Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 19- 6- 87 SUCESOS ABC 57 En la historia no hay Capuletos ni Mónteseos, pues las familias ni siquiera se conocían Ella, natural de la localidad vascuence de Amurrio, residía en Sada, pueblecito marinero y turístico a unos veinte kilómetros de La Coruña. Hija de un carpintero que trabaja por su cuenta, había cursado estudios en un cofegio nacional de Mondejo, muy cerca del pueblo donde ahora viven sus padres y hermanos. Superado el periodo colegial, María Isabel se puso a estudiar corte y confección, aunque nunca llega a desempeña trabajo alguno como modista. Hace algún tiempo estuvo saliendo corí un muchacho que emigró a Suiza y regresó posteriormente al pueblo, si bien ya fue tarde para él, pues José Ramón le había sustituido. Nadie en la localidad de Sada, o en la Avenida de la Sardiñeira, en La Coruña, vía en la que habitaba José Ramón, encuentra una explicación lógica a este suicidio. Clara, la hermana, explica que José estaba muy enamorado de María; que se quitaron la vida por amor; que nos dio a todos una lección muy grande y Clara también, de alguna for. ma, intenta explicar que su hermano quizá no encontraba una razón en la actual forma de vivir: Posiblemente la falta de trabajo, el no haber podido realizarse, la sociedad... No había problemas con la familia de ella, incluso ni los conocíamos. Los vimos ahora, por primera vez, en estas tristes circunstancias... Ha ocurrido así... De cualquier forma, no lo entiendo... Como hermano, y pese a la diferencia de edad, siempre estuvimos muy unidos... ¿Que le han dicho que mi hermano era un joven hosco? No. José era extrovertido... ¿Que si había sido regañado por mis padres o tenía algún problema de tipo familiar? No... ¿Que por qué no los hemos enterrado juntos? A mi entender siguen estando juntos. Funeral En La Coruña sé suscitan comentarios para todos los gustos- e l pasado lunes se oficiaron los funerales por las almas de los fallecidos- e, incluso, se llega a correr el rumor de un trasfondo de drogas en todo este asunto. Fuentes dignas de todo crédito niegan a ABC tal extremo. Y Clara añade: Mi hermano José Ramón podía ser muy moderno, pero tenía muy claras las ideas al respecto de las toxicomanías. No hay nada de eso. También durante la inspección ocular los inspectores actuantes encuentran en una especie de altillo en construcción una botella de vino vacía y un colchón. Es ésta ¡a historia si se quiere de dos bohemios. De un joven que vestía una larga gabardina de color negro, indumentaria con la que se conoce a los denominados postmodernos; de un muchacho al que su novia y las amigas de ésta tenían que preguntar muchas veces: ¿Qué es esto o aquello; qué nos estás contando? No lo entendemos, pues nuestra cultura no llega a tales niveles. Es indudable que al margen de que uno u otro pasaran en aquellos momentos por una fuerte depresión, también habría de analizarse el problema de las mutuas influencias. La respuesta nunca se sabrá, aunque se trate de reconstruir con todos los razonamientos y averiguaciones posibles. En este sentido, se conoce que María Isabel, según afirman ahora sus íntimas amigas Elisa, modista, y Victoria peluquera, había experimentado un notable cambio desde hacía algo más de un año, y que era tan intenso el amor que vivía actualmente que la había apartado un tanto de sus amistades. Un estudioso en estos temas manifiesto que encontrar motivos lógicos a estos casos era poco menos que imposible, sobre todo cuando en el entorno no se hallan datos suficientes que permitan sospechar una otra razón. Sin embargo, matizó que muchas veces la educación es errónea, y que el ser autodidacta en el terreno de la experiencia de la vida puede motivar el que se adquieran unas ideas un tanto particulares en cuanto a la libertad se refiere y a la dinámica social. Al no existir un freno muy fuerte, puede que esas ideas tan particulares deriven, en un momento de depresión en uno de estos sucesos, aunque éste no parece ser el caso de José Ramón. No obstante, el mismo estudioso señaló que tampoco era bueno el excesivo autoritarismo, ya que el individuo se robotizaba, y en el hipotético caso de que el bajón de moral de esta pareja se debiera a no encon- trar trabajo, habría de tenerse en cuenta que las expectativas de futuro, con veinte años como ellos tenían, no deben verse tan negras como para quitarse la vida. No se cumpliría en esta historia la última voluntad de los jóvenes. No fueron enterrados juntos, como era su deseo. El juez ordenó que sus cadáveres fueran trasladados al cementerio de San Amaro, donde ingresaron en el pabelión de autopsias. Sin embargo, el motivo de la muerte era tan evidente, que parece que no se les llegó a realizar la autopsia. Allí fueron velados. Y en este camposanto, situado frente ai mar, serían inhumados los restos de José Ramón el domingo por la mañana. Aún sin lápida El cadáver de ella fue enterrado horas después, por la tarde, en el pequeño cementerio de Ouzas, cerca de Sada. El cuerpo de María Isabel descansa ahora en un nicho aún sin lápida. Un tío de la fallecida, que trabaja en una gasolinera de Sada, explica: Hubiéramos deseado enterrarlos juntos, pero la familia dispone aquí, en Ouzas, de varios nichos y, además, no había uno doble para dicha inhumación. El hombre no dio más explicaciones al respecto, aunque hizo hincapié en que él, como familiar, se preguntará siempre qué es lo que pasó para que la niña tomara tal decisión. Que ésta había nacido en Álava por cuanto su padre trabajó durante algún tiempo como soldador en una fundición, y que no desearía estar en la situación de los padres de María Isabel porque, inevitablemente, algún día se preguntarán: ¿Qué ocurrió con la niña? ¿En qué hemos podido fallar... Para la Policía el suceso está claro. No existe detrás del trágico caso un fondo delictivo. Se trata de un doble suicidio. Las horas que precedieron al suceso se intentan, no obstante, reconstruir. Así, según comentó una vecina del pueblo a ABC, parece que esa tarde José Ramón había llamado desde Sada a su novia por teléfono. María Isabel, según la misma vecina, dijo a su madre: Mamá, voy abajo, al pueblo. Volveré a eso de las nueve. Y ella le contestó: ¡Ven pronto para llevar a la niña (refiriéndose a una sobrina de la joven) a Sada! Ya no volvió. CENTRO POUDEPORTIVO SE VENDE Edificio hormigón, tres plantas 47 x 17 metros, aproximadamente 2.000 m 2 1. a Vestuarios, dos satinas, masaje, etc. cuatro pistas squash, un polideportivo y un fronttennis. 2. a Recepción, tienda y cafetería con vistas a las pistas. 3. a Dos salas danza, artes marciales, gimnasio, entrenamientos y vestuarios. Teléfono (986) 43 47 22. De 11 a 13 horas. Squash. Apartado 22, Vigo MIRAFLORES DE LA SIERRA En la mejor zona, CHALETS de gran calidad, sobre parcela de 1.000 m 2 Cuatro dormitorios, dos baños y aseo, gran cocina, bodega, trastero, garaje tres coches Información en obra. Carretera Rascafría, número 11, y en Madrid: teléfono 2701558