Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág, 48- SUCESOS -SÁBADO 13- 6- 87 Una joven, a punto de morir en Madrid tras una orgía de alcohol y sexo Los médicos extrajeron de su cuerpo cuatro botellas de refresco Madrid. Ricardo Domínguez Una joven estuvo a punto de morir en nuestra ciudad a consecuencia de una orgía de alcohol y sexo. Trasladada por la Policía a un centro sanitario, los médicos decidieron intervenirla quirúrgicamente, hallando en el interior del cuerpo de la paciente un total de cuatro botellas de refresco, que le habían sido introducidas. El presunto autor de los hechos ha sido detenido y puesto a disposición judicial acusado de lesiones de gravedad. Distrito de Carabanchel, madrugada del lunes 7 de junio. Son exactamente las cinco de la mañana. La media de la temperatura en la dudada es de diez grados. Por la calle de León V de Armenia camina una pareja, hombre y mujer. Ella, desencajada, en alguna ocasión dobla su cuerpo por la cintura y en su rostro se vislumbra un gesto de dolor. El, lívido, parece buscar con espantada mirada un vehículo para trasladar con urgencia a su joven compañera a un centro clínico. Puede que los primeros trabajadores o los noctámbulos que a esas horas regresan a sus casas crean, si es que se han cruzado con la pareja, que la muchacha va a dar a luz. Habrá transcurrido un cierto tiempo- más largo para ¡a pareja de lo que hubiera desead o- hasta que pueda subir a un vehículo... Se trata de un coche radio- patrulla de la Policía cuyos ocupantes efectúan una ronda nocturna por el distrito. El conductor del automóvil oficial, que circula despacio para facilitar a su compañero su labor de vigilancia, ha visto que una muchacha parece estar graveBrusco frenazo del vehículo seguido de una pregunta del policía, que asoma su cabeza por la ventanilla: ¿Les ocurre algo a ustedes... La respuesta, sea cual fuere, hace reaccionar a los agentes que, de inmediato, invitan a los desconocidos a subir al coche para, instantes después, quedar rasgado el silencio de la noche con el ulular de una sirena. La Policía la encontró cuando buscaba desesperadamente ayuda por la calle te de la enferma, que comienza a relatar una espeluznante historia. El individuo es trasladado a la Comisaría de Usera para interrogarle. La operación es lenta, pues los destrozos han sido muy importantes y hay que reconstruir, con paciente labor, el daño. Poco después de que el escalpelo haya abierto el joven cuerpo, la sorpresa de los doctores ha sido mayúscula pues han encontrado en el abdomen tres botellas de un refresco espumoso, de 21,5 centímetros de longitud por cinco de grosor. Los desgarros han sido tremendos en esa zona del cuerpo, como también en las vías bajas, por donde han sido introducidas tanto las halladas en la cavidad abdominal, como una cuarta entrando a través del fondo vaginal. ¿Cómo es posible que de forma voluntaria o violentamente a una mujer hayan podido alojarle objetos de tales dimensiones? Poco a poco, y tras el posoperatorio, iría hilvanándose un relato de alcohol y sexo, cuando no de sadismo, y digno de un episodio vivido a finales del siglo XVIII en el Club del Fuego Infernal en Londres. Así, llega a saberse que la pareja, que ha consumido alcohol en abundancia desde las cuatro de la tarde d l domingo hasta la madrugada del lunes, ha protagonizado escenas que harían empalidecer a secuencias del Imperio de los sentidos La explosiva mezcla de una cerveza tras otra, unidas a copas de pippermint, ha hecho su efecto y los vapores provocarán un estado de salvajismo con los resultados descritos. Tras el examen de primeros auxilios se opta por efectuar unas radiografías a la muchacha... Entre tanto, el acompañante de la paciente se muestra visiblemente nervioso. Finalmente, la enferma es llevada al Servicio de Radiología, donde el personal de guardia toma unas placas del abdomen y del