Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 A B C CULTURA Un Chejov con las alas cortadas SÁBADO 13- 6- 87 Yo he matado La nueva política económica de la URSS entre 1921 y 1928 favorece do por su denuncia constante de la guerra y la reyolución. Fruto de un cierto liberalismo, una apertura que traerá consigo un extraordina- ese silencio es el conjunto de más de veinte novelas inéditas que rio renacimiento literario. Dentro de esta efervescencia comienza la confieren a su obra el carácter de un clásico. Bulgakov conoce hoy un singular carrera de MijaTI Bulgakov. Nacido en la ciudad ucraniana de redescubrimiento- que llega treinta años después de su muerte- al Kiev en 1891, se traslada a Moscú a la edad de treinta años, abando- publicarse en Francia su obra Jai tué Escrita en 1926, recuerda la nando su carrera de médico para dedicarse a ejercer el periodismo y guerra que asoló Ucrania en 1919. Su protagonista es, como él, médico, la literatura. El fin de la apertura literaria supondrá para Bulgakov un erudito, dandy y reclutado a la fuerza en el ejército del temible Petlioura. largo periodo de silencio, convirtiéndose entonces en un autor prohibiPublicamos a continuación un interesante fragmento de la obra. El doctor lachvine esbozó una pequeña sonrisa y preguntó: ¿Puedo arrancar la página del calendario? Es justo medianoche, lo que quiere decir que estamos ya a día 2. -Te lo ruego, hazlo- l e respondí. Con sus dedos blancos y finos, lachvine cogió la página superior por un extremo y la desprendió cuidadosamente. Apareció una hoja de papel barato, mostrando el número 2 y la palabra martes. Una simple hoja grisácea, pero que parecía interesar a lachvine sobre todas las cosas. Entrecerró sus ojos, la examinó atentamente; después levantó la cabeza fijándose a lo lejos en no se sabe qué, como si hubiese un misterioso cuadro que tan sólo él pudiera ver en la pared de mi cuarto; por el que veía, quizá, la bruma glacial y amenazadora envolviendo Moscú en esta noche de febrero. ¿Qué puede descubrir en esa página? me pregunto mientras le dirijo una mirada oblicua. El doctor lachvine me había intrigado siempre. Realmente, su aspecto exterior no correspondía al de alguien de su profesión. Quienes no le conocían, le tomaban irremediablemente por un actor. Pese a su pelo moreno, tenía una piel muy blanca, que le embellecía y le distinguía de los rostros comunes. Se afeitaba cuidadosamente, se vestía con esmero, adoraba ir al teatro y abordaba las cosas con gesto seguro y gran erudición. Pero en un primer momento, eran sus zapatos los que intimidaban a los otros internos. De hecho, de los cinco médicos (incluido yo mismo) reunidos hoy en mi casa, cuatro estaban calzados con botines de box- calf barato, de punta ligeramente redondeada; mientras que el doctor lachvine llevaba puntiagudos zapatos de charol y polainas amarillas. Sin embargo, la rebuscada elegancia de lachvine nunca producía una impresión realmente desagradable. Y era también lachvine, y debo admitirlo, un gran médico. Audaz, hábil, y que sobre todo encontraba tiempo para leer (pese a sus frecuentes visitas a las Walkyrias y El Barbero de Sevilla) todo lo que se publicaba sobre la materia. Pero lo que me intrigaba de él (aparte de sus zapatos) eran sus rasgos de carácter inhabitual. El doctor lachvine, de ordinario más bien silencioso y reservado, se transformaba algunas veces en un maravilloso narrador. Hablaba pausadamente, sin buscar un efecto, sin lentitud inútil, sin remarcar en su discurso ¡eh! ¡eh! Este médico celoso de su apariencia dandy, levantaba de vez en cuando su mano blanca, hacía ciertos gestos breves y armoniosos como para