Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 21- 6- 87 A afectividad constituye uno de los capítulos más importantes de la psicología y la psiquiatría. Las dos funciones psíquicas más importantes en el comportamiento son la inteligencia y la afectividad. De ahí se derivan dos tipologías humanas: el individuo predominantemente cerebral, por un lado, y el hombre esencialmente afectivo, por otro. Las demás funciones psicológicas (percepción, memoria, pensamiento, lenguaje, actividad, etcétera) tienen vida propia, pero de algún modo están supeditadas a estas dos. Tal vez tendríamos que colocar en la misma línea la conciencia, que es la herramienta que hace que nos demos cuenta de la realidad. La definición de afectividad no es fácil. Trazar un perfil claró y bien delimitado de este campo entraña serias dificultades. Todos sabemos de ella, pero pocos se atreven a emitir una noción rotunda y de trazos nítidos, que sea capaz de sintetizar la frondosidad de fenómenos que se dan dentro de ella. Es algo que es experimentado personalmente. El sujeto la vive. No es, pues, algo que le cuentan o de lo que es informado por una tercera persona, sino que es él mismo el protagonista fundamental del asunto. El contenido de la vivencia es un estado de ánimo, que se va a manifestar a través de las principales expresiones afectivas: emociones, sentimientos, pasiones y motivaciones. Esas cuatro categorías internas encierran las formas de experimentar la afectividad. Toda vivencia deja una huella. El impacto de dicha experiencia deja un rastro, una especie de vestigio en la personalidad. La significación del mismo dependerá del tema, la intensidad y la duración. Según esas tres notas, así será el curso posterior de la vivencia. Trataré dé explicar de una forma más clara qué es la afectividad. Un ejemplo extraído de la vida diaria nos pondrá sobre la pista. Vienen a verme a la consulta tres personas: un enfermo, su mujer y un amigo. El enfermo tiene una depresión: está triste, decaído, sin ganas de nada, habla muy poco y cuando lo hace es para decir que ló que a él le sucede no tiene arreglo, que quiere morirse, que no puede vivir así. Junto a este abatimiento general, se observa un enlentecimiento muy marcado de toda su conducta. Para la mujer que le acompaña, el asunto es tan suyo, llena tanta parte de ella, que podemos afirmar sin temor a equivocarnos que ella es también actora esencial del cuadro que presenciamos. No lo contempla, lo vive... El amigo está ya más distante de lo que allí se está viviendo; es evidente que algo de lo que sucede le impregna- sino no estaría allí- pero ya le llega con otra densidad. TRIBUNA ABIERTA ABC, pág. L ARQUITECTURA DE LA AFECTIVIDAD Finalmente está el médico, que asiste a la escena, no por su vertiente cordial, sino por su faceta profesional; está por delante su actividad: la de médico. Su misión es ayudar a este hombre a que se cure, a que supere ese estado melancólico terrible. De algún modo se juega un poco su prestigio. Este recorrido nos muestra cómo un mismo hecho se vive de muy distintas maneras. La afectividad es el modo como somos afectados interiormente por las circunstancias que se producen en nuestro alrededor. En cada uno de los personajes anteriores resuena de forma diferente un mismo y único hecho. amar es aprobar, celebrar que eso que se ama está ahí, cerca de uno. Por Enrique ROJAS El pensamiento clásico hablaba de distintas La psicología y la psiquiatría clásica se de- formas de amor. El eros que era un amor de dominio, el ágape o impulso a comunicar y a dican preferentemente al análisis de la vivencia, es decir, a captar el plano subjetivo. Hoy convivir y darse a aquello que se ama; de esta actitud ha cambiado y se ha hecho más otro lado el amor de Dios: causa de todo lo amplia, abarcando tres dimensiones más. De que existe... Pero hay algo esencial y común una parte, la fisiología de ese estado afectivo: en todos ellos: la tendencia y la adhesión a algo bueno que produce un estalos síntomas y sensaciones físido de gozo. cas que la acompañan. De otra, la conducta: el comportamiento Es el amor el sentimiento más que se registra a través de la obimportante de todos. A su alreservación externa. Y, por último, dedor se arremolinan otros estala vertiente cognitiva: las percepdos sentimentales más o menos ciones, los contenidos de la meparecidos, pero de cualidades dimoria, las ideas, los pensamienferentes. tos, etc. La forma habitual de