Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 40 1 TRIBUNA ABIERTA VIERNES 19- 6- 87 L artista siempre ha sido visto como un ser diferente, casi de otra raza espiritual, a veces como un dios o como un maldito. Los románticos llevaron hasta sus últimas consecuencias esa concepción del ángel en exilio o del leproso de la sensibilidad. E! artista era el rebelde, el extraño, el inasimilable. ¿Por qué hacía lo que hacía? ¿Cómo hacía lo que hacía? Por lo mismo que parecía un ser distinto que lograba hacer cosas insólitas, que los demás hombres no podían hacer, provocaba la curiosidad de averiguar cómo y por qué las hacía, como si hubiera un secreto en ello que pudiera ser conocido, aprendido y hasta puesto en práctica por los demás prójimos. Esa ingenua y casi morbosa curiosidad por averiguar cómo y por qué el artista ha creado su obra, no ha disminuido en nuestra época sino que ha aumentado y se ha hecho más ambiciosa, con todos los nuevos medios y métodos que ha suministrado la moderna psicología. Desde Freud, que quiso aplicar el psicoanálisis a Leonardo da Vinci, y María Bonaparte que lo hizo en una importante obra de investigación con Edgard Alan Poe, han abundado las tentativas de escrudiñar y revelar los oscuros y peculiares mecanismos que han llevado a la creación de las grandes obras de arte. No ha escapado Picasso a esa fatalidad. La vastedad de su realización, su multiplicidad, su inmensa influencia en el mundo de hoy, su prestigio casi sobrenatural, han atraído la atención de estos modernos pesquisidores de la psique y de las motivaciones profundas. Lydia Gasman ha dedicado años y todo un refinado aparataje de métodos psicológicos para estudiar la conducta creadora y las motivaciones del gran artista entre 1925 y 1938, que es una temporada particularmente E transparente la presencia dominante de María Teresa en su sensibilidad. En infinitas formas Por Arturo USLAR PÍETRI y variaciones aparece y de la Academia Venezolana de la Lengua está evocada en pinturica en hallazgos y creaciones. En disertacio- ras, esculturas y grabados. Después de leer toda la paciente y penenes ilustradas, grabadas en microfilm Mystery, Magic and Love in Picasso y en otras trante búsqueda, termina uno por hallarse en publicaciones ha llevado a cabo una investi- la misma situación que antes de leerla. Hay gación tenaz, a la que no escapa ningún de- una indudable relación entre aquella joven talle o aspecto, para descubrir las raíces y los transitoria y las representaciones que de ella motivos que influyeron en sus obras de ese aparecen en la obra del artista, paro en nada rico período. Para la autora lo fundamental es la explican. Infinitos hombres, de innumerables condiel erotismo incontenible, la obsesión sexual y los fantasmas casi infantiles de la libido del ciones, han encontrado adolescentes y han gran artista. En 1927, Picasso se encontró de sucumbido a la tentación, pero sólo uno de un modo fortuito con una adolescente de ori- ellos hizo la obra de Picasso, y es este el gen sueco, María Teresa Walter, por la que misterio que habría que explicar, si es que tuconcibió, desde el primer momento, un obse- viera explicación válida. Nada explica por qué el hecho banal y cosivo e inagotable deseo. Aquella presencia mún, de que un hombre se enamora locanueva e inesperada en la vida del hombre mente de una mujer, provoca en alguno de maduro provocó grandes desajustes y cambios y la necesidad de hallar modos de ex- ellos la creación de una obra de genio. No presarla en su arte. Infatigablemente, Lydia hay nada de que no son las circunstancias Gasman va revelando la presencia de María las que explican al artista, sino que es él el Teresa en la obra del artista, todo parece gi- que sabe aprovecharlas y utilizarlas para rar en torno de ella y la obsesión erótica llega transformarlas en otra cosa insólita y gratuita. Podemos llegar a saber las técnicas, los hasta la representación disimulada y continua materiales, los sistemas de trabajo y hasta de formas sexuales, que eran como grafitti o representaciones ingenuas de erotismo, las motivaciones psicológicas que han estado elevadas y sublimadas a la condición de gran presentes en ese acto Inexplicable que es la creación de una obra de arte, pero con todo arte creador. Es como una forma de malediello no llegaremos a saber el secreto o la cencia, elevada a niveles científicos, en torno a la vida privada de un