Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 13- 6- 87- ESPECTACULOS ABC, pág. 87 Las empresas discográficas y las radiofónicas se enzarzan por los derechos de autor En próxima asamblea se podría fírmar la paz antes de comenzar la guerra Madrid. José Manuel Costa El próximo martes se celebrará una asamblea extraordinaria de la AFYVE (Asociación de las Empresas Fonográficas y Videográficas de España) En ella existe la posibilidad de que se decida prohibir la emisión de música grabada en las emisoras de radio, lo que convierte la reunión en un acto de amplio alcance social. No son muy conocidas, ni tieción de Empresas Radiofónicas nen por qué serlo, en principio, se niega a reconocer el automalas relaciones que existen entre tismo de los cambios en las forlas radios privadas y las empremas y porcentajes de pago e insas discográficas en materia de siste en negociar directamente derechos de autor. En resumidas con AFYVE y no con la SGAE. cuentas y para obviar un fárrago Semejante cuestión llegó a grade porcentajes y conceptos absdos de crispación tan absurdos trusos, resulta que las radios decomo negar el derecho de Utiliben abonar unas cantidades por zación Pública de Discos (UPD) derechos de autor y otras por e incluso a groserías salidas de utilización de la música grabada. tono que no hicieron más que Los primeros derechos los gescrispar el ambiente. En este protiona directamente la Sociedad ceso, las radios se negaron a General de Autores (SGAE) y pagar una peseta más hasta que los segundos, que corresponde se hubieran clarificado los concobrarlos a las empresas discoceptos, pasando a ingresar las gráficas, son administrados por cantidades previstas en cuestiola misma SGAE por delegación nes notariales o judiciales a la de aquéllas y desde el momento espera de una resolución del en que son derechos relacionaconflicto. dos, si no jurídicamente, sí desEste breve esquema de una de el sentido común (cada vez situación enormemente compleja que se emite un disco se deben es un resumen de las conversaabonar ambos derechos) Desde hace unos cuarenta años, estos pagos y cobros se vienen realizando en base a un contrato cuya última formulación es de tanto alzado (más o menos, una evaluación global que se iba incrementando en el mismo porcentaje que el coste de la vida) Evidentemente, con el transcurso del tiempo la importancia de los discos o casetes como soporte ha ido perdiendo peso respecto a la utilización pública (en radios, hilos musicales, discotecas y demás) de esos mismos discos, en casetes compactos. Así las cosas, la AFYVE desempolvó hace poco más de un año unas cláusulas contractuales por las que exigía la reconsideración de los pagos devengados hasta entonces, encomendando a la SGAE el planteamiento de dicha exigencia. Aquí es bueno hacer constar que los pagos se realizan sobre un porcentaje de la publicidad ingresada por la emisora, lo cual puede tener mucho sentido en una radio de fórmula musical como Los Cuarenta Principales, pero mucho menos en un programa como el de José María García, que no pone un solo disco. Lo más importante es que desde hace un año, la Asociaciones mantenidas por ABC tanto con el presidente de la Asociación de Empresas Radiofónicas, Eugenio Galdón (director general de la SER) como con e) presidente de AFIVE, Ramón Segura (presidente de Ariola Eurodisc) Lógicamente, y ante la falta de contactos reales desde hace casi un año, y hasta hace sólo unos días, lo único que sabían las empresas discográficas es que no han recibido un solo duro de los cientos de millones que les corresponderían por un derecho que hoy y ahora es plenamente reconocido por las radios. Lógicamente, las compañías de discos han procedido a denunciar los contratos y se plantean cara a la asamblea del martes, 16, no sólo dejar de enviar discos promocionales a las emisoras, sino incluso negarles el derecho a emitir música grabada. Si las radios no hicieran caso de esta prohibición, el trámite judicial ya no sería por la vía de lo civil, sino por la de lo criminal, con todo lo que