Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 18- 6- 87- LA FIESTA NACIONAL -ABC, pog. 79 Calle para La Serna en Sepúlveda Madrid. L. G. El Ayuntamiento de Sepúfveda ha acordado poner una calle del bonito pueblo segoviano al que fuera matador de toros Victoriano de la Sema. La fecha del descubrimiento de la calle será el próximo día 20. En recuerdo al fino artista desaparecido reproducimos el artículo que le dedicó Vicente Zabala, con motivo del cincuenta aniversario de su alternativa, que provocó el homenaje que se le rendiría días después en el hotel Victoria de Madrid. Decía así: Ha pasado medio siglo desde que Domingo Ortega se doctoró en Barcelona de manos de Gitanilto de Triana; medio siglo también desde que Félix Rodríguez daba el espaldarazo de matador de toros a Victoriano de la Sema en la plaza de Madrid. El otro día, a propósito del gran homenaje que los catalanes han dedicado a Ortega en la Ciudad Condal, comentábamos la importancia y la categoría profesional del maestro de Borox. Ahora me parece justo también dedicarle unas líneas al viejo artista de Sepúlveda. Creo que el denominador común de Victoriano de la Serna a lo largo de su carrera taurina y la constante de su vida misma, ha sido la singularidad. Es un hombre de sol y sombra, de norte y sur, de polos opuestos, sin los intermedios monótomos de los hombres grises. Sus coetáneos saben de su inspiración artística, de su carácter apasionado, de esa pasión que transmitía a su toreo y que transportaba a su vez a los tendidos haciéndoles delirar de entusiasmo en las tardes de gloria. Victoriano ha sido un lujo del arte de torear, una fantasía sin número (con él no son válidas las matemáticas) porque su personalidad profesional se sale del corro, de todos los corros a los que se pueda aplicar un número ordinal. Creo que lo mejor que se puede decir de un torero como La Sema es que jamás se pareció a diestro alguno. No tiene nada que ver con los de antes. Y mucho menos con los de ahora. Si La Serna en el arte de torear fue todo pasión, yo puedo decir que escribo estas líneas con la cabeza fría, completamente de- -En todo lo alto INTOLERABLE El día del Corpus es uno de los más tradicionalmente taurinos en España. Me llaman los aficionados madrileños- ayer hubo un momento en que se bloqueó la centralita de ABC- indignados por la decisión tomada por la empresa de la Monumental al organizar una novillada sin picadores para tan importante fecha. No tenemos nada contra las novilladas sin caballos, esa es la fuente y venero del futuro de la fiesta, pero Madrid no es plaza para novilladas económicas, y mucho sapasionado, porque tos parentescos políticos- quizá la palabra político to diga todo- no suelen apasionar a nadie o a casi nadie. Garrapateo, pues, estos párrafos con el único y claro sentimiento de nacer justicia a un profesional del toreo, que no vino a respetar nada de lo escrito, porque traía su propia concepción, personalísima, de burlar a las reses bravas por el sistema más sublime de todos: el de crear belleza. Contra lo que pueda pensar la gente, especialmente algunos aficionados, los elogios que nacen de estas efemérides añorantes y gloriosas para el viejo matador de toros, brotan de un conocimiento claro de la historia del toreo. Quizá este hombre haya contribuido más y mejor que ningún otro a cimentar mi aserto de que a los toreros hay que conocerlos solamente a través de sus trayectorias profesionales, o en el caso de no haberlos visto torear- este es el caso- por un largo y ancho estudio de lo que ha representado cada artista en la historia de la tauromaquia. Victoriano de la Sema representa en la tauromaquia de su tiempo la excepcionalidad; pero- o j o- una excepción que no se apartó nunca de los pilares básicos de este arte, especialmente ese portentoso temple que le hacía torear a cámara lenta con las muñecas sueltas y el sentimiento mecido en su obra. Sirva este recuerdo de homenaje a su arte. Medio siglo no es suficiente para borrar lo escrito con letras de oro sobre los redondeles de España. La Serna y Ortega se emparejan una vez más en un cartel simbólico, imaginamenos en una fecha tan hermosa como la del Corpus. Me parece un error. Yo no quiero decir lo que afirman mis comunicantes: que Chopera hace un cartel de tercera división en Madrid, para empujar a la afición a Toledo, donde celebra la famosa corrida con un cartel de lujo. Cualquiera que sea la causa, el hecho en sí no tiene justificación. Me parece intolerable. Vicente ZABALA rio, más hermoso, por nostálgico y añorante, que aquel que organizara un día el viejo Chopera en Pamplona cuando Domingo y Victoriano eran rivales. Hoy Victoriano y Domingo ya no rivalizan en nada. Son dos pedazos de historia. Dos vidas que caminan por senderos distintos. Dos suspiros de los viejos aficionados, que entornan los ojos cuando comparan épocas, llenándose de dolor y de recuerdos. N. de la R. -Como en esto de los toros, a Dios gracias, no faltan los viejos aficionados, los coleccionistas y hasta los desmemoriados les remitimos a noticias, artículos y comentarios que sobre el gran torero sepulvedano se publicaron en ABC con fechas 31- 3- 81 (página 53) 12- 5- 81 (página 60) 13- 5- 81 (página 64) 24- 5- 81 (página 58) 5- 6- 81 (página 54) además de un amplísimo reportaje- entrevista con el torero en el dominical, años antes de morir, así como un capítulo entero de Haj blan los viejos colosos del torero libro de nuestro crítico taurino, actualmente agotado. Verá algún comunicante desmemoriado cómo ABC no se olvida- n i se ha olvidado jamás- de los toreros retirados en sus momentos cumbres: en los de los merecidos homenajes, como aquet del aniversario de la alternativa, o como éste de la calle en su pueblo, o en el de la hora triste de la necrológica, que, algunos, por su categoría, como el caso de La Serna, tuvieron repetidísimo y especia) eco en este periódico, donde la tauromaquia más que un singular espectáculo es una hermosa tradición.