación: Tenemos una afición muy mal acostumbrada; eso es lo único que me inquieta del futuro Es posible que las tensiones presidenciales hayan intensificado la elegante canicie de Ramón Mendoza, porque asegura haber vivido este año en estado de vigilia permanente Sin embargo, su expresión revela cierta complacencia al añadir que llegó al cargo bastante entrenado contra el estrés Una vez- -cuenta- hice un viaje de negocios MoscúRío de Janeiro, con escala en Madrid, en veinticuatro horas y con una diferencia de temperatura de setenta grados. Después de eso ya me pueden echar al Barcelona... Ramón Mendoza asegura que para combatir los ataques de la inquietud sólo ha tenido un método: Cerrar los puños y confiar en los jugadores, porque es verdad que la fe mueve montañas Pero incluso el presidente de un equipo como el Madrid necesita muletas psicológicas para que ande la esperanza: He notado que me he vuelto más supersticioso. Ahora bien, cuando un equipo es como éste, la calidad gana siempre a la superstición Por si acaso, Ramón Mendoza asiste a los partidos del equipo ritualmente amparado por determinada ropa y ciertos amuletos... sin que falte en su ánimo un íntimo sosiego en el caso de que viajen algunos directivos cuya presencia haya sido anteriormente propicia para los jugadores: Tengo varios trajes que me traen suerte: uno blanco- beige, uno gris oscuro con dibujos... El azul, en cambio, que es el que más me gusta, no puedo ponérmelo. ¡Cosas de la psicopatía! El día que fallen todos los trajes, me pondré un mono. También llevo una estampita que me dio la viuda de Santiago Bernabéu, una estampita de una beata. Otro detalle personal de este año, entrañable y triste, aparte ya de las supersticiones, ha sido el de los anillos de boda que me dejó al morir la viuda de don Santiago. Tengo sus dos alianzas en mi casa Uno de los trajes. -talismán, precisamente de color cabello mendocino, ha estado estos días en el tinte. Es el que vestía en Zaragoza cuando el equipo logró el título. Hugo Sánchez, con la complicidad de Gordillo, regó con champán la veraniega prenda del presidente, que, advertido de tal modo, fue colocado inmediatamente después bajo una ducha. Puede extrañar que el promotor de ese bautismo de La Romareda fuera Hugo Sánchez, pero Mendoza justifica la autoría dé aquella broma: Mis relaciones con Hugo nunca han sido exactamente tensas. Estábamos cada uno a un lado de la mesa, pero con corrección. Hemos sido, ante todo, personas y buenos compañeros La tensión del cargo ha vuelto más superticioso a Ramón Mendoza, cuyo equipo ha ganado ya dos Ligas desde que él es presidente El cambio más notable que ha percibido en su vida, después de estos dos años, consiste en el aumento de su popularidad: La verdad es que es incómodo, porque te quita mucha intimidad, al margen de admitir que resulte halagador por la vanidad que todos tenemos, aunque esto unos lo confesamos, y otros, no Quizá podría incluirse en esa confesión el siguiente comentario: Supongo que esta entrevista saldrá con esa caricatura en la que me llega la nariz hasta los pies... Los telegramas y las cartas se amontonan estos días en la mesa de su despacho. La procedencia es a veces insólita: Me escriben hasta los priores de los monasterios, sobre todo para pedir balones firmados, y también tengo varias cartas de presos. Uno me pidió hace unos meses una fotografía dedicada, porque, según decía, es importante hacer sonreír a un preso Este presidente triunfador opina que en España se tiende a la destrucción de los personajes; es el deporte nacional, y habría que crear la federación correspondiente Para presidirla, quizá sirviera un viejo aficionado del que Mendoza guarda el siguiente recuerdo: Cuando perdimos por cuatro a dos, en casa, contra el Athletic, me lo encontré a la salida del campo y me dijo: Si quiere usted triunfar en el Madrid, don Ramón, tiene que cambiar al equipo de arriba abajo Pero el día de la explosión popular, cuando celebramos el título, volví a encontrármelo y me gritó: ¡Tiene usted la mejor plantilla de España! Ahí está: todo un símbolo de lo que es el mundo del fútbol La popularidad El presidente del Real Madrid se define como tenaz y vitalista frente a quienes le califican de maquiavélico: Mi único maquiavelismo es haber estado mañana y tarde en el club. Tengo una ventaja: la conciencia tranquila. Estoy en paz con la sociedad y la sociedad lo está conmigo. No es posible, por tanto, la quiebra moral Dos de sus pasiones han pasado a segundo plano desde que preside el Real Madrid: los caballos y su barco América Sí, he dejado los caballos en manos de terceros, y no voy al hipódromo. Les doy de comer, pero no los veo. No me ocupo de ellos porque ya dice el refrán que el ojo del amo. engorda al caballo y el ojo del amo, ahora, sólo mira al Real Madrid. En cuanto al barco, este año sólo he pasado tres días en él, en Año Nuevo, a costa de dos noches de avión para ir hasta América. Ahora, naturalmente, lo que quiero es largarme cuanto antes al Mediterráneo: mar y vela, vela, vela... A caballo de los negocios Ramón Mendoza Fontenla. Nacido en Madrid el 18 de abril de 1927. Casado. Seis hijos. Hijo de Luis y Benigna. Su madre murió a los dieciocho años, por una peritonitis consecuente al parto del que él nació. Abogado: Yo era un chico humilde. Mi padre, que era empleado, me dio la carrera de Derecho con mucho esfuerzo Quiso ser diplomático. Llegó a compartir un bufete de a b o g a d o s con Nemesio Fernández- Cuesta- l a persona que le contagió en su juventud la afición por los caballos- y José María Ruiz Gallardón. Presidente del Real Madrid desde mayo de 1985. Fue directivo durante las presidencias de Santiago Bernabéu. y Luis de Carlos. Se presentó a las elecciones de 1982, en las que Luis de Carlos- salió reelegido. En 1984 pensó presentarse a las elecciones de la presidencia de la Federación Española de Fútbol, para suceder a Pablo Porta, pero luego renunció a ello. Por entonces dijo José Luis Núñez, presidente del Barcelona: Con el de los caballos en la Federación nunca ganaremos la Liga Títulos del club durante su mandato: Cuando ya era presidente electo, al suceder a Luis de Carlos, el Real Madrid ganó la Copa de la UEFA- 85. Después, dos Ligas, una Copa de la Liga y otra Copa de la UEFA; y en baloncesto, un título de Liga y uno de Copa del Rey. Su relación con la hípica. Presidente de la Real Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España durante dos años, hasta que dimitió para presentarse a las elecciones del Real Madrid. Impulsor de la Quiniela Hípica. Creó la cuadra Mendoza en 1970 con el caballo Chacolí que ganó la primera carrera en la que participó. Empresario desde mediados los años cincuenta, con variada dedicación en los negocios: ganadería, industria textil, exportaciones, consejero en un Banco, etcétera. En 1965 se convirtió en pionero de las relaciones comerciales con la URSS. Hace nueve años la revista Cambio 16 le acusó de estar relacionado con la KGB (Servicio de Inteligencia soviético) El asunto quedó en una conciliación, sin llegar a los Tribunales. En 1982 dejó sus actividades de comercio exterior. La medicina fue su vocación frustrada: Me hubiera gustado mucho ser médico. Pero no le hice porque no podía soportar la idea de experimentar con los muertos. Jamás he podido ver sangre. Muchas veces- a lo mejor es una tontería- he pensado que se debe a que mi madre murió cuando yo nací. Quizá se trató de un impacto en una retina incipiente