poner frivolos jalones a su relato, no sonreía jamás mientras relataba cualquier cosa picara y solía tener las imágenes justas y precisas que siempre me hacían pensar al escucharlas: Un hombre práctico, y sin embargo su verdadera vocación no es la Medicina, pero la literatura... Aún esta vez el mismo pensamiento atraviesa mi espíritu, lachvine no dice palabra. Entrecerrando los ojos se limita a fijar el número 2 abstraído en la contemplación de alguna desconocida lontananza. Pero, ¿qué miraba? Eché una hojeada por encima de su hombro. La imagen del calendario era de lo más banal: a un lado, un caballo incongruente de pecho atlético; al otro, un motor. Debajo, una leyenda: Valor relativo del caballo y del motor (500 cabaílos de vapor) -Todo esto es absurdo- dije retomando la discusión- es de una sórdida trivialidad. Se ataca con saña a los médicos, y particularmente a nosotros, los cirujanos. Pero piense un poco: si usted opera con éxito una centena de apendicitis, y en la ciento una el enfermo se le muere entre las manos en la mesa de operaciones, ¿significa eso que lo ha matado? -Eso es en todo caso lo que se apresurarán a decir- afirmó el doctor Guins. -Y el marido de la operada- s e trata de una mujer- vendrá a la clínica agitando alguna silla sobre su rostro- aseguró a su vez el doctor Plunski esbozando una sonrisa- Todo el mundo le imitó, aun cuando no existe nada cómico en el hecho de agitar sillas en una clínica. Continué: -No puedo soportar el echarnos hipócritamente la culpa: ¡Dios mío, la he matado! Nadie mata cuando esto ocurre, no podemos achacarlo más que a un azar desgraciado. Aunque sea de todas formas azaroso. ¡Cómo si el asesinato fuera lo propio de esta profesión! Yo llamo asesinato a la acción de matar un ser humano con premeditación, o al menos con la intención deliberada de matar. Por ejemplo, un cirujano armado con un revólver. Pero no he tenido la ocasión de encontrar uno, y es poco probable que eso ocurra jamás. Mijail BULGAKOV NO GONGORICES, SINO GRACIANEA Amigos malos te dirán: ¡Están bonito! hipalagiza. Es fiel y bueno y leal el amigo cuando te aconseja: -No hipalages sino endiadis Otros culturanicen, conceptúa. Julio CERÓN With rainy marching in the painful field en Shakespeare, por with painful marching in the rainy (y aun así) field Per vim atque arma en Virgilio, por per vim armorum Constituida en Vélez- Málaga la Fundación María Zambrano Málaga. F. Acedo Ayer se celebró en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Vélez- Málaga, el acto de constitución ante notario de la Fundación María Zambrano, cuya creación aprobó recientemente el Ayuntamiento de dicha localidad, como ya informó ABC. La Fundación tiene carácter privado en su financiación y promoción, regida por la voluntad de su consejo rector. En el acto se confirmó el carácter de creación de la Fundación: la difusión y duración del pensamiento y obra de la discípula de Ortega y Gasset. CAMPEÓN T, 2 3 y 4 puesto clase diesel sin modificar PARISDAKAR El manuscrito de un relato de Borges se subasta en EE. UU. Nueva York. Dpa. El borrador del cuento El hombre de la esquina rosada del argentino Jorge Luis Borges, será subastado el próximo 18 de junio en la galería Sotheby s de Nueva York. Escrito en 1933, gira en torno a una disputa entre dos guapos por una mujer, y saldrá con una base entre veinte y treinta mil dólares. También serán subastadas 342 cartas de Franz Kafka (1883- 1924) a su prometida, Felice Bauer, escritas entre 1917 y 1921. Las cartas constituyen una importante fuente autobiográfica. TOYOTA Vea uno igual y lléveselo hoy mismo CONCESIONARIO OFICIAL ALBERTO ALCOCER. 31 TEL. 405 09 11 MAORID