artista en una de sus fórmula oculta por medio de la cual sólo ese hombre logra convertir todo aquello, que está mayores épocas de creación. Todo parece reducirse, para la empecinada investigadora, al alcance de todos los demás, en la creación de una obra única e inagotable. a las transposiciones, más o menos transpaEl misterio de Picasso, después de todas rentes, del fantasma erótico y hasta obsceno estas pesquisas ingeniosas y eruditas, sigue de María Teresa Walter. en pie, podemos llegar a saber cómo eran la Es conocido, y nadie podría negarlo, que vida y las circunstancias del hombre Picasso, en la vida de Picasso influyeron algunas mulo que no podemos saber, ni menos aprender jeres, hasta el punto de marcar su presencia e imitar, es el misterio de por qué y cómo poen su obra creadora. Las obras de Picasso, día transformar aquello en arte incomparable. entre 1928 y 1938, testimonian de manera PICASSO L O conocí en Lima, en el Congreso de Academias de la Lengua Española. Lo tenía conocido y reconocido en espíritu desde muchos años antes. Por cartas había sido la cosa. Esa caligrafía impecable, guardadora de perfecciones, me había traído el alma del colombiano. Tras la sonrisa de bondad de José Antonio León Rey vi, después, a Colombia. Caballero en la amistad; caballero en el pensar. Vi por sus ademanes un pueblo noble que ríe y canta, que reza y siente, que ama y prolonga unas culturas milenarias. A la sombra de lo milagroso había sido el portento. León Rey me hablaba, sin hablar, de montañas imposibles, de ríos enormes, de selvas encantadas y mágicas. Y poco a poco, como debe ser, la amistad fue tomando cuerpo y poco a poco, también, yo español, fui entrando en la obra del colombiano. El doctor León Rey tiene las llaves de la tradición de su pueblo. Por sus libros de paciencia y erudición corre y salta el espíritu de su pueblo. Decires, espantos, juegos, alegrías, miados, duelos y llantos. Con paciencia espartana fue recogiendo por el mapa de su tierra el habla heredada y sobre ella y con ella todos los giros, formas y cadencias. Y las lombiano retratado en cada palabra porque las palabras van llenitas de i n t e n c i ó n y Por Odón BETANZOS PALACIOS alma. Científicamente Director de ¡a Academia Norteamericana de la Lengua Española colocadas y, como las aspiraciones mejores, y el recuerdo hecho flores, con su aroma especial, con su color voz, y el alma de puntilla para contar, y el exacto. Conjugación de sabiduría, paciencia, fuego de cariño, y la voz enroscada en mie- amor por su tierra y por el mundo hispánico; les de los tajos, sementeras y potreros, y la claridad, selección ajustada y con la selecfamilia en rosario, y la campana que tañe, y ción la fotografía moral y física de su pueblo. el aire que transforma pensamientos, y la luz, El pueblo relata, dice, se entretiene y manifiesta por decires de sabiduría amorosa, por y el sol, y la tierra chillando. El doctor León Rey (hoy secretario de la pensamientos guardados en arcas que en su Comisión Permanente de la Asociación de punto y hora se abren. Y vean como un hombre, caballero en el Academias de la Lengua Española) ha vivido- y vive- para señalar la lengua viva de su sentir y actuar, sabio de la palabra, de ojos Colombia y, en particular, de su Oriente cun- buenos y alma en su sitio, va por las tierra de dinamarqués. Lo que el tiempo agota él lo fue nuestra lengua diciendo en su perfección recogiendo en alma: tradiciones, leyendas, cómo es su Oriente condinamarqués, su Cocuentos, mitos, adivinaciones, agüeros, su- lombia y nuestra Colombia porque no hay persticiones. Todo tocado con alma porque fronteras cuando se habla de las mismas pabien sabe el académico de la colombiana que labras. Y a ese caballero de Colombia tenlas palabras nombran a los pueblos: los ha- drán que ir los que quieran reconstruir el alma de un pueblo guardador de esencias, cen, los marcan y los definen. Del saber del pueblo es el último libro que tantas las esencias que saltan el horizonte tengo del académico y escritor colombiano posible y se hacen mitos; tocan el cielo y se José Antonio León Rey. Libro de adivinanzas, hacen mieles. Al terminar de leer el último lisupersticiones y refranes publicado por el ya bro del caballero escritor queda un regusto legendario y serio instituto Caro y Cuervo de de bienes, de hogar cristiano y de dulzuras Colombia. Y ahí está el caballero escritor co- mágicas. DE COLOMBIA: LEO