Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 10- 6- 87- RELIGIGN ABC, pág. 55 Emocionado recuerdo del Papa a las víctimas de los nazis en Majdaiek Califíco lo ocurrido allí como una advertencia al mundo de hoy Lubün (Polonia) Miguel Castellví, enviado especial Un Gólgota moderno Así definió el Papa el campo de concentración de Auschwitz. Ayer, a los pies de otro Gólgota el de Majdanek, situado en la ciudad de Lublin, el Papa rezó y lloró por las víctimas de los nazis y dijo que este lugar es una advertencia para el mundo de hoy Situado a 170 kilómetros de Varsovia en dirección Sudeste, en las afueras de Lublin, Majdanek fue creado al final de 1941 por orden expresa de Himier. Por Majdanek pasaron medio millón de priUna ex prisionera de Majdanek, Wanda sioneros, sobre todo polacos y hebreos. De Ossowska, se acercó al Papa y le narró su ellos murieron trescientos mil, la mayoría en odisea. Esta mujer, de aspecto sencillo y que las cámaras de gas. Los cuerpos de las víctirepresenta algo más de setenta años, fue primas fueron incinerados y utilizados como fersionera en Auschwitz primero y después en tilizantes. Este campo se conserva casi intacMajdanek, donde vivió en 1943 y 1944. Antes to. Todavía se pueden ver las torres de vigide ser detenida por los alemanes había lulancia que puntean el largo perímetro- tiene chado en el Ejército clandestino polaco del más de un kilómetro y medio de largo- las general Anders. Juan Pablo II escuchó con barracas de madera. Al fondo se alza la si- atención su relato, y después inició con ella niestra silueta del edificio del horno crematoun diálogo que duró casi un cuarto de hora. rio con la chimenea. Los restos que se en- De esta conversación, el portavoz de la Sancontraron cuando se retiraron los alemanes ta Sede recogió algunas frases: Recemos han sido colocados en un gran túmulo cubier- dijo el Papa- por los que murieron aquí to por una cúpula. Unas gradas conducen con el consuelo de la fe que nos dice que vihasta el monumento. ven en Dios. Usted, que ha sobrevivido, recuerde todo y sea testigo para los vivos de El Papa llegó a Majdanek a las nueve y cuarto de la mañana en helicóptero. Venía de todo lo que ha sucedido en este campo. TeVarsovia y se detuvo sólo media hora en el nemos que recordar lo que ha sido la causa campo, dirigiéndose directamente al mauso- de este campo de muerte como una adverleo. Allí se arrodilló ante el túmulo sin decir tencia para el mundo de hoy. A los causantes nada. Se limitó a rezar. Pero rezó con una ios encomendamos a la justicia y la miserielocuencia más eficaz que muchos discursos. cordia de Dios Y con una emoción que incluso a través de Luego el Papa besó el túmulo y colocó un las imágenes de la televisión- e l acto fue ramo de flores que le había entregado la setransmitido en directo a todo el país- se ñora Ossowska. Por último escribió un texto pudo ver que tenía los ojos húmedos. en el libro de visitantes: Las almas de los justos están en las manos del Señor. Juan Pablo II pide alos jóvenes polacos que sigáa luchando Lublin. M. C. En la segunda jornada en Polonia el Papa visitó Lublin; aquí habió por segunda vez del sacerdote Jerzy Popieluzko. Y visitó la Universidad católica, en la que había sido profesordurante veinticinco años y a la que no había vuelto desde su elección a! Pontificado. El Papa ya había citado a Popieluzko el lunes cuando utilizó una frase suya en la homilía de la misa en Varsovia. Ayer fue más lejos y en la ordenación de cuarenta y cuatro nuevos sacerdotes lo propuso como ejemplo afirmando que estuvo dispuesto al sacrificio hasta la muerte Lo citó junto a San Maximiliano Kolbe y al obispo Michal Kozal, ambos muertos en un campo de concentración nazi. Al primero lo canonizó durante la primera visita a Polonia, al segundo lo beatificará el domingo que viene en Varsovia. Es una evidente señal del enorme aprecio del Papa Wojtyla por el sacerdote