Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC pág. 56 O soy parlamentario del PDP y me parece improbable llegar a serlo (de ese o de cualquier otro grupo político) en el futuro. No escribí antes de la ruptura de Coalición Popular una sola línea a favor de la misma ni después de ella respecto de la forma en que se realizó; pasado el tiempo sigo pensando acerca de aquella fórmula de colaboración política, lo que siempre opiné cuando estaba vigente; es decir, que era difícilmente viable porque exigía un exceso de sumisión en quienes eran sustancialmente diferentes, con la previsible consecuencia de engendrar una tensión cuyos resultados ya resultan conocidos. Demasiada voluntad de identificación en un primer momento y demasiada contraposición, luego son, en realidad, las dos caras de una misma moneda y explican determinadas actitudes que, en mi opinión, carecen de justificación. TRIBUNA ABIERTA iUEVES 18- 6- 87; N LOS PARLAMENTARIOS DEL PDP DEBEN PERMANECER Una de ellas es la de la petición a ios parlamentarios del PDP de que abandonen sus puestos después de las elecciones municipales, regionales y europeas recientemente celebradas. Ha sido una postura esgrimida por algunos dirigentes de Alianza Popular y más recientemente ha sido expresada en diferente manera por el editorial de ABC del pasado 13 de junio. Permítaseme que muestre mi discrepancia con el mayor respeto. Se parte de la asunción de que el PDP habría concurrido a las elecciones en condiciones de normalidad y de que, por tanto, su cota de sufragios en esta ocasión es la que corresponde en estrictos términos a este partido desde siempre y hasta el final de los siglos. Ahora bien, esto, como todo el mundo sabe, no es cierto. El resultado electoral es para el PDP. un desastre sin paliativos, del que se salva la voluntad de haber defendido sus propias ideas en unas condiciones tan adversas que difícilmente pueden ser imaginadas otras peores. Si tenemos en cuenta que los grandes partidos han invertido en propaganda sumas que superan en veinte veces por voto conseguido a aquellas que ha podido emplear el PDP, se coincidirá en que éste no ha podido presentar su opción en condiciones de mínima igualdad de oportunidades. La razón básica, en todo caso, para que mayoría muy problemática en el Congreso, tres diputados pasaron a ingresar las filas de Alianza Popular, que los aceptó sin plantearse siquiera la eventualiPor Javier TUSELL dad de que perdieran los parlamentarios del PDP permanezcan desu escaño por dimisión. Durante la legislatura riva, sin embargo, en los propios preceptos de 1982 los diputados de UCD han sido objeconstitucionales. Nuestra ley fundamental to de repetidas sugestiones para abandonar, prevé la existencia de elecciones en diferen- un partido (que ya ni siquiera existía) e: ingretes niveles administrativos: los resultados en sar en Alianza Popular; tampoco pareció enunos no deben implicar cambios en la com- tonces plantearse el problema de la supuesta posición de los otros. Están a inmoralidad de no dimitir la repunto de celebrarse, cuando espresentación parlamentaria origitas líneas se escriben, eleccionariamenteconseguida. En úítines generales en Italia; de su rema instancia, si se aplicara ésta sultado depende la constitución doctrina resultaría qué como el de un nuevo Gobierno, pero en señor Fraga ha obtenido mejores absoluto la Presidencia de la Reresultados en estas elecciones pública. AlgOrparecido cabe decir que Hernández Mancha a él le de lo que acaba de suceder en debiera ser devuelta Ja presidenGran Bretaña: las elecciones gecia de Alianza Popular. nerales no hacen cambiar la vida Ceder los escaños a ésta sepolítica municipal. ría, por parte de los parlamentaLa exigencia de dimisión de rios del PDP, anticonstitucional, los parlamentarios del PDP parinviable porque AP ha disminuite, además, de un principio que do, injusto porque otras fuerzas está demostrado como falso: el han crecido, e imposible porque de que el voto de Alianza Popucrearía un precedente pésimo lar permanece radicalmente espara el Parlamento español y Javier Tusell table y, al serlo ahora, demuesCatedrático para la vida interna de los partitra que el PDP habría robado dos. A mí me parece también escaños parlamentarios al partido conserva- que sería inmoral: un parlamentario debe dor. Ahora bien, no es cierto que el voto conconservar la significación con que fue elegiservador sea estable: el hecho de que Fraga, do, aun en las peores circunstancias, que haal frente de la lista de AP, obtenga un por- rían que muchos desearan abandonar la polícentaje sólo muy ligeramente inferior al de tica en momentos difíciles. Coalición Popular en 1986 no puede ocultar que, al ser la participación menor, hay medio Pero, además, y con esto concluyo, intromillón de votos menos que hace un año y 800.000 en falta respecto de 1982, el mo- ducir esta cuestión en el debate político de la mento electoralmente más alto en la vida de actualidad me parece inoportuno e inapropiala coalición. Pero, además, sucede así en los do. Es lógico que en un momento de campaña electoral los reproches suban de tono y la resultados europeos, los mejores conseguidos por AP. Sin embargo, si hacemos la aspereza domine el panorama político. No lo comparación entre los resultados municipales parece, en cambio, cuando por vez primera en 1983 y 1986 el descenso es todavía supe- parece adivinarse un declinar electoral de rior: ha perdido algo más de 950.000 votos, partido como el PSOE, que ha ejercido una mientras que el PSOE tiene 767.000 menos. indudable hegemonía hasta hace unas sema Es obvio que el PDP no ha obtenido la cuota ñas, pero cuándo todavía no parece clara, ni electoral que se le reconoció en Coalición Po- mucho menos, la fórmula de recambio. ¿Vapular, pero no lo es menos que Alianza ha mos a enzarzarnos de nuevo en una polémiperdido más votos que los que le correspon- ca infinita en el momento en que debiéramos pensar en los posibles modos de colaboradían al PDP de acuerdo con dicha cuota. ción? Viene, además, ahora una dificultad que se convierte en imposibilidad práctica a la hora de la supuesta devolución del escaño de los parlamentarios del PDP. Parece lógico que si tuviera que llevarse a cabo (que no es así por razones estrictamente constitucionales) debiera beneficiar a los partidos que en la elección más próxima han obtenido mejores resultados. En consecuencia, los parlamentarios del PDP deberían ingresar en el CDS, por ejemplo, e incluso en Herri Batasuna, que también ha crecido. Procedimiento constitucionalmente incorrecto; sería, además, imposible de llevar a la práctica, pues cada mes las encuestas de opinión podrían alterar la composición parlamentaria. Bien lo saben los partidos políticos y, en concreto, Alianza Popular. En un momento en que Unión de Centro Democrático tenía una GRAN CANARIA. SUR- SAN AGUSTIN- MASPALOMAS Primerísima linea de playa LA MEJOR INVERSIÓN POSIBLE! EN EL MAR MENOR PRIMERA LINEA DE PLAYA BUNGALOWS Desde 6.700.000 ptas Totalmente amueblados y equipados para explotación Rentabilidad garantizada 12 meses al año Llave en mano. Escritura pública inmediata Hipoteca a 10 años APARTAMENTOS DÚPLEX Tres dormitorios. Solárium privado 4.7OO.OOO PTAS. FACILIDADES 2O AÑOS VÁLMAR. C Fuencarrál, 46, 3. Teléfono 521 46 04. Madrid ¿QUIERE VENDER SL COCHE? Utilice las páginas de Anuncios por palabras I. BARBER. Tel. (928) 27 76 13 ¿NECESITA CLASES BkRTlOJLARES? La Sección de Anuncios por Palabras de se lo resuelve. de ABC