Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A la izquierda, Manuel Summers conversa con Andrés Fagalde y Eduardo Rojas. A la derecha, Juan Ignacio García Garzón, Horario Sáenz Guerrero y Joaquín Vila. Debajo, Rafael de Góngora, la señora de Vega de Seoane y Antonio Pérez Ratés. En el centro, José Mario Armero, Nemesio Fernández Cuesta y Manuel Adrio. A la derecha, Manuel Summers, José María González Castrillo (Chumy Chumez) Luis del Olmo y Antonio Mingóte 20.000 árboles en la ciudad, tocando las campanas para reunir a gentes entusiasmadas y a ecologistas de tres al coarto que al xlfa siguiente se olvidarán de regarlos. Entre tanto, nuestros políticos no parecen darse cuenta que está en juego el futuro de las nuevas generaciones. Quizá no les preocupe el porvenir porque el presente les estalla en las manos. Los derechos del hombre al medio ambiente son el fundamento de su existencia. Es preciso desarrollarlos ya, aunque no parece tarea de este o aquel partido; lo es de todos los españoles, porque en ello nos va la vida, la nuestra y la de los que nos tienen que seguir; pero lo es, en especial, de los egregios, los de ideas fecundas y vigentes después de su muerte, como es el ejemplo dé don Torcuato y su ABC. Ortega escribió, en, España invertebrada algo que a mí me parece significativo para el momento en que nos ha tocado vivir. Dice así: Los defectos más graves y permanentes de nuestra raza: la usencia de una minoría selecta en número y calidad. ¿Seguirá teniendo razón? Muchas gracias a don Guillermo Luca de Tena por sus palabras hacía mi persona. Muchas gracias, también, a los miembros del Jurado por haberme distinguido con 14 ABC merecimientos que yo sólo pensaba soñar. Felicidades, muchas felicidades a don Horacio Sáenz Guerrero y a don Manuel Summers Rivero, con quienes comparto hoy tantas satisfacciones. Y a todos ustedes mi reconocimiento por la paciencia con que han escuchado a un mensajero de caminos y bosques de El Bierzo. Palabras de Manuel Intervino después el humorista Manuel Summers, distinguido con el premio Mingóte Hoy estoy realmente contento, y como soy como un niño chico, voy a empezar esta intervención, que prometo breve, con una adivinanza: El es el mayor artista, él es la mejor persona, el primero de la lista, del humor es Maradon a y encima no es socialista ¿Quién es? Antonio Mingóte, naturalmente, como ustedes habrán adivinado. He dicho que seré breve y lo voy a ser; no llevo papeles, sólo uno muy pequeñito de dice: ¡Gracias! y voy a dar las gracias a la familia Luca de Tena, a Luis María Anson y a los miembros del Jurado, que se han portado casi como Dios. Y digo casi porque no han sido infinitamente justos, ya que me han premiado a mí, aunque sí han sido in- finitamente buenos por esa misma razón. No estoy acostumbrado a que me den premios; con Franco y sin Franco he Tecítrókrsiempre muchas zancadillas y críticas muy duras, incluida la del crítico cinematográfico de ABC, que no está aquí. No obstante, siempre hay formas de consolarse, porque mi amigo Felipe González, que tampoco está aquí, ha sido tan mal estudiante como yo y ha llegado a presidente del Gobierno. Voy a dedicar este premio a la persona que más he querido en el mundo, mi padre, el primero que me enseñó un chiste de Mingóte; a Isabel Mingóte, la musa del genio; a mi amigo y hermano ChumyChúmez, quien es de la opinión de que no es posible que Mingóte sea tan perfecto y que algún día descubriremos que es un asesino de niños o un violador de ancianas. Personalmente, yo creo que tenemos que aguantarnos y morirnos de envidia. Antonio, a pesar de tu perfección, te queremos todo el mundo y yo estoy muy orgulloso de ser tu delfín. Voy a aprovechar además la ocasión para recitarte el fandango que te he dedicado: Desde niño te admiré, con tus chistes me reí, ya de mayor te copié y así pude conseguir entrar en el ABC Te quiero mucho, Antonio. Muchas gracias. Discurso de Julián Marías Cerró el turno de intervenciones el filósofo y académico Julián Marías, presidente del Jurado que otorgó los premios: Señoras y señores, queridos amigos: Quiero agradecer a ABC el que me concediera el premio Mariano de Cavia hace años; en segundo lugar, por haberme permitido formar parte del Jurado de! a edición de este año, y a mis compañeros de Jurado el que me eligieran presidente. Ha sido una satisfacción conceder los premios a estas personas ilustres, que se unen a la larga lista de ganadores en anteriores ocasiones; nombres que me convencen de que éste es un país mejor de lo que pensamos, pues los españoles tenemos tendencia a olvidar y minusvalorar nuestro propio patrimonio. Tras las palabras de Julián Marías, el presidente de Prensa Española, Guillermo Luca de Tena, alzó su copa con todos los asistentes, ofreciendo un brindis por Su Majestad el Rey. La velada transcurrió en un ambiente de grata cordialidad hasta primeras horas de la madrugada. JUEVES 18- 6- 87