asesinado en 1984 por la D olicía Secreta polaca. En la homilía, que pronunció ante más de un millón de personas, citó también al anterior primado de Polonia, el cardenal Wyszynski. La visita a la Universidad de Lublin tuvo dos partes, una académica y un encuentro informal con los- estudiantes. En la primera el profesor Karol Wojtyla ocupó de nuevo la cátedra para exponer una reflexión sobre los jóvenes, uno de los grandes problemas de Polonia. La sociedad polaca es mayoritariamente joven- dos tercios de los poiacos tienen menos de treinta y cinco años- Pero la juventud pasa por un momento de crisis colosal. Signo de la tremenda desesperanza que sufre es la siguiente cifra: más del 40 por 100 está dispuesto a abandonar su patria. Los obispos consideran inútiles las recientes redadas antidroga Madrid. Ep Los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, cuyo presidente es el obispo de Canarias, monseñor Echarren, han publicado una pastoral con motivo del Día Nacional de Caridad, en la que califican de coyunturales las recientes redadas antidroga y dudan de su utilidad mientras no se ponga el dedo en la llaga combatiendo los centros de poder en el narcotráfico La droga, el SIDA, el alcoholismo, el desempleo, están ahí como arietes que golpean a la sociedad implacablemente afirman. Es necesario proporcionar un clima moral, cultural y social- -añaden después- acorde con la dignidad humana, particularmente para las generaciones jóvenes. Terminan los obipos lamentando el escaso eco que ha tenido el documento colectivo del Episcopado Los católicos en la vida pública en el que se pedía un mayor compromiso a los creyentes para salir al paso de los graves problemas de la sociedad. La Comisión Permanente del Episcopado se reunió ayer en Madrid para reflexionar sobre la situación actual de nuestro país y para estudiar el programa a seguir para la celebración en España del Año Mariano. También se eligió al nuevo rector de la Universidad Pontificia de Salamanca. Cara y cruz EL MEA CULPA DE DON VICENTE El pasado domingo el cardenal Tarancón se reunía con un grupo de periodistas de la UCIP (Unión Católica Internacional de Prensa) y nos daba una de esas lecciones de inteligencia, picardía y sinceridad que pocos como él saben ofrecer. Pero, entre las muchas cosas que sacó del arca de sus ochenta años, hubo una que me golpeó especialmente. Fue cuando nos dijo: Cuando hago examen de mis cuarenta y pico años de obispo, concluyo siempre que no tengo que arrepentirme de ninguno de los pasos que di hacia adelante; y que, en cambio, debo entonar el mea culpa de algunas cosas que no hice por cobardía, por miedo a no ser entendido o seguido, por vacilaciones que lograban crearme quienes me acusaban de hereje o me mandaban al paredón. Y es más: pienso a veces que muchos problemas que hoy existen no habrían llegado a nacer si hubiéramos dado, a tiempo, los pasos que debíamos dar y que, como obispos, no dirrios. Pero yo no debía tirar de la Conferencia, y más de una vez me sentí frenado y no seguido Un testimonio así vale su peso en oro. Y es estupendo que haya en la Iglesia quien tenga valor para decir estas cosas. Porque hoy parecería que sólo se puede pecar, cuando se anda y no cuando se sestea; que sólo hay fallos de imprudencia y no de excesos de prudencia; como si en la vida colectiva de la Iglesia- y me temo que muy especialmente en la española- no solieran ser los más graves los pecados de omisión. Pero, además, es que hay que añadir otra pregunta: Si eso puede decirlo el cardenal Tarancón de años en los que, en definitiva, se dieron tantos pasos adelante ¿qué pensaremos mañana quienes hoy protagonizamos estos tiempos del miedo que estamos viviendo? ¿Cómo justificaremos en nuestra conciencia estos años en los que todos por si las moscas preferimos no movernos? No lo Sé. Pero tengo la impresión de que nuestro mea culpa va a tener que ser muy largo. J. L. MARTIN DESCALZO