Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
XII ABC ABC ííTcrario 13 junio- 1987 Poesía Comics- Kampa Clara Janes Ediciones Hiperión La poesía de Clara Janes- es algo que se ve desde la altura de su media docena larga de poemarios- es una tensa y enigmática alucinación que encontró su mito, espiritual y físico, en Kampa, la isla rumana donde Vladimir Holán, el poeta ya desaparecido, fue ese contacto terresíre y extrarrestre a la vez, capaz de influir los vislumbres necesarios para un conocimiento o karma iniciático. Bajo esa bandera de un título como Kampa culmina ahora una experiencia poética. En ella, Clara Janes- c o m o Clara Janes señala un verso de María Victoria Atencia- reencuentra a Holán. Reencuentra su voz... Con algunos años de adelanto- y acaso con una técnica diferente- la autora de Kampa conecta con lo que hoy podría llamarse la poética del silencio, y que es en rigor una extrañada incomunicación arrostrada en libros como Límite humano En busca de Cordelia y poemas rumanos Antología personal -con un avance precisamente de Kampa Libro de alineaciones Eros y sólo ahora elevada a categoría definida. Años, muchos años descifrando la existencia del hombre, es decir del ser humano en el mundo- descifrándose íntimamente, en suma- y siempre topando con lo que ha llamado su límite humano su imposibilidad de absoluto. Por suerte Clara Janes disuelve su atormentada existencia en una locución accesible y sencilla, sin devaluar lo misterioso, sin desvanecer lo vital. Es un libro en cualquier caso liberador éste de Kampa tras dejar atrás la rebeldía un poco vagorosa de sus primeros poemas, los traumas de una intimidad, la tentación del canto de unas sirenas- el suicidio. la soledad, la angustia, etcétera- sólo mitigado por el paisaje. Libro de alineaciones centraba y apuntaba, en mi opinión, una visión del mundo en el que lo cósmico trascendía la pasión cotidiana. Siguiendo la pauta de Erich Fromm, cree que amar al otro es previamente amarse Y quien piensa así tiene un concepto cuasi místico de la poesía, pues que el alma humana, el yo no es objeto tanto de deseo como de conocimiento. Kampa cuenta con una misma línea conceptual, aunque se- trifurca en tres partes o secuencias de distinto calado. No es que la esencia de lo real, el sentimiento propio se sublimen o se trasciendan. Lo que sucede es otra cosa: la poetisa se ahila, deshaciéndose del lastre de su cuerpo para llegar desnuda, según una forma tan delgada como él silencio, al encuentro. También Clara Janes va de vuelo en busca de un intermediario- e l poeta Vladimir Holán- que entre otras y no en vano considera que la poesía es un don. Se trata de un encuentro en la tercera fase en el que la comunicación con el autor de Una noche con Hamlet ya mayor, de setenta años, es una suerte de trasmigración anímica. Stratos Miguel Ángel Prado Toutain Ed. Barcelona, 1987. 62 páginas Cuando, el pasado año, el historietista gallego Miguel Ángel Prado publicó su primer álbum, Fragmentos de la Enciclopedia Deifica los lectores reconocimos en él a uno de esos raros autores que, en este medio de los cómics, además de dibujar con destreza y de narrar armoniosamente, traslucen una inteligente visión del mundo, tienen cosas que contar. Cierto que Clara Janes todavía retiene una Alejado de pretenciosos rarismos, ajeno a escenografía real- l a ciudad de Praga, con los enloquecidos de una ciencia ficción vacía el Ultava dormido estirándose en un horizonte tan al uso en la historieta, Miguel Ángel Prailimitado- mas lo que pretende es sorpren- do nos ofreció en aquellos Fragmentos... der al poeta en su dolorida soledad, penetrar toda una historia del futuro del hombre que, en su noche, capaz de tomar la medida de por su coherencia y sutileza, se nos presentó sus pies. A la vez que se lo figura lejos de la no sólo como una fuente de reflexiones y de vida sin poder dar la mano a nadie. La poeti- placer para el lector, sino como la armoniosa