Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 21- 6- 87- RELIGION -ABC, pág. 61 Buena Nueva AMAR ES FIARSE El Señor está conmigo como fuerte soldado Jeremías No hay proporción entre la culpa y el perdón San Pablo No tengáis miedo a los que matan el cuerpo... Vosotros valéis mucho más que los gorriones Evangelio Preocupación entre los obispos alemanes por la crisis de su Iglesia Recientes estadísticas señalan un serio descenso de la fe Bonn. C. Bribián Los obispos alemanes están preocupados. Es que tienen datos de que aquí, en la RFA, son cada día más los cristianos que desertan de la Iglesia católica, a la que pertenecen veintiséis millones de alemanes. Una estadística hecha pública esta semana por la Conferencia Episcopal, cuenta que, en el discurrir de 1985, nada menos que 75.000 personas causaron baja en las filas de los católicos del país. Más que nunca en un año. res. No es preciso que uno se aventure en Pero lo más grave es que los primeros dateorías feministas para percatarse de que, tos que de 1986 se tienen confirman la línea ciertamente, en la Iglesia católica alemana ascendente de esta tendencia desertora. Por las mujeres apenas tienen lugar alguno, aunotra parte también ha descendido notableque hayan ganado terreno en el gremio de mente el número de fieles que cumplen con los laicos, en que poder decir palabra alguna, la obligación de oír misa: con 6.800.000, es especialmente entre la autoridad eclesiástica. decir: una cuarta parte de los católicos del Ello a la vista de la creciente emancipación país, tal asistencia ha sufrido un descenso de femenina en el país- también entre las mujecasi un millón menos en los primeros cinco res católicas- es, sin duda, vehículo que lleaños de esta década. Otro tanto cabe decir va a un desequilibrio de relaciones, a una tide los bautizos: solamente 254.000 el año rantez de relaciones por ello, que, poco a 1985, frente a 257.584 en 1980. Puede ello poco, produce el distanciamiento. La justa batambién obedecer a que nacen menos niños talla de la Iglesia contra el aborto, encontraría de matrimonios católicos, habida cuenta de mayor eco entre las alemanas católicas... si que éstos son cada vez menos los que se su Iglesia ofreciese, con el control de natalicelebran. Con sólo 113.000 en e! año antepadad, una que parece necesaria alternativa. sado, ha conseguido alcanzarse el punto más Pero si, a la vista de los hambrientos y moribajo desde el final de la guerra mundial, con bundos niños del Tercer Mundo, el Papa está una cifra que representa el 30 por 100 menos contra la pildora anticonceptiva, parece comque en 1970. No cabe duda- subraya el coprensible que las alemanas católicas- y no mentario de la Conferencia episcopal- que la pocos hombres también- se muestren crítipredisposición al matrimonio católico es cada cos con su Iglesia. vez menor, en este nuestro país Cierto, cierto: en el seno de la autoridad de Aunque, al decir de algunas personalidades la Iglesia católica de la RFA, se viene discucatólicas con motivo de la reciente visita de tiendo intensamente sobre esta problemática. Juan Pablo II a la RFA, lo importante no es Pero la discusión es sólo de puertas adenel número de personas, sino su espíritu las tro La gran mayoría de los católicos no se cifras que se refieren en los párrafos anterioentera de casi nada, salvo de aquello que se res no pueden menos de preocupar a los le dice en informaciones oficiales. Que son obispos. bien poca cosa para una sociedad como la actual, que aquí, en la RFA, da un gran valor a las discusiones públicas. Seguramente que, con una actitud más abierta cara al públiConsultas demoscópicas. ofrecen en la coco los veintiséis millones de católicos alesecha de respuestas, como principal argumanes, esta Iglesia tan preocupada por los mento para las deserciones de los católicos, resultados de la última estadística, conseguiel atesoramiento de riquezas por parte de la ría mejorar su relación con la sociedad en geIglesia, el no querer pagar el llamado imneral y con los cristianos