Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 21- 6- 87- CULTURA -jABCpo. g. 59 La semana El Congreso de Intelectuales y Artistas celebrado en Valencia, en conmemoración del cincuenta aniversario de la reunión de escritores antifascistas que tuvo lugar durante la guerra civil en la misma ciudad, ha centrado la atención cultural de estos días. Octavio Paz y Mario Vargas Llosa se conviertieron en las dos figuras clave de estas jornadas. Antonio Tabucchi, uno de los narradores más innovadores de la literatura italiana de hoy, vino a España para presentar su último libro, Pequeños equívocos sin importancia, y para participar en el Congreso valenciano. El Consejo de Europa decidió promover en 1987 el Camino de Santiago como itinerario cultural europeo, coincidiendo con un plan de revitalización de la Ruta por parte de las autoridades españolas. La Real Academia Española celebró las Jornadas sobre Lenguas Extranjeras y Comunicación Europea, organizadas por la Fundación Europea de la Cultura. Fernando Lázaro Carreter y Martín de Riquer cerraron el primer ciclo de los encuentros culturales Puente Aéreo en un almuerzo en el que ambos académicos rivalizaron en erudición y buen humor. Un juez de Madrid dictó una sentencia histórica, pues por primera vez un Tribunal reconocía el derecho moral del artista sobre su obra. El Círculo de Bellas Artes alberga, por tercera vez, la Muestra de Arte Joven, una ventana a la creación y en la que exponen una treintena de artistas. Francisco Leiro, un escultor que vierte fuerza y sangre sobre sus obras, expone en la galería Montenegro su obra actual, esculturas en madera y piedra. La Tate Gallery de Londres presenta toda la trayectoria artística, que componen más de un centenar de obras, del pintor norteamericano Mark Rothko. Saint- John Perse, de quien acaba de celebrarse el centenario, ha vuelto a la actualidad al publicarse en Francia un volumen con las apasionadas cartas del poeta a una desconocida extranjera, una belleza de origen español. La correspondencia de Kafka a Felice Bauer fue subastada en la galería Sotheby s de Nueva York y alcanzó un precio de aproximadamente setenta y siete millones de pesetas. Clausurado el Congreso de Intelectuales y Artistas bajo el signo de la generosidad José María Maravall: La tolerancia permite no temer a las palabras Valencia. Tulio H. Demicheli, enviado especial La generosidad fue, sin duda alguna, la virtud convocada ayer en la clausura del Congreso de Intelectuales y Artistas. Intervinieron el ministro José María Maravall; Cipriano Ciscar, consejero de Educación y Ciencia de la Generalidad valenciana; Javier Solana- por ausencia, a través de un comunicado- y Octavio Paz. Pese a todo, pese a quienes buscaron reventar la unánime vocación pluralista de esta reunión de intelectuales y artistas, ayer, sobre todo, con esperanza y generosidad, se celebró la ceremonia de despedida. Pronunciaron discursos Ciscar y José María Maravall. Este último dijo, entre otras cosas: La tolerancia permite, por ejemplo, no temer a las palabras, pues con ellas defendemos el imperio de la razón, y así a los hechos. La inmensa mayoría de los intelectuales contemporáneoscontinuó el ministro- ya no calla ante la inquietante complejidad de figuras como Louis- Ferdinand Céline o Ezra Pound. Ya no se espesa el silencio ante una obra cuya solidez resultó, al cabo, tolerable tanto para los que lo protegieron como para quienes pretendieron en vano excluirlo de la literatura. Por ventura- subrayó a continuación- ya nadie confunde el interés de los textos con cualquier clase de simpatía hacia el fascismo. Por ventura, la repugnancia hacia su comportamiento cívico se mantiene intacta. Esa modificación del juicio se ha dado sólo en unas pocas décadas. Debemos pensar, serenamente- agregó- con qué actitudes y con qué méritos cerramos el paso al totalitarismo, y la manifestación más abyecta es a la vez la que más ofende a la inteligencia. La propaganda de pretendidas ideas por medio del terror. Si como intelectuales no hemos descreído de la ética y del equilibrio moral, ayudaremos a que tales actitudes sean prontas, y nuestra condena del totalitarismo, en cualquier forma que se muestre, surgirá así limpia. Ricardo Muñoz Suay, coordinador del congreso, leyó a continuación una carta del ministro de Cultura, Javier Solana, en la que afirmaba que los intelectuales de hoy, con el desarrollo de los José María Maravall mass media, tienen mucho más difícil la realización de su misión Porque resumen la voluntad general: la de la comisión organizadora en pleno, y la de la mayoría, entre participantes e invitados- una voluntad antidogmática, sincera y pluralista- reproducimos a continuación las palabras del presidente del congreso, que comenzó su intervención agradeciendo la acogida y el esfuerzo de la Generalidad, de la Consejería de Cultura, de Ricardo Muñoz Suay, del alcalde de Valencia y, sobre todo, de los valencianos. Una ventana abierta al tiempo Hemos terminado este Congreso, que no es un mero reflejo de aquel celebrado en 1937. Esta reunión ha sido, más bien, una ventana abierta al tiempo, al tumulto del pasado y al oleaje insistente del presente. Al rumor confuso de la Historia, en el cual los hombres vivimos, nacemos, morimos. En el cual intentamos adivinar el curso del destino: sabemos cuándo partimos, pero no siempre a dónde vamos. ¿Cuál es la diferencia entre el Congreso de 1937 y éste de 1987? Hay muchas diferencias. Las circunstancias históricas no son las mismas: el de 1937 tenía enfrente a la guerra; la amenaza de nuestro tiempo también es la guerra. No hay un Hitler, no hay un Mussolini, pero sí nos cercan amenazas graves... Pero yo diría que, a pesar de las diferencias históricas, lo que hace distintos al Congreso de ayer del de hoy es que si aquél fue un acto muy hermoso de solidaridad, también estuvo presidido por la idea de unanimidad o, como diríamos hoy, por la idea de totalidad. En cambio, el Congreso de hoy se ha caracterizado por la diversidad y por la pluralidad. La vida es diversa, nunca es una, es siempre varia. La vida es variable, por eso la libertad nunca puede ser la libertad de uno, sino la libertad de todos. La libertad colectiva. Y esto yo creo que ha sido el signo de este Congreso. La posibilidad de que todos se expresen. En realidad, todas las tendencias, aun las más encontradas, estuvieron presentes en este Congreso. Ha habido, en efecto, excesos personales... afortunadamente. Qué bueno que todavía seamos capaces de emocionarnos. Ha habido también supervivencias de algunas actitudes ideológicas que creíamos enterradas para siempre. Nuestro Congreso ha sido un examen crítico de nosotros mismos, pero no ha sido una condenación. Sabemos que en 1937 se defendía algo fundamentalmente justo, que hay que defender por encima de los errores de aquellos que defendieron aquella causa. Y esto á mí me parece fundamental. Pero este Congreso también ha sido una celebración. Celebración de una lucha y celebración de los muertos. Muchos de los que estaban en el Congreso de 1937 ya no están en este mundo. Pensemos en André Malraux, Pablo Neruda, llya Ehrenburg, Luis Cernuda, Julián Benda, Vicente Huidobro y tantos otros, todos ellos nombres quizá conjugados en un solo nombre, que es el nombre de nuestro poeta y nuestro luchador Antonio Machado. Probablemente la figura más pura y más cuerda de la verdadera libertad. Y también pensemos en los que no tienen nombre, en los que murieron en las trincheras y en los bombardeos. Octavio PAZ