Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC OPINIÓN MIÉRCOLES 10- 6- 87 Panorama ALECCIONADOR E L otro día inauguramos una reserva genética de ADENA en Villarrobtedo llamada La Encantada. No se crean que es eso tan de moda como los embriones, banco de semen, producción de niños clónicos o cosas parecidas; nada tan complicado, una tan sencilla como la vida misma. Una reserva genética botánica donde hay gran cantidad de plantas y, entre ellas, algunas que por su rareza constituyen un endemismo; es decir, que sólo existen allí. Yo no sabía que si de una cosa podemos presumir ahora en nuestra patria, España, es de endemismos, que es en botánica nada más y nada menos que tener unas plantas que sólo florecen aquí en nuestros pagos; se calculan de mil a mil quinientos los que tenemos, mientras en Holanda no hay, en Inglaterra hay tres, en Alemania dos y muy pocos en los demás países europeos. Se da el caso curioso que para hacer esta reserva sólo ha hecho falta la voluntad de sus propietarios y el cariño que tienen a su entorno. Es decir, no ha habido que hacer dispendios cuantiosos, poner guarderías severas ni hacer planes maestros dirigidos por sabios técnicos. Lo más importante está en el barbecho. Gracias a lo bonancible del invierno pasado y a la generosidad de la primavera presente había gran cantidad de malas hierbas; entre ellas, una como una grama que resultó ser una crucifera sisymbrium cavanillesianum que hasta que se descubrió en La Encantada sólo se conocían unas pequeñas poblaciones en Colmenar; la labiada ziziphora acinoides una variedad del rico poleo, y unas cuantas especies más que no cito. En el conjunto de la reserva hay cerca de cien, y de ellas, seis taxones exclusivos de la Península Ibérica y ocho ibero- mauritanos. Muchas de ellas estaban comidas por el ganado, otras empezando a secarse, y lo peor era que tres tractores con sus respectivos arados de discos araban esas benditas tierras para preparar la cosecha de año y vez. Mi ignorancia me hizo preguntar: Pero si son únicas, ¿cómo es que se siegan de raíz? ¿Cómo esos tractores abren esas besanas con los discos herbicidas? No te preocupes- -me dijo el docto descubridor del paraíso floral- gracias a las labores y al pastoreo se conservan, son arvenses o ruderales, de modo que necesitan de la remoción del terreno y del cultivo para sobrevivir. Se han conservado por eso, pues llegarían a convertirse en arbustos y la sombra y necesidades de las más grandes acabarían con las más chicas e insignes. Dándole vueltas a este tema pensaba lo bonito que sena que muchos propietarios de fincas se preocuparan de ofrecer la singularidad de sus biotopos y crearíamos una red de minirreservas botánicas o faunísticas que casi sin ningún gasto y sólo con una pequeña dedicación y atención servirían para conservar unos bienes preciosos, que serían un legado importante para las generaciones que nos sigan, porque mantener una reserva como La Encantada sólo consiste en dejarla como está, conservando el actual uso de la tierra. Ramón MADARIAGA Mirador G 9 BRALTAR, MACACOS DE REPUESTO H ACE unos días, víctima del tráfico rodado, murió en Gibraltar un simpático mono con nombre de güisqui. Le llamaban Dick En el Peñón, el fallecimiento de un macaco es noticia. Allí son personajes por decreto. Su consideración y rango puede compararse a los que en algunas tribus africanas otorgan al tótem o animal sagrado. Este simbolismo protector influye en cualquier gibraltareño de casta, porque la leyenda afirma que ingleses y monos saldrán de Gibraltar cogidos del brazo. Soto así se justifica el mimo que les dan. La Corona- d e la que viven todos en aquel lugar entre la verja fronteriza y el faro de COMPRO ANTIGÜEDADES, MUEBLES PLATA, JOYAS PINTURA IMPORTANTE PAGO EL MEJOR PRECIO SERRANO, 8. Teléfs. 276 05 94 -p. 435 12 50- f. 1) FERNANDO DURAN I J ANTIGÜEDADES ¡Móntatelo tú mismo! Muebles actuales y cosas locas. CENTRO DE DISEÑO cíe Permanent San Bernardo. 118. 28015 Madrid. Te! 593 29 70- 593 30 00 5933025. Punta Europa- asigna a su clan antropoide una pensión de seis peniques por cabeza. Impone la tradición que cada uno de estos rabones cuadrumanos posea un homólogo o correspondiente de cierta relevancia social. Esta especie de hermanamiento representa un beneficio añadido para el macaco y un toque de esnobismo para el funcionario distinguido con tal suerte de privilegio. En el caso concreto del finado Dick su tocayo era un aguerrido personaje: el general de brigada Hummes, actualmente de guarnición en la Roca, y al que sus hombres gustan nombrar por tan familiar apelativo. En lo sucesivo también deberá conocerse al eximio estadista que fue sir Winston Churchill por su debilidad hacia los monos gibraltareños. A él se debe la repoblación del macaca silvana clasificación que, según el orden de Linneo, corresponde a los traviesos habitantes de las cumbres del Peñón. La historia comenzó hace casi medio siglo. Al morir Wilfried y Jacko últimos ejemplares de la primitiva manada, se cernía sobre Gibraltar la amenaza de la invasión alemana. La aviación del Eje traducía esa posibilidad a certeza mediante los continuos bombardeos de la fortaleza. La moral decrecía mientras los habitantes de la colonia buscaban refugio en la cercana España. Ante este cúmulo de siniestros presagios, el Mayor imperial, dentro de la mejor aplicación de la psicología de guerra, sugirió al Gobierno de Londres que esta mala racha sólo podía ser conjurada con la inmediata reposición de la horda. El consejo se llevó a la práctica con tal celo que, amén de remitirse desde la metrópolis con sello de urgencia siete ejemplares del simio en cuestión, Churchill ordenó que en lo sucesivo jamás se permitía que el número de macacos en la plaza baje de veinticuatro La cuestión era no dar pretexto a la leyenda, por si los monos. José VALOECILLO