Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES, 1 S- 6- 87 ABC 71- JUNTAGENERAL DE ACCIONISTAS DE HIDROELÉCTRICA ESPAÑOLA Celebrada en Madrid el 17 de junio de 1987 bajo la presidencia del Exemo. Sr. D. Iñigo de Oriol e Ybarra DATOS 1986 Aumento demanda energía 4.6 por 1 (K) 2.4 por I (X) nacional. Producción nuclear de i 1.169 millones de KWh. Establecimiento industrial en explotación superior al billón de pesetas. Amortizaciones: 48.001) millones de pesetas, por 28.000 en 1984 y 42.000 en 1985. Cash- flow 23.832 millones de pesetas, por 18.443 en 1985. DEL INFORME DEL SEÑOR PRESIDENTE Tres han sido las características principales de la explotación del sector eléctrico en 1986: fuerte: aumento de la producción nuclear, consolidación del objetivo de la sustitución del petróleo en la producción de energía eléctrica y moderado aumento del consumo, 2 ¡4 por 100 sobre 1985. La energía de origen nuclear ha sido de 37.457 millones KWh, superando por vez primera a la energía de origen hidráulico. La estructura de la producción ha sido la siguiente: 21,2 por 100 hidráulica, 29,1 por 100 nuclear y 49,7 por 100 térmica clásica, prácticamente toda ella de carbón. Creo que es importante destacar que la Administración modifica su plan de actuación en el sector eléctrico al contemplar en el R. D. 162 87 la elaboración de un nuevo sistema tarifario clave para la ordenación del futuro del sector, mediante el establecimiento de un nuevo marco que defina establemente los procedimientos de cálculo de tarifas y de compensaciones entre empresas. Ese futuro marco tarifario y de compensaciones del sector servirá para el establecimiento semiautomático de tarifas en cada momento según valores estándar previamente definidos y aplicables a todas las empresas, y sobre esos estándares se fijará la retribución de los capitales de una manera conveniente para garantizar su rentabilidad. Ha posibilitado la práctica contable sobre la periodificación, anticipando la aplicación de lo que el futuro marco legal va a establecer, calculándola en función de criterios objetivos determinados, y su registro contable en los balances queda referido a la disposición que comentamos. Lo que considero que constituye el problema básico del sector es la remuneración insuficiente de los capitales invertidos, ya que tiene: unas tarifas históricamente insuficientes, un problema de distribución de la tarifa en cuanto se aplica en parte a fines ajenos a los propios del sector, y que habiendo sido con su reconversión uno de los instrumentos clave que ha posibilitado la política energética de la nación, se le ha escatimado el reconocimiento y la retribución adecuada a su esfuerzo. Que la tarifa no cubre los costes históricos e s hoy reconocido por todos. España dispone de un equipo productor enormemente diversificado y eficaz, con una flexibilidad de explotación muy superior a la del resto de los países europeos. Ello tiene un coste que no puede ignorarse. La tarifa eléctrica que satisface el consumidor no es en su totalidad para la empresa suministradora, sino que sufre una serie de detracciones y ayuda a otros sectores. De cada 100 pesetas satisfechas por el usuario, descontados ya los impuestos, tan sólo 87,90 pesetas constituyen actualmente auténtico producto para la empresa. Las detracciones se destinan a: subvencionar la energía extrapeninsular, a las compensaciones por almacenamiento de carbón y consumo de gas, a las ayudas para diversas industrias, que tienen lugar a través de la aplicación de tarifas inferiores a los costes, y a la moratoria nuclear y tratamiento de residuos radiactivos. Otra circunstancia distorsionante es que a través de la tarifa eléctrica se subvenciona también la minería de carbón nacional, bien directamente, bien indirectamente, a través de Endesa dado que el 40 por 100 de la producción de electricidad se realiza con carbón nacional. El ministro de Industria y Energía manifestaba en octubre del pasado año en el Congreso de los Diputados que en materia energética no es posible bajar la guardia... la política tarifaria del Ministerio deberá tener en cuenta esta situación... de modo que no se ponga en riesgo la situación de nuestra industria, que debe competir a nivel europeo... La minoría del carbón precisa de una racionalización de sus explotaciones Estos criterios inspirarán la redacción del nuevo PEN. que se elaborará a lo largo del próximo año y será la pauta de nuestra actuación futura. No se trata sólo de problema de tarifa futura, sino de tarifa actual. Si las tarifas de hoy cubrieran los costes del sistema, no requerirían incremento y quizá no sean suficientes porque contienen esas subvenciones. Una mayor atribución de tarifa actual a las