católicos en parpuesto religioso y la estructura eclesiástica en general. En segundo término, también inticular. fluye la actitud de la Iglesia frente a cuestiones temporales de actualidad, dificultades con la fe, así como escasez de lazos con la Iglesia. Parecen, en principio, un tanto profanos alMadrid. S. R. gunos de los argumentos y especialmente los dos primeros. En realidad es algo bastante La delegación diocesana de Pastoral de la más profundo lo que separa, tal como la procarretera de Madrid ha hecho un llamamiento pia estadística motivo de esta crónica permite a la toma de conciencia y a la solidaridad de ver: la relación interior entre fieles e Iglesia los conductores de automóviles con motivo es cada vez menos firme. Sólo un 25 por 100 de la Jornada de responsabilidad en el tráfide los católicos acude a misa; bautizos y bo- co, que se celebra hoy, 21 de junio, bajo el das están en retirada. Sería erróneo, en todo lema: Conducir es convivir. Respeta a los caso, hacer reproches al conjunto de estos demás católicos que ya no cumplen más acertado En 1985 había en España 11.874.455 conseguramente sería el que las autoridadesductores para 11.716.399 vehículos y se proeclesiásticas se preguntasen sí no son algudujeron en ese año 81.234 accidentes que nas de sus estructuras y algunos de sus mocausaron la muerte a 4.983 personas y heridos de conducta los que están haciendo dedas a 126.800 personas. La delegación diosembocar en la preocupante situación. cesana recuerda los principios y exigencias Por ejemplo, preguntarse el por qué el de la moral cristiana en este campo de la mayor número de los desertores son muje- conducta humana. Los cristianos, y aquí lo somos en mayoría, tenemos un comportamiento y unas valoraciones ajenas, incluso contrarias al Evangelio. Tenemos que mantener esta afirmación a pesar de que la Palabra evangélica de hoy nos obliga, sin paliativos, a un optimismo total. Quiero encontrar unas diferencias importantes entre el marco en que esta Palabra fue dicha y el Maestro: Parece que allí había justos y había enemigos dispuestos a matar el cuerpo Aquí no hay justos; esa justicia, con rarísimas excepciones, anda por ahí a retales sueltos y en pequeños espacios humanos, no del todo purificados; tampoco hay enemigos dispuestos a incrementar directamente el Martirologio, ¡la cosa es más decente! Justos y enemigos andamos revueltos y confundidos, cambiamos los papeles, pactamos arreglitos en la justicia y en la muerte; cada uno es, en proporciones variables, su propio justo y su propio enemigo; yo no me atrevería a señalar quién tiene que salvar Dios y a quienes confundir, ni siquiera sé lo que tiene que hacer conmigo. Hoy la gente, los cristianos (eclesiásticos incluidos) nos preocupan más los que opinan y no desde el evangelio que los que con el evangelio en la mano resultan homicidas, eso sí: decentes. El Evangelio dice que lo encubierto se sabrá y que hay que temer a quien lo sabe ya. El temor hay que situarlo en la inutilidad de pretender engañar al que sabe nuestras mentiras antes de decirlas; este temor es bueno porque se convierte en sabiduría: no temer la enemistad inherente a la verdad. ¿Y el optimismo de hoy? Se fundamenta en la omnipotencia de un amor, pero no porque este amor disimule o haga rebajas; porque es más fuerte que el mal: No hay proporción entre la culpa y el perdón no hay proporción entre lo malo que somos y lo que el Espíritu va consiguiendo en cada uno. Dios dedica mucho más amor al hombre que a los gorriones y ¡hay que ver cómo cuida de los gorriones! Nadie sabe lo que Dios lleva conseguido en cada uno de nosotros. Cuando nos parece que todo marcha mal, cuando decimos que hay pocos justos, hemos de pensar y creer que el hombre es cada vez menos enemigo de la justicia. El amor de Dios es éxito ya, o sería chochería. El primer acto de amor fue fiarse de nosotros y hacernos libres. Jesús lo sabía y dijo: No tengáis miedo Jaime CEIDE Las raíces de una crisis Hoy, jornada nacional de responsabilidad en el tráfico