Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 A B C IBEROAMÉRICA Chile VIERNES 19- 6- 87 Centroamérica Colombia Reagan se distancia del plan de paz del presidente Arias Nueva York. José María Carrascal No resultó demasiado bien la entrevista que han sostenido los presidentes de Costa Rica y Estados Unidos, Arias y Reagan. Sobre la mesa estaba el plan del primero para Centroamérica. Pero el segundo tiene un enorme recelo ante él, por creer que permite a los sandinistas escapar del apuro con meras promesas. El plan Arias es un nuevo intento de hallar paz en la región partiendo de los mismos países que la forman, no de los limítrofes, como Contadora. En él se propone el corte de toda ayuda exterior a Osear Arias los distintos rebeldes en aquellos países, la democratización interna de los mismos y el inicio de negociaciones entre esos Gobiernos y su oposición. Curiosamente, tanto Washington como Managua miran con recelo el pían. Washington, porque supone el corte de la ayuda a los contra que vienen siendo su mayor, y única, arma para presionar a los sandinistas. Managua porque teme la democratización interna. Y en cualquier caso, ya ha dicho que no negociará con sus rebeldes. Se pide un juez especial para investigar las doce muertes Santiago. Afp, Dpa, Efe La Corte Suprema de Justicia de Chile recibió ayer una petición formal para que designe a un juez, con rango de ministro de Corte, encargado de investigar la muerte de doce personas ocurrida hace dos días en supuestos enfrentamientos con la Policía. La petición fue presentada por el Colegio de Abogados, cuya directiva se reunió en sesión extraordinaria para tratar sobre el caso de los doce chilenos muertos en menos de veinticuatro horas, a partir del mediodía del pasado lunes, y acusados por fuentes policiales de ser terroristas del grupo de extrema izquierda marxista Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Una petición similar fue formulada también por la Comisión Chilena de Derechos Humanos, en una nota en la que se recalca la inmensa gravedad de los sucesos, tanto por el número de víctimas como por la forma en que han actuado las fuerzas del orden. Por su parte, el Arzobispado de Santiago publicó ayer un apremiante llamamiento a deponer la violencia, que sigue causando muertos y heridos entre los chilenos En su declaración, el Arzobispado de Santiago pide a la autoridad competente que se realice una urgente y exhaustiva investigación y que, en aras de la convivencia nacional, se entregue a la opinión pública todos los antecedentes que permitan establecer las responsabilidades comprometidas en estos lamentables hechos de violencia Fuerte movilización militar tras la masacre de las FARC Bogotá. Mauricio Hernández El número de muertos en la emboscada guerrillera de las FARC a un convoy militar en Caqueta puede aumentar, si se tiene en cuenta que el estado de salud de los militares heridos es de suma gravedad, y se teme por la vida de ellos. Su desplazamiento a centros hospitalarios ha sido complicado debido a lo escabroso del terreno. Fuentes castrenses informaron que entre la guerrilla no hubo bajas. El ministro de Defensa, general Rafael Samudio Molina, cooordina las operaciones militares que encestes momentos se desplazan a la zona en busca de por lo menos doscientos guerrilleros que se internaron en las estribaciones de la cordillera y la selva del Caqueta. Operaciones similares se desarrollan también en la sierra de los Motilones, frontera con Venezuela, al noroeste de Colombia, donde fuerzas conjuntas de ambos países persiguen a guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional que asesinaron a quince militares venezolanos y causaron heridas de gravedad a doce. Los guerrilleros emprendieron el ataque como represalia a la intervención de los militares en terrenos donde guerrilleros y traficantes de narcóticos tenían extensas plantaciones de hoja de coca y modernos laboratorios para su procesamiento. Una movilización de tropas de los distintos batallones localizados en toda Colombia están siendo desplazados a Caqueta y Santander, donde se espera que en las próximas