sa reconoce que se ha dejado arrastrar como muestra de la inquietud y lucidez del autor en una hoja por la tormenta embriagadora de la interpretación del presente. sus versos y ha vuelto a la poesía. Es inneUn segundo álbum de Prado- que recoge, gable que aun habiendo caído en la trampa no obstante, trabajos realizados con anterioriesta seducción es legítima y desde luego ri- dad a los que conforman el previamente citagurosamente poética. d o- llega ahora a nuestras manos editado por Toutain. En la segunda parte, el éxtasis del amor Bajo el título de Stratos se recogen en entre los dos protagonistas del libro- una él varias historietas igualmente situadas en el erotización que funciona dentro de la forma futuro. Se trata esta vez de un futuro más literaria, por supuesto- va acompañado y cercano, que no transcurre, al menos, como asistido de espacios blancos y vacíos idioma- en Fragmentos... de miles en miles de ticos, al desbordar el lenguaje usual, que re- años hacia adelante. Un futuro en el que el sulta pobre o más bien turbador. Kampa mundo sólo da un paso: del rígido control de en aigunas de sus tensiones, exige una lectu- un reducido grupo todopoderoso y la estricta ra cantada, apoyada en la música. Pero ya la delimitación de clases sociales a la total anarvoz de la autora se ha aclarado y en la terce- quía y el predominio de los profesionales del ra parte, al volver al idioma literario el anhe- sobrevivir. lo delirante alcanza el incendio del cuerpo En ese futuro insotídarfo, la defensa moral enamorado frente a la miseria, la deshumanización que trae consigo cierto tipo de progreso, la negaConcretamente en este libro, Clara Janes ción de la cualidad de humanos para los desrelaja un tanto su inquietud atormentada. Más heredados, el compromiso con la situación que sublimarla, la distiende, porque ha logra- del mundo, son los temas que subyacen bajo do un clima poético autónomo. Todo ello no los siempre bien narrados de Miguel Ángel impide que en la secuencia de Kampa Prado. Relatos que en este álbum se encadeunos poemas concreten con mayor nitidez nan a la perfección mediante el traspaso de que otros la elucidación conceptual. En las personajes de unos a otros y que constituyen dos partes en las que puede establecerse así un universo coherente, una sola gran hisesa relación destacan algunas piezas como toria. Amor Desde aquella mañana PróspePero una historia- y ello constituye una ro Zahrmo ti en las que la poetisa se pre- constante en la labor de Prado- netamente para para el vuelo amoroso. Después de él humana. Transcurren en el año 3000 o en- creemos que éste se realiza en el interme- una galaxia lejana, las páginas de este joven dio de la lírica fonética y susurrante- los historietista nos hablan siempre de ideas, poemas están atenidos a lenguaje reconcilia- sentimientos, problemas de los hombres y do con la naturaleza del entorno. mujeres de este mundo. Espectaculares naves espaciales, curiosos robots, raros paisaPor ejemplo, en Saúco se expresa así: jes, extraterrestres monstruitos pueden ser Mi mano penetró en tu jardín y una flor utilizados por el autor, pero nunca para que arrancó del saúco: noches de viento y blan- alucinen los fanáticos de la ciencia ficción, co insomnio estremecido: Llevarme todo el sino simplemente como elementos de un recuerpo, convertirme yo en lluvia, ser tenta- lato que, como apuntábamos al inicio de este ción a las raíces quiero. Alimentar todo el comentario, trasciende el- divertimento estelar. cerebro. No ser sólo fugaz aquel breve moGráficamente, los trabajos de Miguel Ángel mento en que ocupé tu pensamiento. Prado resultan igualmente irreprochables. HáPues de eso se trata. De identificarse con el poeta amado, con una concepción de la poe- bil en la composición, certero en la expresión de sus personajes, tanto narrativa como estésía que es a la vez mito y catarsis. ticamente, el autor cautiva a sus lectores. Florencio MARTÍNEZ RUIZ Ana SALADO