Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN VIERNES 19- 6- 87 Panorama FUMANDO ESPERO... A costumbre de fumar se ha vuelto socialmente reprensible, censurable, casi, casi obscena. Empiezan a dar lástima los empedernidos fumadores; la cruzada añti- tabaco acabará marginándolos, tal vez persiguiéndolos inquisitorialmente. Nunca, ninguna otra campaña había logrado adhesión tan unánime de los refractarios, que día a día engrasan sus filas, afilan sus uñas y, a la dialéctica reprobatoria unen ya la referencia a las leyes y la expeditiva denuncia. En veinte estados americanos se han tomado disposiciones legales contra los fumadores. En Nueva York, a partir de ahora, no se podrá fumar en las estaciones ni en los centros comerciales, ni en los taxis, ni en la mayoría de los restaurantes. El Gobierno federal impondrá sanciones en las oficinas de la Administración, y muchas empresas privadas se muestran ejemplarmente represivas. En el Código Civil y tal vez en el Derecho Canónico, el tabaquismo será muy pronto motivo de separación matrimonial. La famosa canción que rejuveneció Sara Montiel hace treinta años, Fumando espero será fuertemente controvertida. Pues si en España no llegamos aún a los extremos a que llegan los anglosajones, ya se empiezan a ver caras agrias y gestos desaprovatorios cuando una funcionaría tras la ventanilla posa el cigarrillo en el cenicero para atender al público, o ellos, los recalcitrantes, nos preguntan con ansia y temor si nos molesta el humo, o se li- mitán cada vez mas los espacios y los asientos para los fumadores en los transportes, y hasta en las aulas han aparecido los solícitos cartelitos rogando a los estudiantes abstenerse de fumar. Parece fuera de duda que el tabaquismo incrementa los riesgos de cáncer de pulmón, lo que resulta más aleatorio es la nocividad del humo pasivo, el que se inhala cuando otro lo exhala, y que es el que produce los odios más feroces. La hostilidad entre fumadores y no fumadores arrecia en tales proporciones que hace pensar en un fantasma del subconsciente colectivo que se hubiera escapado y al que estemos tratando de llevar definitivamente al fuego eterno. Recuerdo que al preguntarle a un indígena de Los Llanos colombianos si quedaba lejos un lugar determinado, sopesando la distancia, calculó: unos tres cigarros Medía el espacio al ritmo fisiológico de la frución, igual que la amante sumisa del cuplé entretiene la espera. Marta PORTAL L Planetario LOS CEDROS DECAPITADOS I no fuera tan fácil, yo podría ahora alabarme de estar imbuido del don de profecía. El 25 de febrero último, en esta misma columna, hablaba de la penosa soledad de los hermosos cedros que en la plaza de Colón alzan sus hombros raídos al socaire de los dos hoteles esquina a Marqués de Zurgena, que asediados por la indiferencia municipal y espesa, van a perecer asesinados por la desidia, sin derecho a condecoraciones Hace unas semanas vi que el hacha municipal había talado uno de los tres cedros, abandonados desde que una avería, el año paado, había inundado y dañado la esquina del minúsculo jardín. Escribí un breve planto amonestador y anunciativo. Ahora, al regresar de un breve viaje, los otros dos cedros han desaparecido. El estimado vecino concejal en funciones de la Junta Municipal del distrito de Salamanca, don Manuel M. Martín Parra, tan inútil como el titular de la Junta Municipal, no ha tenido tiempo en seis u ocho meses para ocuparse de tamaña menudencia. ¡Bah, tres cedros más o menos! Y, como es natural, para que un tábano periodístico como yo no siguiera dando la lata, ¿qué mejor que pegarles el hachazo? Los tres cedros, pues, han perecido, asesinados por la desidia como uno anunciaba en febrero. La profecía estaba tirada. Hace años llevan cortando el trazado vegetal de la plaza de Colón unos caminos trazados por las pisadas del estimado vecindario que pasa por donde quiere y no por donde deciden los proyectistas municipales. Ahora, para habilitar una escalera que desciende al garaje municipal y favorecer un nuevo chiringuito creado como terraza del llamado Café de la Villa nacido del expolio de unos urinarios públicos, los jardineros han rellenado parcialmente uno. Y lo han hecho con tanta desidia que al resembrar parte de la hierba ni se han molestado en remodelar, en renivelar el suelo S En Oaxaca vi, hace muchos años, un ciprés gigantesco que, según me dijeron allí, podía ser el más viejo árbol del mundo. Quizá, dudaban los mexicanos, tuviera diez mil años. En la avenida Foch, de París, había cuando yo vivía allí un árbol venerable condecorado con una placa que advertía su poli- centenaria edad. En Madrid esto no es posible. Los tres pobres cedros de la plaza de Colón habían sido plantados cuando la nueva traza jardinera de la plaza de Colón, al crearla, a finales del franquismo por el alcalde Arias Navarro, que en vez de meter cosas inútiles en las plazas viejas, como se ha hecho recientemente en la placita de Chamberí, lograba que al derruir la vieja Casa de la Moneda el solar se convirtiera en la plaza más espaciosa de la Villa. No puedo enorgullecerme de la profecía. El final de los cedros estaba cantado. La esquina del jardincillo, fuérfana de sombra, sigue ahora desnuda, sin césped, con los tres tocones de los cedros, asesinados por la desidida y la incapacidad municipal, entregada a la orgía chiringuitera, al barullo tercermundista que baila por sevillanas y no deja dormir al estimado vecindario Tampoco era difícil profetizar que ese estimado vecindario chiringuiteado no votaría a los munícipes responsables. Lorenzo LÓPEZ SANCHO don 1.000 diseños divertidos y vanguardistas! COMPRO ANTIGÜEDADES MUEBLES PLATA, JOVA PINTURA IMPORTANTE; PAGO EL MEJOR PRECIO SERRANO, 8. Teléis. 276 05 94- 435 12 50- L I FERNANDO DURAN I ANTIGÜEDADES CENTRO DE DISEÑO dePermonent San Bernardo, 118. 28015 Madrid. Tel. 593 29 70- 593 30 00- 593 30 25.