Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE C UANDO les digan que Fulanito sale con Menganita, o Menganito con Fulanita, no hagan mucho caso, que a veces, muchas veces, solamente se trata de una maniobra de distracción, una operación de camuflaje para tratar de ocultar alguna más íntima e importante realidad. Durante muchos meses, una actriz y una actor de por aquí, que han triunfado por allí, han realizado la operación de camuflaje más perfecta de los últimos tiempos. ¿Cómo lo hacían? -Ella dejaba creer que seguía enamorada de un galán de por allí, y él hacía creer que vivía la apoteosis erótico- festiva de su medio siglo de vida, saliendo cada noche a bailar con jugosas veinteañeras y no importándole nada que le fotografiaran. Todo era una bien instrumentada maniobra de distracción, porque, en realidad, la actriz y el actor estaban viviendo una apasionada y tumultuosa historia de amor que ha terminado como el rosario de la aurora, o sea, malamente. De ahí que decidieran dar por finalizadas las representaciones de la función que ambos interpretaban, sin querer prorrogar más. Ella se quiere quedar allí, y él tiene que volver aquí. Así es la vida de dura y cruel a veces. Que se lo pregunten a la viuda de España, que además de verse como una mujer intocable ante los hombres, que así lo ha manifestado ella misma, ahora resulta que encima tiene que adelgazar. -Hombre, eso quiere decir que por lo menos se mira al espejo de vez en cuando. -Magnífico, Watson: si hay colillas, han fumado. Aconsejada por los doctores, por su madre o por su propia iniciativa, Isabel Pantoja ingresa esta misma semana en una conocida clínica marbellí con la intención de someterse a una cura de ayuno. Bien sabe uno lo que es eso. Durante dos semanas, la Pantoja beberá solamente agua, mucha agua, y le ayudarán con dos tazas diarias de una especie de caldo o consomé de verdura: una tacita a las doce del mediodía y otra tacita, sin posibilidad de repetición, a las siete de la tarde. Y por las mañanas, un té. ¿Y nada más? -Nada más, absolutamente nada más. Tengo yo un amigo que llegó a comerse la bolsita del té. Eso sí, en esas dos semanas, la que se ve intocable ante los hombres puede llegar a perder hasta diez kilos, o sea, que el traje de Isabel Pantoja, dos semanas de ayuna baño negro le va a caer divinamente. Y ya metidos en estas historias, voy y les cuento, por el mismo precio, que esta misma semana ingresa también en la misma clínica- ¡hala, todo el mundo a la orgía! -la llamada Cristina Onassis, una dienta habitual del centro sanitario. -Pero ¿cómo puede engordar esa mujer con todo lo que ha sufrido y sufre? -Porque ella mantiene la teoría de que las penas son menos con chocolate y pastelería fina. Y así está claro que vas hacia las dos tacitas de caldo de perejil irremisiblemente; tan claro como que las facturas de la clínica en cuestión ya solamente son aceptables para fortunas como la de Onassis. Dos semanas pueden salir por casi el medio millón de pesetas, por lo que bien se puede decir que hasta el no comer se ha puesto carísimo. -Pues a los pobres creo que les sale gratis... -Ya; pero no gozan de baños hidráulicos, masajes, clases de yoga, de gimnasia, cancha de tenis, etcétera. En fin, que es posible que la Pantoja y la Onassis se hagan amigas mientras pierden kilos. Y hasta a lo mejor se cuentan sus penas, penitas, penas. Carmen Sevilla me escribe una postal desde Puerto Rico para contarme que ha actuado con mucho éxito en el Caribe Hilton; en el bar del citado hotel- s e lo cuento por si pasan por allí un día de éstos- se toman los mejores cócteles de pina colada del mundo. Nina Ferrer, la joven actriz catalana, que ha estado muy pachucha una buena temporada, vuelve a trabajar completamente recuperada: es más que posible que sea una de las protagonistas de la nueva serie que prepara para TVE Pedro Masó y que va de policías y criminales. ¿Y no repite con Ana Diosdado? -N o Pedro y Ana también acabaron como el rosario de la aurora. Vamos, casi como una coalición política. Es que no todo el mundo se lleva tan bien como Rocío Jurado y Pedro Carrasco: el otro día, con motivo de su santo, él le regaló a ella un maravilloso caballo, de nombre Clavel -Mira, como Pedro Ruiz a Estefanía... -Sí, y como un primo mío a Marisa Abad, pero no tiene nada que ver. Carmen Sevilla ha actuado con gran éxito en el Caribe Hilton, de Puerto Rico, donde, dicen, se sirve la mejor pina colada del mundo Isabel Pantoja se somete en una clínica marbellí a una cura de adelgazamiento: mucha agua, dos tazas de consomé y un té al día. Nada más Claro. Lo que no me gustaría nada es tener que pasar por la experiencia que ha vivido la diputada de AP Isabel Tocino, que padeció un ataque de apendicitis aguda estando los médicos en huelga, aunque bien es verdad que un servidor facilita mucho la tarea al cirujano, porque se me abren las carnes solamente de pensarlo. Y a modo de guinda, lo de Beatriz Escudero, que se acaba de separar de su segundo marido. Pero, eso sí, fíjense ustedes la forma que ha tenido de comunicar la noticia: -N o es otro fracaso matrimonial, sino el final de una maravillosa historia de amor. Oigan, finísima. AMILIBIA 126 ABC MARTES 16- 6- 87