bajo vientre. El revelado es rápido y pronto puede verse el resultado... ¡Doctor! no sé si es que han salido mal o aquí pasa algo raro. Mire, son cuerpos extraños y parece que lleven etiquetas. La decisión de los facultativos no puede ser más rápida y acertada: hay que intervenir con urgencia, sí bien previamente se le realizarán unas nuevas placas para cerciorarse de que las primeras han salido bien; que no se trata de alucinaciones ni de historias de ficción. Uno de los quirófanos de maternidad es dispuesto y, en pocos minutos, la enferma se encuentra ya preparada, en una camilla y bajo las potentes luces de la sala. Antes de ser anestesiada pronunciará algunas frases inconexas. Y ante la pregunta de ¿Que te ha ocurrido? contestará con un No lo sé Y mientras se desarrolla la intervención quirúrgica, en la que abundan las anécdotas insólitas, en el vestíbulo del centro los policías proceden a la detención del acompañan- Reciente amistad En- el centro médico llegaría a saberse con posterioridad que la joven, de veintidós años, soltera, había dado a luz una niña hacía tan sólo tres meses, por lo que sus tejidos se encontraban muy friables (flojos) dada la proximidad del parto. Durante la laparatomía (abrir un cuerpo) se pudo observar que la paciente tenía roto el fondo del saco vaginal, por lo que hubo de practicársele una histereetomía; es decir, la extirpación del útero. Gracias una vez más a la rápida actuación de la Policía y de los médicos, se había salvado una vida. A raíz de las preguntas que más tarde se realizarían tanto a la paciente como al hombre, podría saberse que ambos se habían conocido en un bar del distrito de Carabanchel hace ya un par de semanas, y que el pasado domingo volvieron a encontrarse, casualmente, en el mismo establecimiento, en donde entablaron una animada conversación para terminar en la casa de él. Respecto a éste, que el pasado miércoles fue puesto a disposición judicial por lesiones graves, se sabe que tiene antecedentes en ios archivos policiales a causa de hurto y estupro. El hombre manifestó a los inspectores que le interrogaron que ella se encontraba en pleno paroxismo... que él no podía por el alcohol ingerido... que la ayudó Por el contrario, la víctima, si es que así puede calificársele, manifestaría que perdió el conocimiento por estar completamente ebria, y al despertar se encontró en aquel estado. No hay más historia, ya es bastante. No hay nombres; no hacen falta. Llegada al hospital El radio- patrulla, a gran velocidad, circula por calles y plazas hasta Hegar a la carretera que une Carabanchel con VHIaverde, cruzar la de Toledo y entrar, finalmente, en el camino que conduce al estacionamiento situado frente a la puerta de urgencias del hospital Primero de Octubre. Nuevo frenazo del coche y espectacular carrera de uno de los patrulleros hasta el vestíbulo de primeros auxilios del centro médico. La conversación es breve entre el agente y un hombre que viste bata blanca. Pronto la máquina sanitaria se pone en movimiento y la paciente que acaba de ser trasladada es atendida. Se encuentra mal, muy mal. Medio moribunda, como obnubilada y quejándose de tortísimos dolores abdominales... ¡Vamos, una camiüa! grita alguien. La conversación que haya podido desarrollarse en el vehículo policial entre el acompañante de la joven y los agentes no ha trascendido, si bien parece que en momento alguno ios protagonistas de está historia relaten a ios patrulleros la verdad de io ocurrido. La joven no se encuentra precisamente de parto, como pudiera parecer, aunque sufre, esc sí, una fuerte hemorragia que mancha su ropa. PRIMER AÑO UNIVERSITARIO NORTEAMERICANO EN EL INSTITUTO INTERNACIONAL 1987- 1988 INTERNATIONAL INSTITUTE IN SPAIN MIGUEL ÁNGEL, 8- 28010 MADRID TELEFONO (91) 419 82 83 En colaboración con ALBION COLLEGE- BOSTON UNIVERSITYOHIO WESLEYAN UNÍVERSITY KENTUCKY WESLEYAN UNIVERSÍTY