Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 19- 6- 87 OPINIÓN ZIGZAG ABC 17 A propósito Carrera diplomática La carrera diplomática española cuenta en los últimos tiempos con un doble circuito: uno de alta velocidad y otro de pausado rodaje profesional. El primero de ellos se denomina Foro Exterior y su objetivo consiste en reclutar funcionarios para la UGT- -en el seno de una carrera de tan escasa tradición sindical- para, liberados del engorroso bagaje de los méritos profesionales, catapultarlos en un periquete desde la Escuela Diplomática hasta alguna Embajada de primera, tras breves escalas, a lo sumo, en una subdirección o dirección general del Ministerio. Entre tanto, los funcionarios del circuito profesional ven con pasmo esas meteóricas carreras desde sus lentos desplazamientos hacia remotos y poco atractivos destinos. El Foro acaba de ser presentado en sociedad por dos semanarios del ramo. Quien desee la clave de los últimos nombramientos en el Palacio de Santa Cruz encontrará más información en el escalafón del Foro que en el de la propia Carrera Diplomática. rechos que les ha reconocido una sentencia como justicia. No tiene sentido, por ello, que el secretario de Estado de Hacienda, ante sentencia favorable a los inspectores, se declare dispuesto a llegar a un acuerdo con ellos. EL IMPERATIVO DE PACTAR LGUIEN ha dicho, comentando los resultados electorales del 10 de junio, que los ciudadanos han votado a favor de los pactos. Ese es, sin duda, el significado de cualquier consulta electoral en la que ninguno de los contendientes alcanza la mayoría absoluta. El pacto es, además, consustancial con la democracia que se basa en la transacción, en el compromiso, en el diálogo permanente a varias bandas. Cuando este espíritu de pacto y de diálogo se rompe porque el más poderoso puede imponer mecánicamente su voluntad, la democracia se convierte en una mera formalidad que encubre el despotismo democrático de la mayoría. Tal ha sido, en muy buena medida, la situación que ha vivido nuestro país en los últimos años y, en ese sentido, debemos felicitarnos de que los resultados electorales obliguen a corregir el rumbo y el estilo de gobernar. Corrección que se hace imperativa en ámbitos regionales y locales y que, si predomina el buen sentido, se hará notar también en el plano nacional. A los ciudadanos de todos los países democráticos les gusta ver que los políticos de los diferentes partidos se entienden entre ellos, siempre que del diálogo no se pase al cambalache y al enjuague. Aplauden cuando comprueban que sobre las diferencias personales y partidistas, que muchas veces no entienden porque las consideran artificiales, se imponen el espíritu de compromiso y los intereses de la comunidad. Así hemos visto como en Francia la cohabitación entre Mitterrand y la mayoría de centro derecha ha sido sostenida por la opinión pública. Y en Italia el pacto es indispensable para gobernar desde hace treinta años, hasta extremos que, en ocasiones, ciertamente rayan ya con los pernicioso y lo aberrante. Pero si a los pueblos les gusta que pacten los políticos, éstos suelen tener horror por todo lo que significa compromiso. Cualquier cesión mínima es vista como una traición a no se sabe bien qué esencias A Los Pershing alemanes No podía ser. Gorbachov no podía aceptar, sin más, la firma de un acuerdo sobre euromisiles con Reagan sin incluir los Pershing- 1 alemanes. Ahora dice que si los Estados Unidos persisten en considerar esas armas fuera de programa por no ser norteamericanas- aunque sí lo son sus cabezas nucleares- no tendrá más remedio que pensar en transferir la propiedad de los soviéticos SS- 12, desplegados en la RDA y Checoslovaquia, a esos países para que, por la misma regla, queden también excluidos de la negociación. Pretexto que no será, con toda probabilidad, el único del líder soviético en estas negociaciones. partidistas. Algunos parecen temer que el diálogo les haga perder el alma. Lo estamos viendo aquí con las reticencias y cautelas con que se afrontan los indispensables pactos impuestos por los resultados del día 10. Poco a poco va predominando el buen sentido y el CDS, tan reacio al entendimiento, da muestras de disponibilidad a la negociación. Todos los ojos están pendientes de sus movimientos. El PSOE, por su parte, preferiría que los otros no pactaran y por eso insiste en la fórmula de los Gobiernos minoritarios patrocinada, en un primer momento, por el propio presidente González. Desde luego en el espíritu de la democracia parlamentaria los ejecutivos deben contar con la confianza de las asambleas (Gobierno de mayoría monocolor o de coalición) o, alternat i v a m e n t e con la nodesconfianza- expresa de las mismas (Gobierno minoritario consentido Pero debe subrayarse que esta última posibilidad debe considerarse excepcional porque no garantiza la estabilidad. No es prudente afrontar un mandato de cuatro años con un Gobierno minoritario expuesto a todos los albures de la vida política. El argumento de la lista o el partido más votado tiene sólo una validez condicionada. El Partido Socialista francés es el más votado, pero está en la oposición, y allí estuvo mucho tiempo la CDU alemana, aunque tenía más votos que los socialdemócratas. La capacidad de pactar y comprometerse y la consiguiente de formar coaliciones es una muestra de madurez democrática. Y expresa una vida política más civilizada que la basada en el ordeno y mando que siempre es una manifestación de autoritarismo, aunque se arrope en los votos. Además, para los ciudadanos, siempre será más fiable un Gobierno de coalición en el que sus componentes se equilibren que un Gobierno monocolor atento sólo a la voz del jefe. Alejandro MUÑOZ ALONSO Acuerdo La solución de algunas huelgas explica, por sí sola, la multiplicación de las mismas. Y en este sentido es desmoralizadora. Nos referimos a esos casos, frecuentes, en los que funcionarios o empleados obtienen una sentencia favorable a sus derechos y sin embargo se ven obligados a declararse en huelga para que la Administración aplique la sentencia. Este proceder administrativo es asombroso y provoca una conflictividad irritante. Las sentencias se cumplen o se recurren, si es procedente el recurso. Pero no es lícito, ni inadmisible, ignorarlas. Y carece de todo prestigio político admitir el diálogo con los huelguistas para reconocerles como concesión los de- Carmen en la Plaza Mayor Después de cantar en escenarios como el de Luxor, en Egipto, o el Covent Garden de Londres, Plácido Domingo no podrá interpretar al don José de Carmen en la Plaza Mayor. Con esta actuación, el teatro de la Zarzuela pretendía cerrar la temporada de ópera, pero dificultades insalvables han hecho desistir a la dirección. Entre los obstáculos no se encuentra la oposición del vecindario, como en un principio se aseguró. A los vecinos no les molesta ni la voz de Plácido Domingo ni la música de Bizet. Pero nunca se les consulta, ni siquiera para organizar conciertos de rock verbenas o mítines políticos. Deberán, pues, buscar otra excusa. OVIDIO azulejos. DISTRIBUIDOR DE: E i b G l b k i Y VENTA EN MADRID: J. Veiázdúez. 18 Tels. 435 07 61- 435 08 36 Luis Véiez: de Guevara. 7 Tels. 239 04 21- 227 79 95 Galileo. 2 6 T e l 4 4 6 4 3 4 7 CV D é f e á s 28 Tels. 228 62 26- 228 41 13 S fí; J óRES. RUSTICO E X T R U S I O N f i D O 0 y Clara. del Rey. S 4 Tels, 416 65 16 Cira. Fuenlabrada- Pinto. Km: 17.400 (c. Peral. s ñ Tel. 690 07 23