horas se desarrolle un encuentro armado con los guerrilleros. Los Gobiernos de Venezuela y Colombia acordaron realizar operaciones militares conjuntas contra los guerrilleros, que en los últimos años han perpetrado ataques indiscriminados a soldados de ambos países. También acordaron unir fuerzas para luchar contra el tráfico de narcóticos, principalmente en la zona fronteriza, donde la alianza guerrilleratraficantes se ha hecho fuerte y ha ocasionado importantes bajas a los organismos de Seguridad de ambos países. La situación de orden público en Colombia es preocupante, debido a la arremetida de la subversión en los distintos departamentos (provincias) con las continuas tomas de poblaciones y asaltos a patrullas militares y de Policía. Para esto cuentan con poderoso armamento traído ilegalmente del exterior con la ayuda de los traficantes de narcóticos. Al ELN se le han incautado cohetes antiaéreos, granadas, minas antitanques, etcétera, con lo que podrían enfrentarse sin mucha desventaja a las Fuerzas Aéreas de este país. Desde que el Gobierno emprendió una batalla frontal contra el consumo y producción ilegal de drogas, la alianza entre guerrilleros y traficantes, que operan conjuntamente en la zona selvática aislada al casco urbano, emprendieron un ataque suicida contra el Go biemo colombiano, como el que sucedió en noviembre de 1985 en el Palacio de Justicia, donde murieron más de cien personas. El ataque a los militares en el Caqueta ha llevado a las Fuerzas militares de Colombia a estar en estado máximo de alerta. V. Pero el mayor inconveniente del plan Arias a ojos de la Administración Reagan es su puesta en práctica. Los distintos elementos que lo forman no son simultáneos. Mientras el corte de la ayuda a los rebeldes es automático la democratización y el diálogo interno es a larga vista. Algo que no convence a la Casa Blanca. Más cuando los sandinistas ya prometieron una vez establecer un Estado democrático- antes de ocupar el poder- y luego han hecho todo lo contrario. Es por lo que se exigen garantías. Y antes de cortar la ayuda a los contra se quiere que Managua demuestre con hechos sus buenas intenciones. O sea, que el proceso se invierta: la democratización debe ir antes de que el corte de la ayuda a los rebeldes. Sobre eso hablaron Reagan y Arias, en un encuentro tramitado a la carrera. El presidente costarricense había venido a los Estados Unidos en visita privada. Hablaron durante sesenta y cinco minutos, pero aunque el comunicado final dice que Reagan expresó sus esperanzas de que las democracias centroamericanas colaboren en las próximas semanas para reforzar los aspectos democráticos del plan Arias se reconoce que el intercambio fue tenso, afilado y sin embagues En una palabra: Reagan dijo a Arias que su plan era demasiado complaciente con los sandinistas, y que hasta que éstos no actúen en una genuina democratización de su país, no deberán levantarse la presiones sobre ellos Con lo que el plan Arias junto a la entrevista de jefes de Estado de la región, primero prevista y luego aplazada, sigue en el limbo. Bahamas El tráfico de drogas polariza las elecciones que se celebran hoy Miami. Efe Estados Unidos aguardaba con especial interés las elecciones que se celebran hoy viernes, en el archipiélago de las Bahamas, país convertido en paraíso de los narcotraficantes y plataforma desde la que entra a Florida el 70 por 100 de la droga procedente de Iberoamérica. La reelección del actual primer ministro, Sir Lynden O. Pindling, que gobierna el país desde hace veinte años, supondría la institucionalización de la corrupción derivada de las drogas afirmaron fuentes de la Agencia Antinarcóticos Estadounidense (DEA) La DEA considera que Pindling y su Gobierno son cómplices de los traficantes de drogas, de quienes reciben sobornos en forma de valiosos regalos Una Comisión Real creada en 1984 por el Parlamento de Bahamas para investigar las numerosas acusaciones contra el primer ministro, no pudo, sin embargo, demostrar que los 2.8 millones de dólares en regalos recibidos por Pindling entre 1977 y 1983 provenían de sobornos de narcotraficantes.