Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 21- 6- 87 Agricultura- ABC A B C 87 España, perjudicada por el retraso en el acuerdo sobre los precios agrarios Las cotizaciones del maíz en el mercado interior se disparan Madrid. C. L. España es uno de los países miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE) que están resultando más perjudicados por el retraso en la aprobación de los precios agrarios y medidas conexas para la campaña 1987- 88. Uno de los ejemplos más claros se encuentra en el sector cerealista, ya que los agricultores de las zonas más tempranas están recogiendo la cosecha, y en algunos casos vendiéndola, sin conocer cuáles son los precios de intervención. Al ser España uno de los países donde más adelantadas vienen las recolecciones de productos agrarios, el retraso en la aprobación de los precios está perjudicando doblemente a los agricultores y ganaderos, según han manifestado a ABC fuentes del sector agrario. Los cerealistas de Andalucía, Extremadura y la Mancha atraviesan en estos momentos una época de desorientación y de preocupación a causa del desconocimiento de los precios de intervención y de Jas medidas exactas por las que se regirá la intervención y el cobro de la tasa de corresponsabilidad. Todo ello está teniendo consecuencias negativas en el momento de efectuar sus ventas y hay dificultades para conocer con exactitud las cotizaciones de los cereales nuevos. Donde no se registran este tipo de problemas es en el maíz, ya que durante la última semana ha continuado la tendencia alcista de esta mercancía. Las existencias de este producto continúan siendo muy bajas y el maíz y sorgo procedente de Estados tardará por lo menos un mes en llegar a España. Aunque el Consejo de Ministros de la CEE ha dado su aprobación inicial al reglamento por el que se regirán las importaciones, falta que el Parlamento Europeo dé luz verde y que la Comisión Europea defina y regule con exactitud las condiciones en las que se producirá la entrada del cereal. Mientras tanto, se desconoce si la. presidencia belga del Consejo de Ministros convocará para esta semana un Consejo de Agricultura de carácter extraordinario en un último intento de lograr un acuerdo sobre los precios y las medidas conexas para la campaña 1987- 88 antes de la cumbre europea, que tendrá lugar los próximos días 29 y 30 de junio. Es posible, si finalmente este tema va directamente a la cumbre que, al mismo tiempo que se reúnen los jefes de Estado y de Gobierno, lo hagan también los ministros de Agricultura. Carlos Romero no logró la apertura de las fronteras comunitarias a los envíos españoles de carne de porcino pasteurizada El punto más espinoso y el que impidió el acuerdo fue, contrariamente a lo manifestado por Carlos Romero tras su vuelta a España, la tasa a las materias grasas vegetales y marinas. La posición oficial española en esta cuestión ha estado rodeada de una notable polémica. Romero nunca ha querido manifestarla públicamente. Guillermo de la Dehesa, secretario de Estado de Economía, manifestó en una reunión a la que asistía el ministro de Agricultura que España era contraria a la misma. Posteriormente, Romero, en una sesión restringida del Consejo de Agricultura, se mostró partidario de la misma, según han confirmado a ABC tres fuentes distintas que estuvieron presentes en la citada reunión. Sin embargo, Romero- se ha negado a expresar su posición de forma pública ante los medios de información. Otra de las cosas que se ha callado el ministro de Agricultura al volver a España ha sido el fracaso en el intento de conseguir que se abra la exportación de productos españoles derivados del cerdo pasteu rizados. La Delegación italiana votó en contra de esta petición española, por lo que no se pudo aprobar al hacer falta para ello unanimidad. Mientras tanto, la Comisión Europea ha amenazado con tomar medidas sobre los precios en caso de que no se alcance una decisión. ¿Parlez vous espagnol, monsieur Romero? Los traductores del Consejo de Ministros de la Comunidad Económica Europea (CEE) están que trinan. No es para menos. A los periodistas españoles nos han preguntado en más de una ocasión si entendemos al todavía ministro de Agricultura, Carlos Romero, cuando habla en castellano. Y es que resulta que ellos no entienden a nuestro ministro absolutamente nada. En consecuencia, malamente pueden traducir sus palabras a los restantes ministros. Ello ha llevado a los sufridos traductores comunitarios a preguntarnos si realmente don Carlos Romero habla castellano o se trata de algún dialecto propio de su tierra. La respuesta de un servidor ha sido que, hasta donde uno sabe, en Zamora, tierra natal del todavía ministro de Agricultura, y en Madrid, donde reside habitualmente, aunque algunos dicen que va a empadronarse en la RENFE, dada la afición que tiene a este medio de transporte, todavía se habla castellano. Sin embargo, la preocupación de los traductores ante estos hechos los ha llevado a ponerlos en conocimiento de sus superiores, adelantándose así a posibles quejas de las otras delegaciones por falta de traducción en los momentos en los que habla el todavía ministro de Agricultura español. Y es que las anécdotas de carácter lingüístico de nuestro defensor de la tasa a las materias grasas son innumerables. Todo ello va a provocar que algún día en Bruselas o Luxemburgo le pregunten: Monsieur Romero, ¿parlez vous espagnol Señor Romero, ¿habla usted español- castellano? El francés ya está claro que no. César LUMBRERAS Subvenciones para la mejora de las estructuras agrarias Madrid El Consejo de Ministros español ha aprobado un real decreto en el que se establece un sistema de ayudas para la mejora de las estructuras agrarias. Dichas ayudas serán financiadas con fondos nacionales y comunitarios. Todas las líneas de apoyo que se incluyen en este real decreto supondrán, a lo largo del presente año, un vdumen de subvenciones superiores a los veintidós mil millones de pesetas, de los que unos cuatro mil doscientos serán aportados por los presupuestos de la Comunidad Económica Europea y el resto procederán de fondos españoles. Las ayudas se concentrarán preferentemente en apoyar las iniciativas e inversiones para mejora de estructuras que realicen las explotaciones agrarias de carácter familiar, los agricultores y las entidades asociativas de todo tipo. También se incluyen ayudas especiales para zonas de montaña y desfavorecidas, y ayudas complementarias para zonas sensibles El ingreso de España en la CEE ha beneficiado a Francia Madrid Los frecuentes accesos de cólera de los agricultores franceses contra camiones españoles cargados de frutas y verduras enmascaran ante la opinión pública una incuestionable realidad: la agricultura francesa ha resultado muy beneficiada con la entrada de España en la Comunidad, según se pone de manifiesto en un estudio realizado y publicado en Francia por La Tribune de L Economie Según esta publicación francesa, gracias a los cereales, la carne y los productos lácteos, Francia ha conseguido remontar una empinada pendiente deficitaria. En 1985, el déficit comercial francés con España se elevó a siete mil docientos millones de francos, mientras que a finales de 1986- primer año de la incorporación de España a la CEE- este déficit se redujo a tres mil cien millones de pesetas, y en los primeros meses se contabiliza un ligero superávit a favor del comercio francés, que en gran medida es debido al espectacular incremento de productos agrícolas franceses en los mercados españoles.