ello supone. Miwa, el amigo de Mishiina que perdió la gracia de lo exótico La extraña y devaluada presencia del arte escéni. -o japonés que a lo largo de estos días se viene desarrollando en el Círculo de Bellas Artes llegó a un previsible climax con las actuaciones del travestido Akihiro Miwa. Cierto es que en el seno de lo mediocre, cualquier cosa destaca, y eso ocurrió con lo bueno y elegante de Akihiro. Pero, seamos sensatos y expliquemos por qué buena parte del respetable tuvo a bien iniciar un desfile rumoroso según iba desarrollándose la actuación. Akihiro Miwa, antiguo amigo del inquietante Yukio Mishima, no es un travestido histriónico. No, es un cantante que se lo toma en serio y ofrece un recital con maneras y poses de mujer. Nada que ver con Pavlovsky, por ejemplo, ni siquiera con Paco España. Y, desde luego, no lo hace mal. Ahora, ¿qué es lo que hace? Pues algo que en Japón debe resultar extremadamente exótico y aquí, en Europa, es un plato bien conocido. A saber: canciones francesas con especiales referencias a Edith Piaf. Desde sus cincuenta y tres años y belfos trajes de lame, Akihiro maneja sus boas con soltura y su rostro se contorsiona en mil visajes según va desgranando canciones como La vie en rose L hymne a l amour Milord o La foule Evidentemente, su espectáculo es el- ella mismo- misma, pero aunque resulte muy chocante oír semejantes clásicos entonados en japonés, la gente tal vez esperaba otra cosa... algo menos grave. Y es que Akihiro parece una mujer tanto en lo físico (no tiene nuez, su piel es blanca y lisa, sus formas redondeadas, etcétera) como en las actitudes. No hay mayor morbo que la comprensión de su edad ni más humor del que hubiera desarrollado la Edith Piaf más doliente. Con todo, y con su música en directo ejecutada con corrección, pero sin brillantez, el recital de Akihiro Miwa resultó bastante aburrido, por mucho que comprendiéramos su mérito personal y el de su apuesta. Tal vez en un cabaret de Nagoya hubiera podido estar muy bien. Aquí, en Madrid, sonaba a remake de algo que ya hemos escuchado hasta la saciedad. El hecho de ser japonés no basta. J. M. C. Los trabajadores de RNE protestan por la pérdida de calidad informativa Madrid. Más de sesenta trabajadores de los servicios informativos de Radio Nacional de España han elaborado un escrito de protesta, dirigido a Eduardo Sotillos, en el que solicitan debatir conjuntamente el modelo de radio pública hacia el que se orienta la Dirección. Del centenar de profesionales adscritos a los informativos del Radio Nacional, más de sesenta expresan un cierto malestar en la Redacción en una nota dirigida al director, Eduardo Sotillos. Este clima de inquietud se manifiesta, según los firmantes, en una desmoralización creciente y en una pérdida de la calidad informativa provocada por el desmantelamiento de las áreas y la descoordinación entre los equipos que ha seguido a las sucesivas modificaciones en la organización de los Servicios Informativos. Los términos de este escrito son recibidos con sorpresa por el director de Informativos José Cavero, para quien en ningún otro momento histórico ha habido una política tan de puertas abiertas en RNE como en la actualidad Entre los puntos planteados por los firmantes figura la falta de una política de personal que fomente la valía y la profesionalidad individuales, que está provocando que el amiguísimo sea la única vía de promoción La pérdida de señas de identidad de la Radio Pública y su tencencia a asimilar procedimientos comerciales, denunciada por los. trabajadores, es en opinión de la Dirección, un debate interminable en cuanto a los criterios para medir la competencia entre ambos modelos. A nosotros se nos juzga en comparación con las emisoras comerciales, cuando la única medición aceptable es la de la audiencia El hecho de que ésta esté consolidada y tienda al alza y que se haya alcanzado un índice de credibilidad estimable, son los argumentos esgrimidos por el director de Informativos para mitigar el ambiente de desmoralización que pudiera existir en RNE