Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 22- 6- 87- CULTURA -iABC, pó. g. 41 Picasso cubista, 19071920 El pintor, a través de sus experimentos de laboratorio La Reina inaugura hoy la exposición en la Caja de Barcelona. Vicente A. Pérez Este es el laboratorio de Pablo Picasso. Con esta frase, el historiador francés y especialista en la obra del genial pintor esparto! Pierre Daix, subraya la importancia de la exposición que, bajo el título Picasso cubista, 1907- 1920 inaugura hoy la Reina Doña Sofía en las salas de la Caja de Barcelona en Madrid. En el año 1945, Pierre Daix tan sólo contaba veintitrés años de edad, y Picasso ya había cumplido los sesenta y cuatro. Daix, pese a su juventud, venía de conocer y padecer los horrores del campo de concentración de Mauthausen. Picasso era ya maestro de pintores. Y Paul Eluard, el nexo de unión entre ambos; de una unión que el propio Daix- según dijo a ABCcalifica de paterno- filial. Hoy, Pierre Daix es uno de los más profundos conocedores de la obra picassiana; de ahí su reciente estancia en Barcelona para presentar esta exposición que, previamente a su escala madrileña, montó la Fundación Caixa de Barcelona en su sala del paseo de Gracia. Para Daix, se trata de una ocasión única de observar la eterna contradicción de Picasso entre su capacidad extraordinaria para improvisar obras magníficas y, al mismo tiempo, su voluntad de transformar la pintura Las obras que hoy se presentan en Madrid pertenecen a la colección heredada por Marina Ruiz- Picasso Koklova, la única nieta legítima del pintor. Y- como subraya Daix- por su riqueza, su diversidad y por lo que nos aporta de la continuidad de la exploración cubista, el conjunto de estas obras conforman una exposición inédita, extraordinariamente ilustrativa e infinitamente superior a cuantas han estado dedicadas al cubismo de Picasso Son en total ciento treinta y dos obras, entre pinturas, dibujos y otros diversos procedimientos, como el collage o los recortes. La mención especial hay que dedicarla al cuaderno- fechado en 1907- en el que Picasso esbozó Les demoiselles d Avignon, la obra que se convertiría en el emblema de la más importante revolución plástica del siglo XX. Pierre Daix así lo corrobora y puntualiza: Desde hace unos años se dice que Les demoiselles d Avignon habían cambiado la historia de la pintura, pero nadie, hasta ahora, se ha preocupado de saber cómo se produjo tal cambio. La respuesta podrá contemplarse el próximo año, en la exposición que ya preparan conjuntamente el Museo Picasso de París y el Museo Picasso de Barcelona con la colaboración del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Será una exposición dedicada exclusivamente a esta obra, y en ella se presentarán, junto al cuadro definitivo, todos los dibujos y lienzos relacionados con ella. Concretamente, ya puedo adelantar que por medio de las radiografías de ciertos cuadros se ha observado que bajo esos lienzos Picasso había realizado otros de la misma serie. Eso permite conocer el proceso de creación a lo largo de quince meses, desde su regreso de Glosol, en 1906, hasta el verano de 1907. Todos estos documentos demuestran, a la postre, que Picasso tenía razón cuando se irritaba porque le vinculaban al descubrimiento del arte negro. Ahora se ha comprobado que era un enfado justificado. Lo que hizo fue transformar los dibujos que ha- Las colecciones privadas catalanas muestran hoy sus obras al público Barcelona La Fundación Conde de Barcelona comienza hoy sus activi. dades púbiicas con una exposición homenaje a ios coleccionistas de Cataluña que se inaugura hoy, simultáneamente, en el Palau Roberí y en el Paiau de la Virreina, de la Ciudad Condal, y que reúne unas trescientas obras de arte. La Fundación, instituida por e ¡diario La Vanguardia tiene como presidente de honor a Su Majestad el Rey Don Juan Carlos. La exposición, titulada Coleccionistas de arte en Cataluña agrupa, principalmente, pinturas y esculturas, junto a otras piezas artísticas, co ¡no dibujos, muebles o vidrieras. Las obras del siglo XII a! XIX, incluidas las del Modernismo, se exhiben en el Palau Roberí, mientras que en el de la Virreina se exponen las del siglo XX. La- mayoría de estas piezas no han sido presentadas al público, ya que pertenecen a colecciones particulares. Ambos palacios presentan una distribución cronológica de las obras, reunidas en diferentes espacios: Románico, Gótico, Renacimiento y otros estiios, hasta llegar al momento actual. La sección dedicada al siglo XX incluye apartados dedicados al Noucentisme, Realismo, vanguardia de los años treinta, así como las escuelas de París y de Madrid, entre otras. Entre los cuadros expuestos figuran uno de Ramón Casas procedente del despacho del alcalde de Barcelona y otro de Anglada Camarasa que se encuentra normalmente en la antesala del despacho del presidente de la Diputación. Los artistas cuyas obras forman parte de esta exposición son Salvador Dalí, Max Emst, Juan Gris, Kandinski, Paul Klee, Francisco de Goya, El Greco, Francis Picabia, Henri Matisse, Isidre Nonell, Henry Moore, Pablo Ruiz Picasso, Joan Miró, Wilfred Lam, Josep Guinovart, Victor Vasarely, Andy Warhol, Francisco de Zurbarán, Antonio Saura, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, Albert Rafols Casamada, Man Ray, Darío de Regoyos, Modest Cuixart y Eduardo Chillida, entre otros. El cartel de la exposición es obra de Antoni Tapies. La selección de obras expuestas en el Palau Robert la realizó Juan Ainaud de Lasarte y Jas del Palau de la Virreina María Luisa Borras, comisaria de la muestra. en Madrid Naturaleza muerta con violin bía realizado a partir de las esculturas ibéricas procedentes del Cerro de los Santos y de Osuna, que había visto en una exposición en el Louvre. Cabe señalar, por último, que el conjunto de esta exposición está valorado en dos mil millones de pesetas. Y que la importancia de la misma no sólo ha quedado subrayada por Pierre Daix, sino por cuantos han tenido ocasión de contemplarla en su estreno barcelonés. Un punto de partida Pablo Picasso, residente en París desde 1904, hacía frecuentes viajes a Cataluña. Precisamente durante una de sus estancias barcelonesas nació su etapa cubista. El cuadro con el que arrancaría se tituló Balcón sobre el mar y era un reflejo de lo que podía ver desde el hotel donde se hospedaba. En 1907 se produjo, gracias al pintor malagueño, la ruptura definitiva con todo lo que se había hecho hasta entonces. Picasso, a pesar de todo lo que ya tenía recorrido y ganado en el mundo de la pintura, dejó atrás su época rosa. Buscó nuevos volúmenes y planos, y la representación de cuatro dimensiones sobre un soporte bidimensional. Picasso ha sido el artista con la producción más variada de la historia del arte moderno. Pero su revolución cubista es- a l decir de los críticos- el más importante de sus descubrimientos, porque representa el punto de partida de ese movimiento, pero además constituye una busque 1 da formal que marcará todo el arte del siglo XX. ME DIO ENVIDIA Le pregunté: ¿Qué tal te fue en aquello que planeabas? Contestó, radiante: -S e quedó en nada. Julio CERÓN