empresas, simultaneada con incrementos moderados en los años inmediatos, unido a la no necesidad de nuevas construcciones en un periodo amplio, junto con una política energética que coloque a los combustibles nacionales en su justo lugar, es la solución a los problemas del sector. Confío que en la redacción de las nuevas bases del sistema eléctrico se contemplen estas sugerencias, puesto que- aportan mayor racionalidad y coherencia a la política energética del Gobierno. En el análisis de lo que ha supuesto el ejercicio para nuestra sociedad, voy a referirme a dos decisiones especialmente relevantes: el saneamiento integral de Hidroeléctrica de Cataluña y la compra de. su participación (28 por 100) en la C. N. de Vandellós II. El saneamiento financiero se ha efectuado llevando contra reservas el total de los ajustes correspondientes a los informes de los auditores por un importe de 39.047 millones de pesetas. La compra por Hidroeléctrica Española del 28 por 100 de la C. N. de Vandellós II, para que Hidroeléctrica de Cataluña disminuya su sobreinver- sión nuclear, hará posible su equilibrio industrial y permitirá su equilibrio económico en tres o cuatro años. Se acordó realizar la operación supeditándola a diversas cláusulas, que muy pronto se podrán dar por cumplidas. Los efectos que ambas decisiones tendrán sobre Hidroeléctrica Española son: Hidroeléctrica de Cataluña seguirá siendo Una filial de esta sociedad (93 por 100) pero con un balance limpio y con un endeudamiento acorde con sus recursos propios. Señores accionistas, se ha desbrozado el camino y ya vemos próximo el horizonte de la rentabilidad. Entre los hechos más destacados del ejercicio he de referirme a la continuación de los trabajos en el doble aprovechamiento convencional y de bombeo de Cortes- La Muela, aportación importantísima al futuro de la explotación eléctrica conjunta del sistema nacional. Comentaremos a continuación lo que ha sido el ejercicio de 1986 para nuestra sociedad, tanto en el aspecto de explotación como en el económico. Nuestra producción propia fue de 16.753- millones de KWh, con una producción nuclear de 11.169 millones de KWh, 8.9 por 100 más que en 1985. representando el 29,8 por 100 de la energía nuclear nacional. Al entrar en el examen de los estados financieros del ejercicio 1986, se observa que el importe de las ventas asciende a 216.581 millones de pesetas. Los intereses intercalarios suponen 27.831 millones de pesetas, 1.905 millones de pesetas menos que en 1985. Los costes diferidos que figuran bajo el nombre de Gastos periodificados- Desfase real decreto 162 87 ascienden a un importe evaluado de acuerdo con el sistema que previsiblemente se establecerá en el nuevo marco tarifario de 19.122 millones de pesetas. Las cargas financieras que se recogen como gastos son de 47.283 millones de pesetas, frente a los 36.389 millones de pesetas en 1985, es decir, un 30 por 100 más. La dotación a amortizaciones realizada en el ejercicio es de 48.050 millones de pesetas, con aumento del 14 por 100 sobre la realizada en 1985. El beneficio del ejercicio es de 16.827 millones de pesetas, que permite repartir un dividendo líquido del 6.5 por 100. El valor real del cash- flow ha sido de 23.832 millones de pesetas, frente a 18.443 millones de pesetas en 1985. Creo que es obligado hacer una referencia a que la auditoría efectuada sobre los estados financieros garantiza a los señores accionistas el mantenimiento del ya tradicional tratamiento correcto por parte de nuestra sociedad del registro contable de. sus operaciones, y por ello considero que debemos felicitarnos todos. Como conclusión quisiera indicar que nos encontramos con que nuestra sociedad ha realizado un gran esfuerzo inversor durante los últimos años, que continuará en los siguientes en forma limitada. Se presenta un escenario absolutamente claro de la situación actual de nuestra sociedad y del futuro que representa. Por lo que se refiere al sector, creo que estamos en la buena vía para despejar incógnitas que nos preocupan y lograr a través del diálogo con la Administración el establecimiento de unas reglas de juego que garanticen la consolidación del enorme esfuerzo inversor de estos años, así como su futuro al servicio de la sociedad española. En cuanto a nuestra empresa, seguimos en la línea de solidez y trabajo que ha sido tradicional en su desarrollo y contemplamos ya la década de los 90 aplicando políticas que garanticen la inversión de los señores accionistas y su confianza en nuestros objetivos, que no son otros que los de lograr la adecuada rentabilidad de nuestros recursos a través de la prestación de un servicio eficaz, al menor coste posible como ha sido siempre nuestra norma.