Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 9- 6- 87 SAN ISIDRO 1987 ABC 69 de la feria de San Isidro i, ¡qué pena, Currol nombres) aportaron iría Patio del desolladero Madrid. J. L. S. -G. Su Alteza Real la Condesa de Barcelona volvió a asistir a los toros. Esta vez presenció la triunfal presentación de los niños de Litri y Paco Camino, aunque no tuviese ocasión de ver a Curro Romero destapar ese tarrifo de las esencias que El Faraón tiene tan olvidado. Tanto Litri como Camino brindaron a la Augusta Señora sus dos últimos novillos. En los prolegómenos del festejo saludamos al abogado del Estado Fernando Bertrán Mendizábal -hijo y nieto- respectivamente, de aquellos dos estupendos otorrinonaringólogos que fueron don César y don Fernatido Bertrán. Llega al patio de arrastre junto a Miguel Domecq Solís. Nicomedes Ramírez y su hijo Alejandro vienen todos los días desde Mora de Toledo a presenciar cada una de las corridas de la feria. El doctor Rafael Botín- ilustre ginecólogo- es de los que no se pierden una: acude acompañado de su bella esposa, Charo. Saludamos, entre otras personas, al fotógrafo Cuevitas, a Julián Martínez Simancas, Pedro Rocamora (hijo) Tomás Prieto de la Cal, Marilú Gorosabel de Matos, Gerardo Gil, Julio Stuyck, Ildefonso Santos Bustos... Nos informan que los premios Biarritz han sido otorgados a la ganadería de Felipe Bartolomé y a Víctor Mendes. Por su parte, los del Ayuntamiento han recaído en el toro de Samuel Flores, que lidió el colombiano Jairo Antonio, y en la divisa de Baltasar Iban. El Estudio Gastronómico La cocina del Buen Retiro (Espalter, esquina Ruiz de Alarcón) ha fallado ex aequo el premio destinado a la faena más artística: empataron a votos Julio Robles y Fernando Cepeda en un Jurado formado, entre otros, por Javier Sánchez Arjona, Carlos llian, Otto Vélez, Carlos Abella, Ignacio Aguirre (hijo) Rafael Gómez de Mendizábal, Santiago Amón, José Mari Valencia, Juan Luis Penna, Alvaro Zurita y la bella fotógrafa (maravillosas todas sus fotografías de toros) Carmen Esteban. Terminada la corrida, todos los juicios son favorables a los hijos de aquellos toreros que aplaudimos tanto: para Maribel Patino: Los chicos, muy bien. Litri, estupendo. De la misma opinión es la señora de Bustos: Perro Curro con mala suerte. En el primero ha querido. El pintor mexicano Alejandro Magdaleno dice que los dos tienen una cualidad propia. Inma Saiz de Robles y Ramón Calderón también se decantan por la nueva ola. Doña María de las Mercedes ha ido a ocho corridas, pese a tener que hacerlo en silla de ruedas. Ayer le brindaron los hijos de Litri y Camino a la egregia aficionada os nos quitamos? tiempo, y comprobamos cómo las masas son iguales en una época que en otra, porque sus reacciones son parecidas cuando se producen, similares situaciones. De ahí que yo sea un convencido de que todo aquel que fue auténtica figura en otra época lo sería igual en estos tiempos, como el torero de hoy, que reúne las condiciones indispensables de técnica, valor y personalidad, se hubiera codeado con los toreros importantes de cualquier período de la h i s t o r i a de la tauromaquia. A Litri le faltó un suspiro para salir por la puerta grande, porque le cortó la oreja al quinto y sólo le faltó la voluntad del presidente para que le dieran otra en el anterior, aunque le hicieran dar dos vueltas al ruedo. Rafi Camino se encontró con un mal novillo en primer lugar. El de Manolo González no se empleaba. Rafi anduvo valiente, peleón, muy dispuesto. La cosa quedó en aplausos. Los mismos aplausos que ya había arrancado con el capote, que maneja con maña. Donde nos causó muy buena impresión fue en el sexto. Es la vez, de cuantas le he visto en su incipiente carrera, que más me ha gustado. Toreó con la mano izquierda con una soltura y un aguante, que no le habíamos contemplado hasta hoy. Bajó la mano y estiró el brazo- eso sí que lo ha heredado el chiquillo del sabio de Camas- con esa formidable soltura que Dios le dio al padre. Hubo naturales larguísimos, algunos llevándose la embestida a la cadera, arrastrando la muleta, barriendo la arena con el engaño, que fueron un portento de temple y de buena concepción del arte de torear. Piensen, señores, que estamos juzgando a dos novilleros, a dos debutantes, por mucho apellido que tengan. Dos crios a los que, por lo visto ayer, se les ve con unas enormes ganas de ser toreros. Rafi Camino se iba contrariado por no haberle cortado la oreja al sexto por un inoportuno pinchazo. Pero no debe disgustarse. Tiempo al tiempo. Ha dado un paso de gigante desde la última vez que le vimos. No se impacienten los aficionados. Tiempo tendremos de verlos el año que viene en esta misma feria de matadores de alternativa con el mismo toro que estoquean las figuras del momento, ¿serán capaces de estar como hoy, de hacer las mismas cosas? He ahí la incógnita. Más claro Lo que está más claro es que Curro anda de retirada. El primero se dejaba. El de Ordoñea tenía temple por el derecho y la fuerza justa. Curro, que si el aire, que si las indecisiones, no acertó a rematar un solo pase. Algún detalle, una trincherilla, un cambio de mano... nada o muy poco. El otro era un mulo, manso y con peligro. Curro lo trasteó huyendo. Se desentendió de la lidia en el primer tercio. Era un espectador más. Así ya no puede ser. Piénsatelo, Curro. Aunque lo de las almohadillas tea sea rentable, incompresiblemente rentable (hay mucho tonto que disfruta con esa memez) no es lo más digno para una historia torera, con todos los altibajos que se quiera, pero con algunos hitos estéticos imborrables. Vivir del ordinario capricho de unos lanzadores de botes y cojines, que disfrutan con las fatigas de un torero con treinta años de alternativa, no es de recibo. Sobre todo cuando no se necesita para vivir. Vicente ZABALA 10, al natural, al sexto!