discurrir Todo lo afectivo consiste en la afectividad es a través de los un cambio interior que se opera sentimientos. Son el cauce más, de forma brusca en unos casos frecuente. El término aparece o paulatina y sucesiva en otros. por primera vez en el siglo XII, Y que va a significar un estado pero ya en la segunda mitad del singular de encontrarse uno consiglo X surge la expresión sentir, sigo mismo, de darse cuenta de procedente del latín sentiré: Enrique Rojas la realidad personal, pero par percibir por los sentidos darCatedrático tiendo de esa modificación intese cuenta pensar opinar de Psiquiatría rior. Entre los siglos Xít y XIII afloran las palabras sentimental, sentiBuscar la arquitectura de la mentalismo, resentimiento. Pero es en el si- afectividad es adentrarse por angostos y serglo XVII, con Descartes, cuando éste aparece penteantes vericuetos, buscando las notas por primera vez de una forma precisa y conprincipales que definan el mundo emocional de una persona. Esta es una tarea primordial creta: designa estados interiores pasivos difídel psiquiatra. Uno se desliza por dentro del ciles de relatar, como si se tratara de impresiones fugitivas... El pensamiento cartesiano, corazón humano, con entusiasmo, con tesón, distinguirá entre estados simples y complejos. buceando en cada rincón del mismo. No hay Pascal en sus Pensamientos, opone el sentique olvidar que la intimidad humana es denmiento a la razón, concepción que estará visa y compleja. Está llena de pasadizos, y mugente durante más de un siglo. Siguen esa chas veces hay en ella zonas no transitadas. misma línea los moralistas franceses e ingleDe ahí que tantas veces los sentimientos ses (La Rochefoucauld, Vauvenargues y sean un enigma. Los estudiamos, los clasifiShaftesbury) que llevarán a la elaboración camos, asistimos a sus movimientos, al esdel concepto moderno de emoción. Malepectáculo a que dan lugar, pero debemos tebranch, discípulo de Descartes, describe el ner presente que hay muchos momentos imsentimiento come una impresión de tonalidad previsibles, es los que es arriesgado decir confusa, con ingredientes psicofísicos; su qué ruta seguirán o qué camino escogerán. gran mérito fue haber delimitado el carácter El sentimiento más noble que puede habiirreductible y subjetivo demostrando su importar en el ser humano es el amor. Esta palatancia a nivel individual, como modificador de bra está hoy falsificada. El uso, el abuso, Ja una trayectoria biográfica: él confiere una formanipulación y la adulteración de este térmima especial de conocimiento... no ha alcanzado cotas muy altas. Sería mejor buscar otra o precisar, a la hora de hablar de Más tarde, Leibniz abre una vía más inteél, de qué clase de amor estamos hablando. lectual de los sentimientos afirmando que Hay que impedir a toda costa- todavía es tout sentiment est la perception confuse tiempo de ello- que éste quede disipado, cod une verité Para Rousseau, el sentimiento sificado, convertido en cosa. Debemos volver tiende a llevar al hombre hacia el bien. Y a describir su auténtica grandeza, su fuerza, Kant habla de las tres facultades del alma: el su belleza, su placidez... pero también sus conocimiento, el sentimiento y el deseo. exigencias. Restituir su profundidad y su misEl Romanticismo hizo una exaltación del terio. mundo sentimental, elemento decisivo para la Para Aristóteles era el gozo y el deseo de creación artística, con dos notas característiengendrar en la belleza Los neoplatónicos cas: su residencia en la máxima humana y su lo ven como la ruta fundamental para el cocapacidad para revelar el principio infinito de nocimiento. Platón decía: El amor es como la realidad. una locura... es un dios poderoso, que proPara la psicología y la psiquiatría moderna, duce el conocimiento y lleva al conocimiento en El banquete se esfuerza por probar el sentimiento es un estado subjetivo difuso, que el amor perfecto se manifiesta en el de- que tiene siempre una tonalidad positiva o seo del bien; el forastero de Mantinea mues- negativa. Quiere esto decir que no existen tra a Sócrates, al final de esta obra, que el sentimientos neutros. Por tanto, la experienamor es la contemplación pura de la belleza cia interna es siempre de aproximación o reabsoluta. Ortega nos dice en Estudios sobre chazo. el amor que amar una cosa es estar empeñaLos sentimientos invitan al hombre a una do en que exista. Joseph Pieper dice que excursión por los paisajes de su intimidad.