Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 58 TRIBUNA ABIERTA Europa de los Estados- Europa de los pueblos DOMINGO 21- 6- 87 A idea de la unidad europea late desde la antigüedad en el subconsciente de todos los pueblos del continente europeo desde la desaparición del imperio romano. La coincidencia de compartir una herencia común no ha podido ser anulada a través de los siglos y los avatares históricos. Tras el intento integrador de Carlomagno, el Sacro Imperio Romano Germánico intenta mantener un tipo de organización unitaria, bajo la soberanía espiritual y política del Papa y del Emperador, si bien se van conformando las diversas identidades de las regiones y pueblos del continente. Cada esfuerzo unitario supone, paradójicamente en la historia europea, la potenciación de las diferencias entre los pueblos del continente. Por ejemplo, el origen de Cataluña está en la Marca Hispánica, avanzadilla del imperio carolingio en la Península Ibérica. Pero el concepto imperial germánico fracasó en su intento de reconstruir un imperio europeo. El Renacimiento potenció la creación de los estados- nación de las ciudades estado y del sentimiento nacional diferenciado, aunque nos encontramos con el último intento, ya anacrónico, que fue precisamente el del imperio español con Carlos V. Posteriormente, en cierta medida, con un concepto ya diferente, la gran aventura napoleónica. La desaparición de los imperios coloniales europeos, producto inducido de la segunda guerra mundial, hace que las naciones europeas concentrasen su atención en su destino conjunto. Y para superar conflictos pasados deciden iniciar un tipo de integración económica que permita avanzar hacia la unidad a pequeños pasos, a través de etapas modestas para lograr finalmente un gran espacio económico unificado, umbral de la unidad política. La firma de los tres tratados que conforman el actual proyecto- l a CECA en 1951, el EURATOM y la CEE en 1957- constituye la plasmación lejana de un proyecto de unidad política. Este proceso experimenta un verdadero salto cualitativo cuando en 1967 la CEE se dota de organismos tales como el Consejo de Ministros, la Comisión, el Tribunal de Justicia y el Parlamento Europeo. Otros hitos en la historia comunitaria son la adhesión de la Gran Bretaña, Dinamarca e Irlanda en 1973, la posterior de Grecia en 1979 y la de España y Portugal en 1985. Hoy, con la aprobación definitiva por parte de los doce países miembros del Acta Única europea, se da un nuevo paso adelante en el proceso integrador cuyos logros se han de conseguir antes del año 1992. Entre estos logros se hallan la potenciación de los órganos comunitarios, la coordinación política y muy concretamente del Parlamento Europeo. El Parlamento Europeo representa a los pueblos de los estados de fa Comunidad; es decir, se eleva en portavoz de 320 millones de ciudadanos, todos comprometidos con una historia común, un sistema político (la democracia parlamentaria) y un proyecto unitario. Ahora bien, los sujetos de derecho de las comunidades europeas son los Estados fir- L EL FUTURO POLÍTICO DE LA COMUNIDAD EUROPEA DESPUÉS DEL ACTA ÚNICA nomas españolas. Integrar este rompecabezas en la unidad supranacional que se desea lograr no es fácil. Los desequilibrios económicos y sociales constituyen también un poblema de difícil soluPor Luis Guillermo PERINAT ción. Dentro de los países miembros estos desequilibrios son gramantés de los tratados y por el momento no ves, pero lo son mucho más en el interior de pueden ser otros. El problema estriba en la propia CEE. Las sucesivas ampliaciones cómo se construye un proyecto comunitario y de la misma no redujeron estas diferencias, supranacional para Europa a partir de las sino que las acrecentaron. Y pese a los esrealidades vivas constituidas por las naciofuerzos llevados a cabo (dimensión regional nes, las regiones y los territorios históricos. de las políticas comunitarias, poLa unidad continental del futuro tenciación de las políticas regiotendrá que resolver no sólo los nales de los estados miembros, desequilibrios económicos interayudas financieras para el desanos, los aranceles o las fluctuarrollo de las regiones más desfaciones del mercado, sino tamvorecidas, etcétera) subsisten dibién los problemas derivados de ficultades enormes para la crealas diferencias culturales, histórición de un verdadero mercado cas, lingüísticas, etcétera. La diinterior en 1992. mensión ideológica, cultural, política e histórica del problema no La región o el territorio históripuede menospreciarse. Lo que co diferenciado tiene en Europa el proceso de unidad europea también un componente político pretende es, lógicamente, reducir y organizativo que ha provocado las diferencias económicas y soopiniones diferentes sobre las ciales de renta, población, desaperspectivas futuras del contirrollo, etcétera. Pero también denente. Teóricos como Rougefender las características diferenmont, Fourastie o Laffont consiciadas de los pueblos, mantener deran que Europa sólo conseguiLuls G. Perinat las distintas personalidades naVicepresidente- del rá la integración supranacional cionales y regionales que enriParlamento Europeo con una estructura regional que quecen a Europa. desarrolle los lazos entre los pueblos y las gentes más allá incluso de las fronteras naProblemas de índole varia dificultan este cionales. proyecto de integración global. En primer lugar, las divisiones de carácter administrativo. Se ha dicho frecuentemente que Europa es Pero muchos europeístas coinciden en que un auténtico rompecabezas territorial difícil en el momento actual la unidad sólo se conde articular, donde coexisten niveles y jerarseguirá a través de los estados. quías territoriales varias que van desde una Creo sinceramente que la antinomia Eurosola circunscripción administrativa en Luxemburgo a 96 departamentos en Francia, desde pa de los Estados versus Europa de las relos condados ingleses (de claro origen me- giones es artificial. Ambos conceptos no dieval) a las novísimas comunidades autó- sólo no son incompatibles o contradictorios, sino que, en cierta medida, resultan complementarios porque constituyen etapas diferentes en la integración de la CEE. PREMÍESE CON UNAS ¿Cómo se integran en el proyecto europeo global las regiones y los pueblos que componen nuestra realidad? En Europa coexisten Y A D E M A S P U E K GANAR diversas religiones y territorios históricos, herederos de antiguos reinos con cultura y tradición muy definida. En el futuro estas regiones deben mantener su identidad, pero en el moDE PESETAS mento actual nos hallamos en una fase en la W que el poder lo detentan los estados firmanVIAIES en AUTOPULLMAN tes del tratado. Resulta, pues, un tanto utópico tratar de construir ex novo Europa sobre Desde Pías GALICIA 19.900 el concepto de la Europa de los ciudadanos. VACACIONES oh h PORTUGAL GALICIA PORTUGAL ANDALUCÍA MARRUECOS ITALIA PARIS LONDRES FLANDES PARIS 0 AISES BAJOS PANORAMA AUSTRÍACO SELVA NEGRA RHIN BAVIERA 20.000 27.000 47.500 52.000 64.800 73.000 75.000 83.500 CONSULTE NUESTRA AMPLIA OfERTA DE: VIAJES EN AVIÓN. CURSOS DE IDIOMAS, CRUCEROS. ETC. Información y reservas en las oficinas da ft ECUADOR Una vez que las instituciones europeas estén consolidadas y ejerzan un poder efectivo, no subordinado a los estados, en el momento en que la unidad europea sea un hecho, cuando se haya establecido un sistema monetario conjunto y existan unas políticas, exterior, de defensa y económica comunes, creo que podrá y deberá desarrollarse más la Europa de los pueblos porque entonces la fragmentación de los poderes internos de los estados no pondrá en peligro la unidad superior.